text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El nuevo campo de batalla de Apple y Google

      
<p> El 21 de mayo, la Comisión Federal del Comercio (FTC, según sus siglas en inglés) aprobó la adquisición de AdMob por parte de Google por US$ 750 millones. La decisión suscitó temores entre los supervisores de prácticas antimonopolio, ya que ambos son los principales responsables de la difusión de anuncios en los smartphones de los consumidores. Pero el temor a una menor competencia se ha zanjado, en parte, por los esfuerzos que está haciendo Apple para convertirse en la empresa más poderosa del sector. </p><p><br/> Después de un intento fracasado de comprar AdMob, Apple adquirió en enero Quattro Wireless, la tercera mayor red móvil de publicidad, por US$ 275 millones. El mes pasado, Apple lanzó iAd, un servicio que inserta anuncios dentro de las aplicaciones instaladas en los aparatos móviles de la empresa, inclusive en el iPhone y en el iPad. </p><p><br/> Trabajadores de FTC justificaron el visto bueno del acuerdo ya que “tenían razones para creer que Apple se convertiría rápidamente en un fuerte competidor en el segmento de redes de publicidad móvil”, y que cualquier competencia perdida por el hecho de que Google y AdMob ya no se disputen la inserción de anuncios en la plataforma Android de Google sería compensada por la rivalidad entre aparatos equipados con Android y el iPhone, en el cual Apple usará de forma exclusiva su red iAd. </p><p><br/> La batalla entre las dos empresas más importantes del sector puede situar al segmento de la publicidad móvil en un momento decisivo, explican los profesores de Wharton y de otras instituciones. Es señal también de que el sector puede convertirse en una fuente significativa de ingresos en el futuro. “La publicidad móvil será el próximo 'gran fenómeno'”, observa Eric Bradlow, profesor de Marketing de Wharton. “Las personas usan cada vez más sus aparatos portátiles como si fueran computadores. Su expectativa en relación a los anuncios dirigidos a un objetivo concreto será la misma que tienen hoy en relación a la Web. No se sabe, de momento, qué forma tendrán exactamente esos anuncios, principalmente con el aumento del geo-targeting”, es decir, la capacidad de llegar al consumidor donde vive o donde se encuentra en un determinado momento. </p><p><br/> AdMob, una de las mayores redes móviles de publicidad, monitoriza miles de millones de anuncios personalizados, o sea, el número de veces que se ha visto un determinado anuncio. La empresa está presente en 160 países y suministra un servicio de datos y servicios de análisis que ayudan a las empresas a monitorizar el volumen de tráfico del anuncio difundido. </p><p><br/> AdMob fue fundada en 2006 por Omar Hamoui que, en una entrevista concedida a Knowledge@Wharton, comparó los servicios de AdMob a la forma en que Google maneja con la publicidad en Internet. Aunque iAd esté destinado específicamente a los productos de Apple, Quattro —que ofrece servicios semejantes a los de AdMob— dijo con ocasión de su compra por parte de Apple que la empresa continuará ofreciendo su red a todos los aparatos y plataformas. </p><p><br/> El motivo detrás de las adquisiciones de Google y de Apple es evidente: definir el mercado mientras la industria aún es joven. Los gastos en publicidad móvil en  EEUU, inclusive en el formato de mensaje de texto, alcanzaron los US$ 416 millones en 2009, frente a los casi US$ 24.0000 millones que se ha gastado en general en la publicidad online, según datos de eMarketer, servicio de información sobre empresas de Nueva York. Pero la empresa prevé que los gastos en el segmento móvil llegarán a los US$ 15.600 millones en EEUU en 2013. </p><p><br/> Mientras tanto, la disputa por el territorio de la publicidad móvil aumenta la competencia entre Apple y Google, dos empresas que ya lucharon palmo a palmo por los sistemas operativos móviles (el Android, de Google, frente al iPhone OS, de Apple), además de las aplicaciones que van con esas plataformas, señalan los expertos de Wharton. “La adquisición de AdMob por parte de Google fue una decisión inteligente si tomamos en cuenta que Apple también está interesada en la publicidad móvil”, dice Andrea Matwyshyn, profesora de Estudios jurídicos y de Ética en los negocios de Wharton. “Para Google, la publicidad es esencial para la autodefinición de la empresa. No podía ceder el segmento de publicidad móvil a Apple”. </p><p>   </p><p>   </p><p>   </p><p><strong>Realizá un paseo virtual por las siguientes universidades:</strong><br/><br/><a href=https://orienta.universia.edu.uy/#universidades/11203--universidad-de-la-republica/ target=_blank>Universidad de la República</a><br/><a href=https://orienta.universia.edu.uy/#universidades/11202--universidad-catolica-del-uruguay/ target=_blank>Universidad Católica</a><br/><a href=https://orienta.universia.edu.uy/#universidades/11201--universidad-ort/ target=_blank>Universidad ORT</a><br/><a href=https://orienta.universia.edu.uy/#universidades/11204--universidad-de-montevideo/ target=_blank>Universidad de Montevideo</a><br/><a href=https://orienta.universia.edu.uy/#universidades/11200--universidad-de-la-empresa/ target=_blank>Universidad de la Empresa</a></p><p>   </p>

El 21 de mayo, la Comisión Federal del Comercio (FTC, según sus siglas en inglés) aprobó la adquisición de AdMob por parte de Google por US$ 750 millones. La decisión suscitó temores entre los supervisores de prácticas antimonopolio, ya que ambos son los principales responsables de la difusión de anuncios en los smartphones de los consumidores. Pero el temor a una menor competencia se ha zanjado, en parte, por los esfuerzos que está haciendo Apple para convertirse en la empresa más poderosa del sector.


Después de un intento fracasado de comprar AdMob, Apple adquirió en enero Quattro Wireless, la tercera mayor red móvil de publicidad, por US$ 275 millones. El mes pasado, Apple lanzó iAd, un servicio que inserta anuncios dentro de las aplicaciones instaladas en los aparatos móviles de la empresa, inclusive en el iPhone y en el iPad.


Trabajadores de FTC justificaron el visto bueno del acuerdo ya que “tenían razones para creer que Apple se convertiría rápidamente en un fuerte competidor en el segmento de redes de publicidad móvil”, y que cualquier competencia perdida por el hecho de que Google y AdMob ya no se disputen la inserción de anuncios en la plataforma Android de Google sería compensada por la rivalidad entre aparatos equipados con Android y el iPhone, en el cual Apple usará de forma exclusiva su red iAd.


La batalla entre las dos empresas más importantes del sector puede situar al segmento de la publicidad móvil en un momento decisivo, explican los profesores de Wharton y de otras instituciones. Es señal también de que el sector puede convertirse en una fuente significativa de ingresos en el futuro. “La publicidad móvil será el próximo 'gran fenómeno'”, observa Eric Bradlow, profesor de Marketing de Wharton. “Las personas usan cada vez más sus aparatos portátiles como si fueran computadores. Su expectativa en relación a los anuncios dirigidos a un objetivo concreto será la misma que tienen hoy en relación a la Web. No se sabe, de momento, qué forma tendrán exactamente esos anuncios, principalmente con el aumento del geo-targeting”, es decir, la capacidad de llegar al consumidor donde vive o donde se encuentra en un determinado momento.


AdMob, una de las mayores redes móviles de publicidad, monitoriza miles de millones de anuncios personalizados, o sea, el número de veces que se ha visto un determinado anuncio. La empresa está presente en 160 países y suministra un servicio de datos y servicios de análisis que ayudan a las empresas a monitorizar el volumen de tráfico del anuncio difundido.


AdMob fue fundada en 2006 por Omar Hamoui que, en una entrevista concedida a Knowledge@Wharton, comparó los servicios de AdMob a la forma en que Google maneja con la publicidad en Internet. Aunque iAd esté destinado específicamente a los productos de Apple, Quattro —que ofrece servicios semejantes a los de AdMob— dijo con ocasión de su compra por parte de Apple que la empresa continuará ofreciendo su red a todos los aparatos y plataformas.


El motivo detrás de las adquisiciones de Google y de Apple es evidente: definir el mercado mientras la industria aún es joven. Los gastos en publicidad móvil en  EEUU, inclusive en el formato de mensaje de texto, alcanzaron los US$ 416 millones en 2009, frente a los casi US$ 24.0000 millones que se ha gastado en general en la publicidad online, según datos de eMarketer, servicio de información sobre empresas de Nueva York. Pero la empresa prevé que los gastos en el segmento móvil llegarán a los US$ 15.600 millones en EEUU en 2013.


Mientras tanto, la disputa por el territorio de la publicidad móvil aumenta la competencia entre Apple y Google, dos empresas que ya lucharon palmo a palmo por los sistemas operativos móviles (el Android, de Google, frente al iPhone OS, de Apple), además de las aplicaciones que van con esas plataformas, señalan los expertos de Wharton. “La adquisición de AdMob por parte de Google fue una decisión inteligente si tomamos en cuenta que Apple también está interesada en la publicidad móvil”, dice Andrea Matwyshyn, profesora de Estudios jurídicos y de Ética en los negocios de Wharton. “Para Google, la publicidad es esencial para la autodefinición de la empresa. No podía ceder el segmento de publicidad móvil a Apple”.

 

 

 

Realizá un paseo virtual por las siguientes universidades:

Universidad de la República
Universidad Católica
Universidad ORT
Universidad de Montevideo
Universidad de la Empresa

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.