Noticias

La unión hace la fuerza

      
Rodolfo Martínez diseñó módulos para aprovechar el espacio de las azoteas en Montevideo. Soledad García trabajó en un sistema de tratamiento de efluentes y Vanesa Sosa trabajó en la prevención de una de las enfermedades más importantes del ganado uruguayo. Los tres participaron en el programa de Jóvenes Investigadores en el sector Productivo, sobre el cual se implementó el Programa de Becas de Inserción Laboral. Un sistema que busca hacer de buenas ideas soluciones empresariales

El Programa de Becas de Inserción Laboral se enmarca dentro del Sistema Nacional de Becas de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII). Está dirigido a jóvenes investigadores que cuenten con nivel de posgrado y quieran desarrollar un proyecto de investigación en el ámbito privado. El objetivo es promover en el ámbito empresarial la aplicación de las capacidades adquiridas en la academia.

La propuesta se constituyó sobre la base del Programa de Jóvenes Investigadores en el Sector Productivo, desarrollado en los últimos años por la Dirección de Innovación Ciencia y Tecnología. Entre sus beneficiarios estuvieron Rodolfo Martínez, Soledad García y Vanesa Sosa, quienes compartieron sus experiencias en el lanzamiento del nuevo programa. El evento se realizó el jueves 23 de octubre en la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay.

Aprovechar lo que tenemos

Rodolfo Martínez es arquitecto, egresado de la Universidad de la República. Su proyecto buscó evitar la emigración de los habitantes del centro de la ciudad hacia las zonas periféricas, aprovechando las azoteas de unas diez mil viviendas. Martínez se centró en las casas patio, construidas con techos altos y claraboyas, típicas de los barrios Cerro, Sur y Palermo.

"La ciudad está sufriendo extensión hacia la periferia con altos costos económicos. El proyecto lo que pretendía era poner su granito de arena y dar una solución a inmuebles grandes que cuestan mucho mantenimiento y las personas se ven obligadas a vender", explicó el arquitecto. Su proyecto supuso la construcción de 4 módulos espaciales que llamó OQPA (ocupa).

Según el investigador, los espacios pueden ser utilizados como habitaciones polifuncionales, que incluso puedan ser alquilados por los propietarios. Actualmente, el Consejo de Educación Secundaria evalúa su utilización como biblioteca para un predio educativo. El proyecto se desarrolló junto a la empresa Listopanel.

Soluciones reales

La propuesta de la ANII busca que las empresas encuentren en los investigadores soluciones para enfrentar problemas reales. Ese fue el caso de la bioquímica Vanesa Sosa, investigadora del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable.

Sosa trabajó junto a Laboratorios Santa Elena en el estudio de la conjuntivitis bovina, enfermedad que causa importantes pérdidas económicas al sector rural. Uno de sus objetivos fue conocer los distintos tipos de bacterias que la producen para mejorar las estrategias de prevención. Por su parte, Soledad García, licenciada en Ciencias Biológicas, desarrolló un estudio del tratamiento de efluentes domésticos mediante humedales superficiales con plantas nativas.

El Programa de Becas de Inserción Laboral no está restringido a determinadas áreas del conocimiento. Una de las diferencias con la propuesta anterior es el objetivo de que los jóvenes profesionales permanezcan en la empresa una vez finalizado el proyecto de investigación. El llamado está abierto hasta el 10 de noviembre.


Noticia relacionada

Lanzamiento del Sistema Nacional de Investigadores
La suma de las partes
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.