text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista con José Cozzo, presidente del Jurado del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas

      
Universia (U): ¿Cuánto tiempo llevás integrando el jurado de carnaval?

José Cozzo (JC): Comencé en 1987. Fui jurado calificador en varias oportunidades. Desde esa época hasta hoy, en diez ocasiones fui presidente del cuerpo.

U: Estás por cumplir 20 años de participación en el jurado de este evento…

JC: Sí, son muchos años vinculado al carnaval. Yo siempre he representado a la Intendencia de Montevideo en estas oportunidades. Hubo un año en que los conjuntos organizaron el certamen y ese año recuerdo que hice playa (risas). Es la última vez que recuerdo que pude dedicar mis vacaciones a hacer playa.

U: ¿Las actividades comienzan antes de febrero?

JC: Este es el segundo año que el carnaval está comenzando a fines de enero. Esto tienen un objetivo que inicialmente no fue bien comprendido. Para quienes lo pensamos desde el punto de vista del atractivo turístico y cultural parece fundamental que nosotros como montevideanos, pero como uruguayos también porque sabemos la trascendencia que tiene el certamen a nivel de todo el país, veíamos con preocupación cómo en el período en que mucha gente tiene licencia no teníamos ninguna actividad. Empezábamos alrededor del seis de febrero. No es una casualidad que hayamos tratado de adelantar el lanzamiento. Esto cumple dos funciones, las dos muy importantes. La primera es la de tratar de tener alguna actividad ya cuando hay mucha gente de licencia, en enero y la otra es que no se está terminando con las clases poco menos que ya empezadas.

U: ¿Qué rubros te ha tocado jurar?

JC: Muy diversos. Los rubros han ido evolucionando mucho. Hoy en día tenemos un carnaval que tiene una puesta en escena magnífica y en aquella época cuando yo empecé ni siquiera existía como rubro. Arrancó como mención especial del jurado y años después se transformó en un rubro. Cuando me inicié era el jurado de movimiento escénico, animación de escena y comunicación. Lo mismo que sucedió con puesta en escena sucedió con el rubro coreografía y bailes que ha ameritado que haya un jurado específicamente para ello. Esto es producto de las metas que nos hemos trazado junto con los directores de los conjuntos, de llegar a un carnaval que se perfeccione técnicamente y en segundo lugar, pero no menos importante, hacer los espectáculos atractivos para todo el público montevideano. Estábamos por mil novecientos ochenta y pico en un carnaval en el cual el público pertenecía siempre al mismo segmento social y hemos logrado que hoy en día haya estilos por ejemplo en la categoría de murgas que convocan a públicos totalmente distintos, unas con públicos mucho más jóvenes, otras con públicos que gustan de propuestas más "teatrales", otros que gustan de las que se llaman "propuestas carnavaleras", como si las otras no lo fueran también ya que pertenecen al carnaval. O sea, hay una gama de estilos que se han ido desarrollando que a mi me parece que es un valor enorme que tenemos los uruguayos y que vale la pena que lo sigamos fortaleciendo.

U:¿Cómo se integra el rol que cumplís como jurado del carnaval con tus actividades académicas acá en la Universidad Católica? Dos ámbitos que a priori parecen bastante distanciados.

JC: Cuando me inicié en estas actividades del carnaval, yo era un director de teatro que me había integrado a la actividad y había una discusión usual que persistió durante muchos años que decía que el carnaval iba a perder su esencia, porque se estaba integrando mucha gente de teatro. Obviamente no lo digo por mí solamente, sino que había centenares de técnicos, actores, etc. que habían encontrado en el carnaval un lugar en donde llevar a cabo sus propuestas, pero respetando lo códigos del carnaval. ¿Cómo se combinan estas actividades? Yo te diría que quizás no mucha gente pueda comprenderlo con cabalidad. Yo siempre digo que para tener una experiencia social crucial, para entender al Uruguay, para entender Montevideo es imprescindible un pasaje por esta experiencia del Teatro de Verano. Yo te diría que si uno tiene la cabeza abierta, lo que no siempre sucede, estas son actividades que merecen la atención de los académicos, porque si se quedan solo con los libros me da la impresión que su calidad académica también va a ser pobre.

U:¿Qué cambios te parece que produjo la integración de las murgas jóvenes al carnaval profesional?

JC: Produjo cambios en diversos ámbitos. Desde el punto de vista técnico estamos hablando de propuestas que algunas han alcanzado un nivel absolutamente profesional. Yo durante este período no puedo hablar de ningún conjunto, pero puedo hablar del año pasado en el que el primer premio se concedió a una de las llamadas murgas jóvenes. ¿Porqué digo "llamadas murgas jóvenes"? No lo digo con fea intensión, simplemente una de las tareas que le toca a mi secretaria la economista Silvia Altmark, que también es profesora universitaria de la Universidad ORT, o sea que no soy la única oveja negra (risas), es el control de los componentes y hay notoriamente cantidad de muchachos de veinte y pocos años en otras murgas de las que no son llamadas "murgas jóvenes". A mí me interesa hacer esa precisión porque sino parecería que estuviéramos ante murgas de muchachos jóvenes versus murgas de gente de más edad. No es así. Hay un tema de propuestas, hay un tema de estilos, pero no de edad. Hay algo que es importante destacar además y es que todo el tema de murga joven ha tenido un apoyo muy importante de parte de la administración municipal que lo ha propiciado, apoyado y respaldado. Lo que pasa en el caso nuestro se trata de un concurso que se rige por las pautas que son por todos conocidas, que están divulgadas vía internet. Aclaro esto porque a veces dicen "a los muchachos no se les puede exigir lo mismo". Si tu vas a competir a la primera división nosotros te tenemos que exigir como primera división. Porque hay otros ámbitos, que no son el Concurso Oficial, para dar otro tipo de espectáculos.

U: ¿No creés que el concurso debería tener más en cuenta la repercusión que tiene el espectáculo en el público más que ser una sumatoria de aspectos técnicos puntuales?

JC: Milita Alfaro, que también es profesora universitaria de la Universidad de la República, y que la hemos invitado a participar como jurado de textos e interpretación, me decía que allá por fines del siglo XIX en un certamen que ocurrió por esas épocas ya existía lo que se llamó el premio del jurado, pero ya un tablado había entregado lo que se llamó el premio del público, ¿Por qué?, porque ya entonces había la certeza de que la suma de rubros técnicos no siempre te va a dar la conclusión de que están ante el mejor espectáculo. De todas formas este es un fenómeno que es sumamente complejo. Nosotros hemos incorporados y tenemos un jurado que es "Visión Global del Espectáculo" que dentro de lo que es una definición mucho más compleja, que no es del caso profundizar ahora. Allí tenemos este año ni más ni menos que a Facundo Ponse de León, con dos carreras universitarias, licenciado en Filosofía y licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de la República, profesor de la Universidad Católica, juzgando lo que es visión global de espectáculo. El planteamiento de los rubros técnicos surge de los propios conjuntos. Sería muy difícil que alguien acepte hacer una inversión tan importante para sacar un conjunto para ir a presentar su espectáculo ante alguien que lo juzgue con criterios totalmente subjetivos como el "me gustó" o "no me gustó". A esa persona tu le tenés que dar parámetros de certeza. De lo contrario sería muchísimo más barato para la intendencia poner un aplusómetro.

U: Por último ¿qué conjunto va a salir primero este año en la categoría de murgas?

JC: El mejor seguramente (risas).
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.