text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Estudiantes ORT: Software que desarrolla juegos de PC para ciegos

      
<div align=justify>En nuestro medio existe una notoria carencia de juegos destinados a grupos de personas con discapacidad; y los que hay son, en muchos casos, poco atractivos. Teniendo en cuenta esta problemática un grupo de estudiantes de Ingeniería de Sistemas de la Universidad ORT diseñó SHADE (Simple Haptic Audio Development Engine), un motor para construir audio-juegos para personas no videntes. El equipo de estudiantes conformado por Manuel Babuglia, Natalia Correa, Gonzalo Cuiñas, Marcos Lazar y Pedro Pereira presentó este trabajo como proyecto final de la carrera.<br/><br/> Según cuenta Marcos Lazar, uno de los integrantes del equipo, la idea surgió en la universidad, a partir de la tesis doctoral del Ing. Daniel Szabo, quien propuso estudiar la utilidad y el desarrollo de juegos de computadoras para personas ciegas. SHADE desarrolla un conjunto de funciones y servicios que permiten conocer los detalles y la lógica del manejo del sonido, lo cual facilita el desarrollo de este tipo de juegos.<em> El motor soluciona y da funcionalidad a los programadores de juegos, ya que, a través de un software, permite crear juegos de forma más rápida y sencilla, minimizando la necesidad de programarlo, señala el ingeniero.</em><br/><br/> Los juegos que se pueden desarrollar con este software son de aventura y misterio, y se dirigen a adolescentes y jóvenes. El jugador-usuario ocupa el rol de algunos de los personajes de los juegos, y debe enfrentar una serie de desafíos y obstáculos para lograr avanzar. La persona no vidente se posiciona frente a la computadora; aunque la pantalla es negra, cuenta con un joystick con force feedback (que, por ejemplo, vibra cuando el personaje choca con un obstáculo y empuja hacia atrás al jugador-usuario) y con un equipo de sonido 3D 5.1 que cuenta con 6 parlantes (dos a los lados del jugador, dos adelante, y dos atrás). <br/><br/> Si bien SHADE no tiene como público objetivo a los usuarios del juego sino a los programadores, los realizadores en la etapa de testeo se comunicaron con la Fundación Braille y dos personas no videntes probaron el juego aportando ideas. Además, desde España vino una persona especializada en el área de software de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos de España), quien también contribuyó al desarrollo del proyecto. <br/><br/> Los jóvenes ingenieros creadores de SHADE siguen trabajando y dando soporte a los estudiantes que se encuentran desarrollando los nuevos proyectos. Para Marcos Lazar, el proyecto aún está en una etapa de desarrollo,<em> el juego no está hecho profesionalmente: los sonidos fueron editados por nosotros, cuando deberían estar editados por un ingeniero de sonido. Está hecho como demostración de que el motor funciona. En la universidad existe la idea de sacar una carrera de juegos, pero no desde el punto de vista de un ingeniero, sino desde un punto de vista multidisciplinario, formando escritores que produzcan diálogos interesantes, especialistas en juego y personas especializadas en sonido. </em><br/><br/> Actualmente, el motor es aplicado en una materia electiva de la carrera de Ingeniería de Sistemas para fomentar el área de audio-juegos y capacitar a los estudiantes en el desarrollo de este tipo de programas. Con SHADE como plataforma se están desarrollando seis proyectos; uno de los cuales permite que, a través de fichas de lego, las personas ciegas puedan diseñar sus propios juegos; otro de los proyectos lo utiliza como herramienta para medir qué tan precisa es la percepción de los ciegos; asimismo, con SHADE se crean nuevos audio-juegos. <br/><br/> Respecto al alcance del producto, el audio-juego necesita un equipamiento importante que, si bien no es caro, es difícil que las personas no videntes puedan acceder a él. <em>Por ahora no lo hemos pensado, pero no descartamos la posibilidad de venderlo; una opción es trabajar para la ONCE en España que sí cuenta con recursos para comprarlo</em>, afirma Lazar. <br/><br/> El pasado 25 de noviembre, SHADE recibió el premio CAITI a la excelencia como Proyecto Innovador. Este galardón es un reconocimiento a la potencialidad de este tipo de proyectos y al ingenio y la capacidad de los jóvenes ingenieros. </div><br/><br/>
En nuestro medio existe una notoria carencia de juegos destinados a grupos de personas con discapacidad; y los que hay son, en muchos casos, poco atractivos. Teniendo en cuenta esta problemática un grupo de estudiantes de Ingeniería de Sistemas de la Universidad ORT diseñó SHADE (Simple Haptic Audio Development Engine), un motor para construir audio-juegos para personas no videntes. El equipo de estudiantes conformado por Manuel Babuglia, Natalia Correa, Gonzalo Cuiñas, Marcos Lazar y Pedro Pereira presentó este trabajo como proyecto final de la carrera.

Según cuenta Marcos Lazar, uno de los integrantes del equipo, la idea surgió en la universidad, a partir de la tesis doctoral del Ing. Daniel Szabo, quien propuso estudiar la utilidad y el desarrollo de juegos de computadoras para personas ciegas. SHADE desarrolla un conjunto de funciones y servicios que permiten conocer los detalles y la lógica del manejo del sonido, lo cual facilita el desarrollo de este tipo de juegos. "El motor soluciona y da funcionalidad a los programadores de juegos, ya que, a través de un software, permite crear juegos de forma más rápida y sencilla, minimizando la necesidad de programarlo", señala el ingeniero.

Los juegos que se pueden desarrollar con este software son de aventura y misterio, y se dirigen a adolescentes y jóvenes. El jugador-usuario ocupa el rol de algunos de los personajes de los juegos, y debe enfrentar una serie de desafíos y obstáculos para lograr avanzar. La persona no vidente se posiciona frente a la computadora; aunque la pantalla es negra, cuenta con un joystick con "force feedback" (que, por ejemplo, vibra cuando el personaje choca con un obstáculo y empuja hacia atrás al jugador-usuario) y con un equipo de sonido 3D 5.1 que cuenta con 6 parlantes (dos a los lados del jugador, dos adelante, y dos atrás).

Si bien SHADE no tiene como público objetivo a los usuarios del juego sino a los programadores, los realizadores en la etapa de testeo se comunicaron con la Fundación Braille y dos personas no videntes probaron el juego aportando ideas. Además, desde España vino una persona especializada en el área de software de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos de España), quien también contribuyó al desarrollo del proyecto.

Los jóvenes ingenieros creadores de SHADE siguen trabajando y dando soporte a los estudiantes que se encuentran desarrollando los nuevos proyectos. Para Marcos Lazar, el proyecto aún está en una etapa de desarrollo, "el juego no está hecho profesionalmente: los sonidos fueron editados por nosotros, cuando deberían estar editados por un ingeniero de sonido. Está hecho como demostración de que el motor funciona. En la universidad existe la idea de sacar una carrera de juegos, pero no desde el punto de vista de un ingeniero, sino desde un punto de vista multidisciplinario, formando escritores que produzcan diálogos interesantes, especialistas en juego y personas especializadas en sonido".

Actualmente, el motor es aplicado en una materia electiva de la carrera de Ingeniería de Sistemas para fomentar el área de audio-juegos y capacitar a los estudiantes en el desarrollo de este tipo de programas. Con SHADE como plataforma se están desarrollando seis proyectos; uno de los cuales permite que, a través de fichas de lego, las personas ciegas puedan diseñar sus propios juegos; otro de los proyectos lo utiliza como herramienta para medir qué tan precisa es la percepción de los ciegos; asimismo, con SHADE se crean nuevos audio-juegos.

Respecto al alcance del producto, el audio-juego necesita un equipamiento importante que, si bien no es caro, es difícil que las personas no videntes puedan acceder a él. "Por ahora no lo hemos pensado, pero no descartamos la posibilidad de venderlo; una opción es trabajar para la ONCE en España que sí cuenta con recursos para comprarlo", afirma Lazar.

El pasado 25 de noviembre, SHADE recibió el premio CAITI a la excelencia como Proyecto Innovador. Este galardón es un reconocimiento a la potencialidad de este tipo de proyectos y al ingenio y la capacidad de los jóvenes ingenieros.


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.