text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

5 errores críticos al hacer un CV

      
<p> Si no quieres perderte en esa masa donde los responsables de selección difícilmente encuentran a sus candidatos, evitá los siguientes 5 errores  a la hora de armar tu CV. </p><p>   </p><p><strong>Error 1: Redactar el CV en función de lo que has hecho, no de lo que quieres hacer (el puesto al que aspiras).</strong></p><p><br/> Para crear el CV, la mayoría de la gente escribe todas las formaciones que ha estudiado, los trabajos que ha hecho, los proyectos en los que ha participado… sin preguntarse para qué puestos quiere postular o el tipo de experiencia y competencias que le van a pedir. </p><p><br/> Al tener en mente el “puesto objetivo” podemos filtrar nuestro historial y destacar solo aquello que nos haga parecer el candidato adecuado para el puesto al que aspiramos. En numerosas ocasiones “Menos es Más”.<br/> Ejemplo: Si en tu carrera te has especializado en contabilidad pero estas postulando para un puesto de marketing, no pongas tu especialidad. Simplemente tu título universitario. Sin embargo, incluye, aunque fuera corta, esa formación en marketing online que hiciste por Internet. </p><p>   </p><p><strong>Error 2: Tener un único modelo de CV</strong></p><p><br/> Son pocas las personas, excepto aquellas con una vocación muy clara, que buscan un sólo puesto de trabajo o cargo. ¿Por qué tenemos entonces un único CV? </p><p><br/> Si estamos empezando nuestra carrera profesional estos modelos serán muy similares, pero a medida que vayamos avanzando, irán diferenciándose en las experiencias y en las competencias que destacamos en cada versión. </p><p><br/> Ejemplo: Si nos planteamos optar tanto a un puesto de product manager assitant, de consultor y de comercial, debemos tener tres modelos diferentes de curriculum. En el primero destacaremos todo lo que tenga que ver con conocimientos y experiencias relacionadas con el área de marketing. En el segundo con el área comercial (cualidades de vendedor, trato con clientes, etc.) y en el tercero con consultaría (trabajo en equipo, capacidad analítica y de síntesis, trato con clientes, etc.). </p><p>   </p><p><strong>Error 3: No personalizar por oferta. Café para todos.</strong></p><p><br/> Las ofertas de empleo suelen ser muy explicitas en el tipo de requisitos que solicitan. ¿Por qué respondemos a todas estas ofertas con el mismo CV? </p><p><br/> Selecciona con cuidado las ofertas que te interesan. Ten en cuenta las habilidades y cualidades que solicitan. A veces tendrás que leer entre líneas. </p><p><br/> Después re-lee tu CV y mira si tu trayectoria demuestra con hechos que cumples esos requisitos. Si es así, destácalos en negrita. Si no, pregúntate si algo que hayas hecho que podría funcionar como prueba. Añádelo.<br/> Ejemplo: Si en el puesto que ofrecen deberás trabajar continuamente en equipo, busca y destaca todas las experiencias que demuestren tu capacidad de trabajar en equipo. </p><p>   </p><p><strong>Error 4: Olvidar “el resumen ejecutivo”.</strong></p><p><br/> El destinatario de nuestro CV es una persona muy ocupada que no va a pasar más de 2 ó 3 minutos en leerlo, salvo que vea rápidamente que este candidato encaja con el perfil que busca. Si no lo tiene claro, ¡pasará a otra cosa mariposa! </p><p><br/> Para facilitarle la tarea, pon al inicio del CV, justo después de los datos personales y de contacto, un resumen con tres conceptos: </p><p><br/>     * Experiencia profesional: Principales puestos ocupados o tareas desempeñadas (si estás al inicio de tu carrera profesional).<br/>     * Competencias principales: Habilidades profesionales y actitudes que te caracterizan. Si las “ejercitado” o desarrollado en los puestos o actividades que describes posteriormente en tu CV mejor que mejor.<br/>     * Objetivo profesional: Puestos inmediatos que te gustaría ocupar a continuación. Salvo excepciones, deben ser coherente con tu trayectoria y también entre ellos. Es decir, resulta desconcertante que un candidato diga que quiere ser comercial, programador de java y ejecutivo de ventas. </p><p><br/> Es imprescindible que este resumen esté personalizado (Error 3). Es decir, que dentro de nuestras experiencias y competencias destaquemos aquellas que vayan a ser más valoradas en el puesto para el que postulamos y que el objetivo profesional sea igual o en línea con el citado puesto. </p><p><br/> ¿No? Resultaría un poco raro postular para un puesto de Marketing Assitant y poner que tu puesto objetivo es ser Comercial. La lógica es aplastante. </p><p><br/> Un último apunte. Este resumen tiene peso porque también demuestra madurez en el candidato pues prueba que se ha detenido a analizar cuáles son sus principales fortalezas (experiencia y competencias) y sus metas profesionales .<br/> Y recuerda que este resumen indica lo mejor que tienes que ofrecer de ti para el puesto al que respondes o para la empresa en la que quieres trabajar. </p><p>   </p><p><strong>Error 5: Desequilibrio: Demasiados detalles… o demasiados pocos…</strong></p><p><br/> En ocasiones, escribimos demasiados detalles sobre las tareas desempeñadas en algunos puestos o actividades anteriores y, sin embargo, en otros puestos a penas ponemos nada. </p><p><br/> Este comentario, por sí mismo, no es negativo. Si no fuera porque en muchos casos ponemos demasiados detalles en los puestos en los que hemos pasado 3 meses y dejamos casi vacíos puestos o actividades en las que hemos pasado 2 años. </p><p><br/> El grado de detalle tiene que ser coherente con el tiempo pasado, la importancia del puesto y con el puesto para el que postulemos. Si hemos trabajado en un sector o área relacionada con el puesto objetivo, conviene que detallemos nuestros “argumentos de venta” todo lo posible. Eso sí, siempre con moderación. </p>

Si no quieres perderte en esa masa donde los responsables de selección difícilmente encuentran a sus candidatos, evitá los siguientes 5 errores  a la hora de armar tu CV.

 

Error 1: Redactar el CV en función de lo que has hecho, no de lo que quieres hacer (el puesto al que aspiras).


Para crear el CV, la mayoría de la gente escribe todas las formaciones que ha estudiado, los trabajos que ha hecho, los proyectos en los que ha participado… sin preguntarse para qué puestos quiere postular o el tipo de experiencia y competencias que le van a pedir.


Al tener en mente el “puesto objetivo” podemos filtrar nuestro historial y destacar solo aquello que nos haga parecer el candidato adecuado para el puesto al que aspiramos. En numerosas ocasiones “Menos es Más”.
Ejemplo: Si en tu carrera te has especializado en contabilidad pero estas postulando para un puesto de marketing, no pongas tu especialidad. Simplemente tu título universitario. Sin embargo, incluye, aunque fuera corta, esa formación en marketing online que hiciste por Internet.

 

Error 2: Tener un único modelo de CV


Son pocas las personas, excepto aquellas con una vocación muy clara, que buscan un sólo puesto de trabajo o cargo. ¿Por qué tenemos entonces un único CV?


Si estamos empezando nuestra carrera profesional estos modelos serán muy similares, pero a medida que vayamos avanzando, irán diferenciándose en las experiencias y en las competencias que destacamos en cada versión.


Ejemplo: Si nos planteamos optar tanto a un puesto de product manager assitant, de consultor y de comercial, debemos tener tres modelos diferentes de curriculum. En el primero destacaremos todo lo que tenga que ver con conocimientos y experiencias relacionadas con el área de marketing. En el segundo con el área comercial (cualidades de vendedor, trato con clientes, etc.) y en el tercero con consultaría (trabajo en equipo, capacidad analítica y de síntesis, trato con clientes, etc.).

 

Error 3: No personalizar por oferta. Café para todos.


Las ofertas de empleo suelen ser muy explicitas en el tipo de requisitos que solicitan. ¿Por qué respondemos a todas estas ofertas con el mismo CV?


Selecciona con cuidado las ofertas que te interesan. Ten en cuenta las habilidades y cualidades que solicitan. A veces tendrás que leer entre líneas.


Después re-lee tu CV y mira si tu trayectoria demuestra con hechos que cumples esos requisitos. Si es así, destácalos en negrita. Si no, pregúntate si algo que hayas hecho que podría funcionar como prueba. Añádelo.
Ejemplo: Si en el puesto que ofrecen deberás trabajar continuamente en equipo, busca y destaca todas las experiencias que demuestren tu capacidad de trabajar en equipo.

 

Error 4: Olvidar “el resumen ejecutivo”.


El destinatario de nuestro CV es una persona muy ocupada que no va a pasar más de 2 ó 3 minutos en leerlo, salvo que vea rápidamente que este candidato encaja con el perfil que busca. Si no lo tiene claro, ¡pasará a otra cosa mariposa!


Para facilitarle la tarea, pon al inicio del CV, justo después de los datos personales y de contacto, un resumen con tres conceptos:


    * Experiencia profesional: Principales puestos ocupados o tareas desempeñadas (si estás al inicio de tu carrera profesional).
    * Competencias principales: Habilidades profesionales y actitudes que te caracterizan. Si las “ejercitado” o desarrollado en los puestos o actividades que describes posteriormente en tu CV mejor que mejor.
    * Objetivo profesional: Puestos inmediatos que te gustaría ocupar a continuación. Salvo excepciones, deben ser coherente con tu trayectoria y también entre ellos. Es decir, resulta desconcertante que un candidato diga que quiere ser comercial, programador de java y ejecutivo de ventas.


Es imprescindible que este resumen esté personalizado (Error 3). Es decir, que dentro de nuestras experiencias y competencias destaquemos aquellas que vayan a ser más valoradas en el puesto para el que postulamos y que el objetivo profesional sea igual o en línea con el citado puesto.


¿No? Resultaría un poco raro postular para un puesto de Marketing Assitant y poner que tu puesto objetivo es ser Comercial. La lógica es aplastante.


Un último apunte. Este resumen tiene peso porque también demuestra madurez en el candidato pues prueba que se ha detenido a analizar cuáles son sus principales fortalezas (experiencia y competencias) y sus metas profesionales .
Y recuerda que este resumen indica lo mejor que tienes que ofrecer de ti para el puesto al que respondes o para la empresa en la que quieres trabajar.

 

Error 5: Desequilibrio: Demasiados detalles… o demasiados pocos…


En ocasiones, escribimos demasiados detalles sobre las tareas desempeñadas en algunos puestos o actividades anteriores y, sin embargo, en otros puestos a penas ponemos nada.


Este comentario, por sí mismo, no es negativo. Si no fuera porque en muchos casos ponemos demasiados detalles en los puestos en los que hemos pasado 3 meses y dejamos casi vacíos puestos o actividades en las que hemos pasado 2 años.


El grado de detalle tiene que ser coherente con el tiempo pasado, la importancia del puesto y con el puesto para el que postulemos. Si hemos trabajado en un sector o área relacionada con el puesto objetivo, conviene que detallemos nuestros “argumentos de venta” todo lo posible. Eso sí, siempre con moderación.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.