text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El talento está de moda

      
<p> Según muchos expertos en búsqueda de personal comenzará, si no ha comenzado ya, una guerra de talentos. El sector de los talentos, es el único donde la oferta no cubre la demanda. Se podría decir que es el sector con más futuro. Las organizaciones requieren cada vez más personas con aptitudes para competir en entornos cambiantes que presentan cada vez más un mayor nivel de innovación, de productividad, de calidad y de servicio. </p><p><br/> En torno a este concepto hay muchas interrogantes. La visión romántica es considerar el talento como algo innato y no moldeable, una especie de don recibido el cuál no es trabajable sino un regalo. Por ello, la mayoría de las personas abandonan el empeño de trabajar el talento y se dejan llevar sin razón por la mediocridad. Se  autolimitán, actitud que nunca permitirá que el talento personal fluya.  Pero la experiencia de muchas personas que han resaltado sobre el resto demuestra lo contrario. Es digna de remarcar la declaración del recientemente Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa “Yo llegué a la conclusión de que si uno no lo tenía naturalmente, se lo podía provocar a base de trabajo”. </p><p><br/> La RAE define talento como inteligencia (capacidad de entender) o aptitud capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación). Parece que la síntesis de las dos acepciones da lugar a la tercera que determina que la persona talentosa como la persona inteligente o apta para una determinada ocupación. Por tanto, lejos de una visión esotérica del talento, este se manifiesta en una persona cuando se posee la capacidad intelectual y la actitud para desempeñar un puesto.  Y si nos guiamos por uno de los grades científicos del ser humano Darwin no hay tanta diferencia intelectual entre unos humanos y otros “Salvo los tontos, los hombre no se diferencian mucho en cuanto al intelecto; solo en ahínco y trabajo duro”. </p><p><br/> Por tanto nada parece que deba frenar cultivar el talento. Lo único que puede frenarlo es la pereza. Y cuando eso suceda recordad esta frase  de otra Premio Nobel, Doris Lessing, “El talento es algo bastante corriente. No escasea la inteligencia, sino la constancia”.<br/></p><p><br/><strong>Biblioteca sobre el talento</strong><br/><br/><a href=https://www.loleemos.com/libro-las-claves-del-talento-dan-coyle/ target=_blank>- Las claves del talento (Zenith); </a>de Dan Coyle<br/><a href=https://www.bibliotecaup.es/ target=_blank>-La educación del talento (Ariel)</a>, de José Antonio Marina<br/><a href=https://www.editorialtaurus.com/es/libro/fueras-de-serie/ target=_blank>-Fueras de serie (Taurus), </a>Malcolm Gladwell<br/><br/></p>

Según muchos expertos en búsqueda de personal comenzará, si no ha comenzado ya, una guerra de talentos. El sector de los talentos, es el único donde la oferta no cubre la demanda. Se podría decir que es el sector con más futuro. Las organizaciones requieren cada vez más personas con aptitudes para competir en entornos cambiantes que presentan cada vez más un mayor nivel de innovación, de productividad, de calidad y de servicio.


En torno a este concepto hay muchas interrogantes. La visión romántica es considerar el talento como algo innato y no moldeable, una especie de don recibido el cuál no es trabajable sino un regalo. Por ello, la mayoría de las personas abandonan el empeño de trabajar el talento y se dejan llevar sin razón por la mediocridad. Se  autolimitán, actitud que nunca permitirá que el talento personal fluya.  Pero la experiencia de muchas personas que han resaltado sobre el resto demuestra lo contrario. Es digna de remarcar la declaración del recientemente Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa “Yo llegué a la conclusión de que si uno no lo tenía naturalmente, se lo podía provocar a base de trabajo”.


La RAE define talento como inteligencia (capacidad de entender) o aptitud capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación). Parece que la síntesis de las dos acepciones da lugar a la tercera que determina que la persona talentosa como la persona inteligente o apta para una determinada ocupación. Por tanto, lejos de una visión esotérica del talento, este se manifiesta en una persona cuando se posee la capacidad intelectual y la actitud para desempeñar un puesto.  Y si nos guiamos por uno de los grades científicos del ser humano Darwin no hay tanta diferencia intelectual entre unos humanos y otros “Salvo los tontos, los hombre no se diferencian mucho en cuanto al intelecto; solo en ahínco y trabajo duro”.


Por tanto nada parece que deba frenar cultivar el talento. Lo único que puede frenarlo es la pereza. Y cuando eso suceda recordad esta frase  de otra Premio Nobel, Doris Lessing, “El talento es algo bastante corriente. No escasea la inteligencia, sino la constancia”.


Biblioteca sobre el talento

- Las claves del talento (Zenith); de Dan Coyle
-La educación del talento (Ariel), de José Antonio Marina
-Fueras de serie (Taurus), Malcolm Gladwell


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.