text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Alejandro Sánchez Varela: juez de básquetbol de primera división

      
Alejandro Sánchez Varela es juez de básquetbol desde los 19 años. En 1998 hizo el curso de árbitro en la Federación Uruguaya de Básquetbol, y a partir de entonces no paró. Dirigió todas las categorías, hasta que en 2004 ascendió a la categoría Nacional 1 y comenzó a arbitrar la Primera División.

(Universia)- ¿Qué debe tener una persona para poder ser árbitro de básquetbol?

Alejandro Sánchez Varela (ASV)- Cualquier persona puede ser árbitro. Ahora en la Escuela de Jueces se establecieron requisitos que no se pedían antes. Por ejemplo, se puso un mínimo de estatura de 1.70 cm, sobre todo porque arbitrás con gente alta y ser muy chiquito, capaz, no es la mejor imagen. Y en la parte física, cuanto mejor estás es mejor. En la parte técnica te exigen tener algunos años de liceo, pero nada del otro mundo.

U- Se habla de que en el árbitro- al tener que controlar la hinchada y los jugadores- es importante la presencia. ¿Esto se inculca o es natural de la persona?

ASV- Cuando vos hacés el curso no te conocen y te mandan a la cancha sin saber bien cómo te desempeñás. Pero una vez que empezás, tenés veedores, que van a ver a los árbitros y una comisión técnica. Órganos que te evalúan o puntean, ahí ellos ven tu desempeño y tu carácter. Si sos medio loco, te van a decir que "bajes la pelota". Pero si por el contrario, no tenés carácter o presencia, te lo van a marcar. Lo que se exige es un término medio, tener carácter y tener presencia. Saber que el que manda en el espectáculo es el árbitro, y si yo quiero sigue el espectáculo y sino no. Pero tampoco el exceso de carácter, porque eso también es malo. Ni muy blando, ni muy duro.

U- Hoy, en una sociedad mayoritariamente futbolera, el básquetbol tiene más público que el fútbol, ¿por qué creés que se da este fenómeno?

ASV- Creo que se da por un montón de factores. Por un lado, el nivel del fútbol en Uruguay es cada vez más bajo. Y en el básquetbol no es que el nivel de juego sea maravilloso, pero, por ejemplo, se comenzó a poner dos jugadores extranjeros por equipo en la Liga Uruguaya. Contribuyó también, la mejora de algunas canchas; y que lo comenzaron a transmitir por televisión. También la difusión de los argentinos que tienen un nivel de básquetbol muy bueno, son los campeones olímpicos y jugadores que están en la NBA; en Uruguay tenemos a Batista que también está jugando en la NBA. Además, el básquet te exige menos que el fútbol, por ejemplo, juntás a algunos y ya podés jugar, incluso de a tres. Y por otro lado, la violencia, que por más que en el básquetbol se da, el ambiente es un poco más familiero y más seguro que el fútbol.

U- En estos momentos se habla mucho de la violencia en las hinchadas, ¿En el básquetbol se da esta problemática?

ASV- Es bravo también. Pero en el básquetbol va mucha gente a la cancha, pero los que arman lío, lo hacen afuera, y son las hinchadas más pesadas. En el fútbol vos tenés el riesgo de estar en la parada, como pasó, y que vengan unos energúmenos y te maten. En el básquet se pelean afuera, pero entre ellos, y la familia puede ir tranquila.

U- ¿Cuáles son los partidos más difíciles de arbitrar?

ASV- Para mí es más o menos lo mismo, porque llega un punto en el que llegás a bloquear o no escuchar lo que te dicen desde afuera. Porque sino te volverías loco, con lo que cada uno te grita. Vos estás concentrado en la cancha y si lo de la tribuna es un exceso, ahí lo frenás. Hay un método por el que podés denunciar, hay un inspector de la hinchada y hablás con él. Los equipos, además, se tratan de cuidar, sobre todo los dirigentes porque les ponen multas económicas y demás. Hay hinchadas más bravas como la de Atenas, Aguada…, después en segunda y tercera división son ambientes un poco más pesados.

U- ¿Qué partido no arbitraste y te gustaría arbitrar?

ASV- Aguada vs Goes, que es el clásico máximo. Pero hace algunos años que Goes está en segunda división y Aguada está en primera. Aunque para el año que viene, en la Liga, Goes sube a primera…Ese partido me gustaría arbitrar.

U- Estudiás comunicación, trabajás como asistente de producción y sos juez ¿Cómo se conjuga todo en el día a día?

ASV- Mi trabajo en lo audiovisual es zafral. Sí se me complica cuando estoy con alguna publicidad, pero ya la gente con la que trabajo sabe de mi trabajo como árbitro. Yo le doy mucha importancia al básquetbol porque es mi trabajo y aparte porque me gusta. A veces pido para no ir, quizás no es el mejor momento, porque estamos justo en el rodaje, o después hay períodos como en el invierno, en el cual no se trabaja tanto en el audiovisual y estoy más enfocado al básquet. Y en el estudio me quedan cuatro materias y el proyecto final…y voy ahí.

U- ¿Cuál es el próximo objetivo que tenés como árbitro?

ASV- En básquetbol hay dos etapas, la primera ya la hice, que era subir a primera, que es la máxima categoría en Uruguay. Después lo que me faltaría es ser juez internacional; y para eso se necesitan algunos años en primera, tener buenas condiciones, que te vaya bien y que te den la oportunidad de ir a una clínica, que es un fin de semana en algún lugar de Sudamérica. Ahí te prueban (con pruebas físicas y teóricas) y tú aprobás o no. Lo interesante es que empezás a arbitrar a nivel internacional, acá, en Brasil y en distintos lugares. Y la máxima aspiración, que ya sería un sueño, sería arbitrar en un mundial o en un juego olímpico.

U- ¿Sentís que Uruguay ha mejorado su nivel, comparado con otros países?

ASV- No, la verdad que no. No es muy esperanzador. Yo arbitro también juveniles, y no ves -a no ser una figura aislada- un buen nivel. Ojalá que me equivoque y que crezca muchísimo, es lo que todos esperamos. Capaz que de a poquito hemos aumentado el nivel, lo que pasa es que los otros países van más rápido.

U- ¿Cuál te parece que pude ser la solución?

ASV- Hace tres años estamos con la Liga Nacional. Antes se jugaba solo el Federal, que era solo en Montevideo, y el interior estaba medio rezagado. Ahora con la Liga Nacional, se le presta más atención, y se está jugando en todo el país. Eso es lo importante: que puedan salir más jugadores. Los departamentos del litoral siempre tuvieron más básquetbol, pero no es así en el resto del país. Lo bueno sería que pasara como en el fútbol que en todos los rincones del país lo conocen, miran los partidos y hay una canchita.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.