text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Qué hacer cuando la carrera que elegiste no te gusta?

      
Cuando un estudiante termina la enseñanza media se ve abrumado por un sinnúmero de ofertas, opciones, posibilidades y presiones externas para elegir su carrera. El ingreso a la universidad significa el primer paso para definir el futuro profesional, del que dependerá el proyecto de vida, las aspiraciones y los sueños de cada uno.<br/><p><br/> Sin embargo, es posible que cuando inicia la carrera elegida, se encuentre con un panorama completamente diferente a lo que imaginaba y piense que está en el lugar equivocado. </p><p><br/> Según la psicóloga de la Universidad Santiago de Chile, Ana María Fernández, el joven que esté enfrentado a la decisión universitaria debe acercarse a las instituciones, porque ahí están los cuerpos docentes que pueden informar sobre la maya curricular y asistir a las charlas informativas. “Se puede pensar muchas veces que, por ejemplo, en una carrera de arte vas a estar trabajando sólo en eso y después te das cuenta de que te vienen con la historia del arte y tú no estás interesado en esa parte, entonces hay una decepción”, explica. </p><p><br/> Fernández recomienda ingresar a los programas de inserción a la universidad, para que el joven indague sobre la carrera antes de iniciar un compromiso de, por lo menos, cinco años. </p><p><br/> Es importante desde un principio tener claridad sobre hacia dónde se quiere dirigir un joven y generar las condiciones para hacerlo, por ejemplo, investigando sobre la profesión, los diferentes campos de aplicación y proyectarse hacia el futuro desempeñando una tarea relacionada con dicha disciplina. </p><p><strong><br/> En la familia</strong></p><p><br/> La psicóloga de la Usach recomienda el diálogo con la familia y la reorientación de la vocación. “En la adolescencia todavía se está generando su identidad como individuo en la sociedad, entonces es probable que se produzca algún grado de deserción o cambio vocacional. Por eso es muy importante que el estudiante tenga el apoyo de la familia para comunicarse y exponer las razones por las cuales no le gusta la carrera”. </p><p><br/> Algunos expertos afirman que los padres buscan realizar las metas que no alcanzaron a través de sus hijos. Esto se traduce en un fracaso temprano o puede que el estudiante culmine sus estudios y logre profesionalizarse pero nunca se va a destacar laboralmente. </p><p><br/> Ana María Fernández enfatiza en que esto es un tema de madurez en el que la familia debe apoyar este proceso ya que el joven debe proyectarse en el rol desde un principio. </p>
Cuando un estudiante termina la enseñanza media se ve abrumado por un sinnúmero de ofertas, opciones, posibilidades y presiones externas para elegir su carrera. El ingreso a la universidad significa el primer paso para definir el futuro profesional, del que dependerá el proyecto de vida, las aspiraciones y los sueños de cada uno.


Sin embargo, es posible que cuando inicia la carrera elegida, se encuentre con un panorama completamente diferente a lo que imaginaba y piense que está en el lugar equivocado.


Según la psicóloga de la Universidad Santiago de Chile, Ana María Fernández, el joven que esté enfrentado a la decisión universitaria debe acercarse a las instituciones, porque ahí están los cuerpos docentes que pueden informar sobre la maya curricular y asistir a las charlas informativas. “Se puede pensar muchas veces que, por ejemplo, en una carrera de arte vas a estar trabajando sólo en eso y después te das cuenta de que te vienen con la historia del arte y tú no estás interesado en esa parte, entonces hay una decepción”, explica.


Fernández recomienda ingresar a los programas de inserción a la universidad, para que el joven indague sobre la carrera antes de iniciar un compromiso de, por lo menos, cinco años.


Es importante desde un principio tener claridad sobre hacia dónde se quiere dirigir un joven y generar las condiciones para hacerlo, por ejemplo, investigando sobre la profesión, los diferentes campos de aplicación y proyectarse hacia el futuro desempeñando una tarea relacionada con dicha disciplina.


En la familia


La psicóloga de la Usach recomienda el diálogo con la familia y la reorientación de la vocación. “En la adolescencia todavía se está generando su identidad como individuo en la sociedad, entonces es probable que se produzca algún grado de deserción o cambio vocacional. Por eso es muy importante que el estudiante tenga el apoyo de la familia para comunicarse y exponer las razones por las cuales no le gusta la carrera”.


Algunos expertos afirman que los padres buscan realizar las metas que no alcanzaron a través de sus hijos. Esto se traduce en un fracaso temprano o puede que el estudiante culmine sus estudios y logre profesionalizarse pero nunca se va a destacar laboralmente.


Ana María Fernández enfatiza en que esto es un tema de madurez en el que la familia debe apoyar este proceso ya que el joven debe proyectarse en el rol desde un principio.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.