text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

"Uno extiende la mano, extiende los conocimientos e incluso extiende el ámbito geográfico en el cual

      
El Programa de Extensión Universitaria de la Universidad Católica (UCU) trabaja, desde hace cuatro años, promoviendo un vínculo entre organizaciones sociales y estudiantes universitarios. Un espacio en donde los alumnos tienen la posibilidad de aplicar y brindar sus conocimientos académicos a sectores de alta vulnerabilidad social

Desde que el programa comenzó- año 2002- más de 190 estudiantes de la UCU han participado en los distintos proyectos de extensión (aprox. 15 proyectos por año). Los estudiantes proponen y posteriormente desarrollan proyectos en contacto directo con los destinatarios, personas en contextos de alta vulnerabilidad social. Las prácticas se llevan adelante durante los meses de agosto y octubre. El trabajo culmina con la realización de un producto socio-comunicacional, el cual se ajusta de acuerdo a cada una de las realidades de las diferentes organizaciones sociales. En todas las etapas los alumnos cuentan con el apoyo y supervisión del equipo coordinador del programa.

Universia (U)-¿Cómo nació el programa?

Soc. Alejandra Scafati, coordinadora del Programa de Extensión FCH (AS)- Nosotros nacimos pensando, en primer lugar, en los estudiantes de Comunicación Social que conforman, junto con otra carrera, el mayor número de estudiantes de la facultad. Esta carrera era la que tenía menor contacto con personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad social y pobreza. Uniendo experiencias que conocíamos, pensamos que sería bueno que los estudiantes, que van adquiriendo experiencia en su rol como comunicadores sociales, pudieran volcar lo que están aprendiendo al servicio de organizaciones que sabíamos tenían problemas desde el área de la Comunicación Social.

Lorena Campos trabaja hoy en el Programa y formó parte, como estudiante, de la primera generación de extensionistas

(LC)- Más allá de las prácticas profesionales concretas en ámbitos en los que probablemente después te fueras a desempeñar como profesional, creo que faltaba una opción desde lo social. Existían pero desde un lado más religioso y había personas que no coincidían con sus creencias, entonces no les interesaba. El programa vino a complementar esa opción dentro de la formación profesional.

U-¿Cómo fueron los inicios, hubo receptividad por parte de los alumnos?

AS-Había mucha avidez por parte de los estudiantes. Nosotros largamos el programa con estudiantes de 2º a 4º y egresados, con dos pilares importantes. El primero, lograr una práctica intergeneracional, que los alumnos de segundo tuvieran la posibilidad de relacionarse con los alumnos de los distintos años. Y para los demás la oportunidad de aplicar conocimiento. El trabajo es interdisciplinario, la conjunción de las distintas disciplinas enriquece la propuesta al momento de trabajar con la población. También había avidez por ese otro espacio de la vida social, que de repente se trabaja más teóricamente, pero de ahí a mirar eso en el entorno del Uruguay era una tarea difícil. Por ello una de las primeras cosas que hicimos fue, en el primer semestre, invitar a comunicadores sociales a que contaran su experiencia.

La Lic. Mercedes Clara, integrante del equipo, basó su tesis en este tipo de actividades sociales y fue una de las profesionales invitadas a contar su experiencia.

MC-Yo hice la carrera y sufrí cuatro años por no tener un espacio desde lo social. Hay un estilo de comunicador, que fue el que aprendí y hay otro que lo fui descubriendo afuera, el que más tenía que ver conmigo, que era el que estaba más volcado a lo social. Estuve trabajando dos años con clasificadores, en un producto comunicacional, un video en el cual ellos mismos contaban quienes eran. Un proceso comunitario que desemboca en un video, te da la posibilidad de expresar otro tipo de cosas y cuando me llamaron para compartir la experiencia de extensión, me puso feliz, saber que al fin se daba esta propuesta y que todo tiene su tiempo.

U-¿Cuáles son las cosas a tener en cuenta a la hora de establecer un Programa de Extensión?

AS-. En primer lugar se arma un proceso teórico, tenemos que prepararnos para saber hacia dónde vamos y qué es lo que queremos. Y, en segundo lugar, se ve con cuáles organizaciones de la sociedad civil o del estado que trabajan con poblaciones vulnerables y que ya tienen proyectos armados de gran aliento, nosotros vamos a poder hacer un aporte concreto. La idea es que, cuando uno extiende, extiende la mano, extiende los conocimientos e incluso extiende el ámbito geográfico en el cual se mueve. Es capaz de salir fuera de las paredes de la universidad e incluso fuera de las invisibles paredes sociales que a todos nos rodean. Que son el ámbito de la vida cotidiana, donde todo nos parece natural, donde todo el mundo piensa igual, y eso no es así. Es como dar un salto y pensar hacia fuera. En el cual no solo voy a actuar con la mente, sino que voy a actuar con el cuerpo, porque me traslado hacia allí, y traslado mis sentidos, entonces, veo, huelo, oigo. Todas estas cosas que parecen simples son extremadamente complejas, porque les permite a la personas enriquecerse como tal, tomar contacto con mundos y realidades que a veces ni imaginamos.

U-¿Qué proyectos se han realizado?

AS-En el caso de los comunicadores sociales empezamos por boletines, teníamos un conjunto de organizaciones de la sociedad civil que trabajaban en lugares periféricos y que muchos de ellos trabajan con jóvenes que son muy difíciles y que muchas veces son rechazados por la sociedad. Ellos querían tener alguna herramienta de comunicación para demostrar que lo que estaban haciendo, no era formar delincuentes, sino todo lo contrario, ayudar a los muchachos a encontrar su propio proyecto de vida. Eso lo tenían que hacer comunicable, ¿cómo?, a través de un programa radial y boletines que aun hoy siguen sus ediciones.

(MC)-Uno de los logros del programa es que pasan los proyectos, pero queda la herramienta en los destinatarios. La idea es que las organizaciones se puedan apropiar de lo que van aprendiendo.

U-¿Qué aporta la extensión al ámbito académico?

Yo creo que le aporta lo que nos proponemos como universidad, profesionales que sean competentes en sus destrezas, pero que también sean concientes del contexto en el que se están moviendo y que de alguna forma también tengan la capacidad de comprometerse con algo que no está impuesto, sino que es su propia decisión de conocer otra realidad, un mundo que no podemos simplemente calificar como ellos o aquéllos. Nosotros no queremos ser los salvadores, pero sí poner esa gotita a esa persona que pasó por el programa de extensión y para los destinatarios que vieron que esta persona era capaz de acercarse a ellos y relacionarse en términos de igual.

LC- El punto que nos parece clave del éxito del proyecto es que los estudiantes vienen porque quieren, no tienen calificación, tienen un certificado de pasantía académica, pero no tienen una nota que influye en el promedio final, simplemente están porque realmente les parece importante estar, sin ningún tipo de coacción externa.

MC-Hay un proceso de aprendizaje compartido, muchas veces nos hemos encontrado con prejuicios del otro lado, porque venimos de la Universidad Católica, vendrán a ver a los pobres. Entonces, todas las experiencias vividas nos muestran que se ha dado una ruptura de prejuicios, para ambos lados.

U-Como estudiante que participó como extensionista, ¿qué te aportó el programa ?

LC-No podés considerarte o pretender ser un profesional si te falta una dimensión de la realidad, si tenés una realidad de 360º y te falta una porción del círculo por conocer. Y en cuanto a carreras concretas, si tú estás estudiando sociología o poliotología, no podés pretender teorizar en torno a ello si nunca fuiste a un cantegril, no conociste una familia o no viste como vive dentro de su casa. Si no caminaste donde ellos caminan, si no oliste el aire donde ellos respiran todos los días. Nunca vas a llegar a dar una visión fidedigna, honesta y respetuosa de lo que estás queriendo transmitir.

Más información:
Teléfono: (02) 487 2717 int. 377
E-mail: extensionfch@ucu.edu.uy


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.