text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El teletrabajo: ¿Un tropiezo en la carrera profesional?

      
Y, aunque en un principio fueron los países anglosajones los que tomaron la iniciativa, actualmente, el teletrabajo es una práctica habitual en cualquier parte del mundo. "Solo en EEUU, más del 25% de población utiliza el teletrabajo como la única forma de trabajar", asegura Nuria Chinchilla, profesora del IESE Business School en España. En Europa la cifra es menor. Según una encuesta que periódicamente realiza el portal de empleo Monster, el 35% de 8.000 europeos consultados trabaja desde casa, un porcentaje que entre los encuestados en España se reduce a un 26%. De acuerdo con este mismo sondeo, España está entre los países europeos con menos teletrabajadores, solo por encima de italianos, con un 19%, y de los franceses, donde el 20% trabaja desde casa.

La encuesta de Monster demuestra también que al 57% de los españoles consultados le gustaría que su empresa le ofreciera esta opción, mientras que en Europa solo el 36% de los empleados que no tienen la oportunidad de trabajar desde casa desearían hacerlo. Pero hay que tener cuidado con lo que se desea ya que, a pesar de todas las ventajas que ofrece el teletrabajo, esta opción laboral podría ser un lastre para la carrera profesional.

Al menos, esto es lo que opinan seis de cada diez profesionales que han participado en un estudio de Futurestep- filial de externalización de reclutamiento y selección de Korn Ferry Internacional-, publicado este año, en el que han participado 1.320 profesionales en 71 países. Esto, a pesar de que el 78% de los encuestados considera que los teletrabajadores son igual o más productivos que el resto de los empleados.

Combinar teletrabajo y presencia física

Mucho se ha hablado de las bondades del teletrabajo tanto para el empleado como para el empleador. Esta forma de trabajo ha permitido a los trabajadores, además, evitar las barreras geográficas o de horario que la obligación de asistir a la oficina les imponía. También ha logrado que las empresas sorteen las barreras físicas, aumenten las posibilidades de contratación, incrementen la productividad y reduzcan sus costes.

Aunque como no es oro todo lo que reluce, el teletrabajo ha sacado a la luz algunas carencias. Entre ellas, cabe destacar los grandes desembolsos iniciales que tienen que realizar las empresas para los equipos que necesita el teletrabajador, la inseguridad de las comunicaciones con el empleado y la dificultad de controlar y supervisar su trabajo. El empleado tiene, además, que tener cuidado para no convertirse en un adicto al trabajo y "el teletrabajo se convierta en un sinónimo de aislamiento social", señala Diego Vicente, profesor del IE, en España. Pero, sobre todo, y de acuerdo con este estudio, tendrá que estar muy atento a cómo se desarrolla su carrera profesional desde el momento en que se acoge a esta forma de trabajo total o parcialmente.

La voz de la experiencia

Para algunos teletrabajadores no es ningún problema, ya que esta forma de trabajo les permite sacar el máximo partido a su profesión. Es el caso de Ellen Ferrara, directora de relaciones corporativas de BT Global Services, que vive en Reino Unido y hace cinco meses que trabaja desde su domicilio, coincidiendo con el ascenso a su cargo actual. Ferrara explica al periódico español Expansión & Empleo que, ahora, su jornada laboral es más flexible y consigue concentrarse más en su trabajo. Sin embargo, reconoce que ha perdido relaciones en el ámbito laboral. Por eso cree que "antes de optar por la actividad a distancia es recomendable trabajar en la oficina. De hecho, BT no ofrece esta facilidad a ninguno de sus empleados con menos de un año de antigüedad en la compañía", señala.

Edouard Castellant, jefe de Nortel en Francia, coincide con este punto de vista y afirma que "si los profesionales quieren ascender, pasar los cinco días de la semana fuera de la oficina, no es el camino más adecuado". Combinando teletrabajo y presencia física es el método de trabajo de Daniel Catafal, gestor de proyectos senior de Telefónica de España. Desde hace más de tres años, Catafal desarrolla el 40 por ciento de su trabajo fuera de la oficina. Así, coincide en que el teletrabajo conlleva cierta soledad y la pérdida de networking. Aunque es tajante al afirmar que lo que realmente importa en este tipo de modalidad es "la orientación a objetivos y a proyectos tiene un peso mucho más importante que mi presencia en las instalaciones de Telefónica".

Formación en dirección por objetivos

Para Nuria Chinchilla, actualmente, la mayoría de las empresas no están preparadas para valorar adecuadamente a un profesional al que no ven. "Hay todo un tema de formación que hay que reforzar y es la formación en dirección por objetivos. Hay que saber poner objetivos, y saber cuantificarlos y, por tanto, evaluarlos porque sino es imposible poder dirigir desde la distancia, que es lo que se hace con un teletrabajador".

Diego Vicente coincide con el punto de vista de Chinchilla. Pero, además de insistir en la formación, en su opinión también sería recomendable colocar al frente de los departamentos de las empresas a personas convencidas de esta nueva estrategia de trabajo y de que el teletrabajo funciona como opción laboral. Para Vicente, "las empresas están dando pequeños pasos para ajustarse a las necesidades personales que tiene cada trabajador, creo que no tanto por convencimiento como para satisfacer las necesidades de la gente".

Tanto Chinchilla como Diego reconocen que el ritmo de los trabajadores que se acogen al teletrabajo como medida de flexibilidad laboral es mayor que la capacidad de adaptación de las empresas a esta nueva situación. En España, según datos de la Guía de Buenas Prácticas de la Empresa Flexible y Responsable, de la que Chinchilla es coautora, desde 1999 hasta 2006 se ha pasado de un 13% a un 50% de empresas en las que algunos empleados realizaban teletrabajo.

La profesora del IESE, que ha escrito un libro titulado "Dueños de nuestro destino: Cómo conciliar la vida profesional, familiar y personal", recomienda a los mandos intermedios que dirijan por objetivos y hagan un seguimiento de los resultados, apoyando con puntos de control. Y a los empleados les pide asegurarse de que el contrato sea por objetivos, no por horas de trabajo. "A estas personas hay que ayudarlas a gestionar mejor el tiempo, la agenda, el estrés … al haber hecho un contrato por resultados, ya pueden progresar en su carrera". La clave, dice, "es autoconocerse mejor para conciliar contigo mismo y para que luego puedas conciliar con tu empresa y con tu trabajo, y trabajar desde casa es una de ellas".

El problema: formarse como autónomo

El gran problema del teletrabajador, señala, "es que muchas veces no está siendo dirigido por nadie, es muy autónomo y tiene que serlo, pero hay que ayudarlo a formarse como autónomo para que gestione bien su tiempo y su agenda, y a la vez se gestione bien la relación entre jefe y empleado para que los dos puedan hacer seguimiento de su trabajo. Porque se puede caer en dos hábitos malos, por exceso y por defecto. Por exceso, volverse adicto al trabajo, y estar enganchado a Internet, por ejemplo, no ayuda a hacer bien las cosas. Por defecto, sería aquella persona que no es capaz de gestionar el tiempo y no es capaz de sacar el trabajo adelante".

Es fundamental, por otra parte, que cuando el teletrabajador acuda a las reuniones de control y seguimiento en la oficina, se hagan de la manera más profesional posible y aprovechando al máximo el tiempo. De esta manera, explica, "el ascenso no será un problema".



Noticias relacionadas

Trabajo en la sociedad emergente del siglo XXI
El telemprendedor

Sin marcar tarjeta
El teletrabajo en Uruguay: una exitosa realidad en expansión


Por comentarios o preguntas sobre este artículo escribir a: señalando en el asunto del mail el título de la nota.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.