text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista a Miguel Pastorino, teólogo: ¿Qué hay de verdad en el Código Da Vinci?

      
Universia (U)- ¿Por qué cree usted que primero el libro y luego la película El Código Da Vinci tuvieron tanto éxito en el mundo?

Miguel Pastorino (MP)- En primer lugar, hay que reconocer su impacto mundial por la millonaria campaña de marketing que tuvieron tanto la novela como la película. En segundo lugar, pero no menos importante, hay que analizar las características de la cultura en la que estamos inmersos: La lógica de la mentalidad de mercado hace de toda realidad un bien de consumo, en la cual también la religión se consume "a la carta", según el gusto del interesado, no importa cuánto tenga algo de verdadero o de falso, sino que simplemente alcanza con que guste o caiga simpático. A esto se le suma el creciente relativismo cultural que pone toda opinión al mismo nivel de valoración, ya no se distingue la opinión del que no sabe, del que en realidad conoce del tema. Comenzamos a pensar que todo lo que se dice o se opina es igualmente válido y cierto. Hay una gran crisis epistemológica en cuanto a qué es lo verdadero en muchos campos del saber. Es increíble que la gente no pregunte ¿qué hay de verdad en El Código Da Vinci?, sino ¿a quién creerle?, ¿a Brown o a los cristianos? En realidad, no es cuestión de creer, es cuestión de estudiar algo de historia e investigar seriamente.

A esto debemos sumarle el prejuicio anticatólico en nuestra cultura, un prejuicio con mucho público. Porque si Brown hubiera escrito una novela contra cualquier ideología o religión fuera del cristianismo lo hubieran tachado de intolerante y prejuicioso, pero si se trata del cristianismo en general y de la Iglesia Católica en particular, no hay problema en decir lo que sea. Esto lo ha notado el historiador norteamericano P. Jenkins, el cual afirma que en una época antidiscriminatoria y que evita los prejuicios ante lo diferente: "el último prejuicio que aceptamos es el anticatolicismo". Como dije, es un tema con mucho público, sin importar cuánto de verdad tenga. Muchos creen lo que quieren creer, sin importar si tiene fundamentos o no. Mucho de lo que dice la novela es lo que muchos quieren creer sin investigar seriamente.

U- Y principalmente, ¿por qué supone que tanta gente tomó los hechos que se manejan en la novela como datos reales?

MP- En primer lugar, porque el mismo autor de la novela hace explícito que su novela es más "historia" que ficción y que una gran investigación fue la que lo llevó a sus principales tesis. Y en segundo lugar, por la gran ignorancia que existe en nuestro país en materia de historia de las religiones.

Sería interesante analizar como estudiamos historia. ¿Cuánto sabe un uruguayo sobre la historia de las religiones? ¿Cuánto sabe sobre la Edad Media que abarca quince siglos? Yo salí del liceo sabiendo más sobre el siglo XVIII en Francia (un tercio del programa de 5º humanístico), y con una idea bastante oscura sobre los quince siglos de la Edad Media o sobre el mundo antiguo. Ni hablar lo poco que sabe un estudiante universitario de Ciencias Políticas sobre el Islam, o lo que puede saber un psicólogo uruguayo sobre la psicología de la experiencia religiosa. En nuestro país recién se está comenzando a ver este tema desde las Ciencias Sociales con muy buenos trabajos, pero todavía el estudio científico de la religión es una carencia en la mayoría de los ambientes académicos. La ignorancia religiosa es un dato de nuestra realidad. Muchos siguen pensando que lo que creen los cristianos es lo que escucharon en una catequesis de niños sobre el relato mítico de Adán y Eva, lo cual dista mucho de un estudio serio y sistemático sobre la fe cristiana.

U- Que exista ateos que se cuestionen o crean lo que se esgrime en el Código parece algo "razonable", pero, ¿por qué cree usted que existen católicos que creen en la veracidad de los hechos históricos o que al menos se lo cuestionen? ¿Se puede decir que existe ignorancia o falta de información por parte de algunos católicos practicantes?

MP- Sí, estoy convencido que la mayoría de los creyentes viven también en medio de un gran desconocimiento de la propia historia de su Iglesia y de las otras religiones, pero es entendible que no hay que ser un experto para ser un creyente. De ahí que las iglesias salgan a aclarar a sus fieles estas cuestiones. Por otra parte un ateo que se crea lo que dice el "Código" habla también mal de su capacidad crítica frente a las disparatadas teorías de Brown. Hasta Umberto Eco lo ha criticado duramente desde todo punto de vista.

U- ¿Cuánto afectó el libro y la película sobre el código a la comunidad católica?

MP- No creo que haya afectado mucho la fe de los católicos. Lo que sí creo es que muchos católicos se sienten preocupados y sin herramientas para criticar los errores históricos y teológicos de la novela que ahora son defendidos por una avalancha de nuevos y afiebrados libros que ahondan en los insostenibles argumentos "históricos" de Dan Brown sobre el linaje de Jesús, María Magdalena y otros temas.

U- ¿Cuál fue la postura que tomó la Iglesia con respecto a este fenómeno?

MP- No se tomó una postura unánime, pero generalmente los Obispos han visto esto como una gran oportunidad para la Iglesia. No es la actitud salir a atacar a una novela y su autor, pero tampoco quedar en la indiferencia cuando se trata de hacer pasar a la verdad por mentira y a la mentira por verdad. Es una ocasión para hablar de estos temas con propiedad, una oportunidad para que el creyente profundice en las razones de su fe y sepa dar razón de su esperanza, y también para que un intelectual no creyente que quiera saber algo más serio que el Da Vinci Code sobre los evangelios apócrifos, Magdalena o la Edad Media acceda a una fuente seria. Creo que este fenómeno terminará beneficiando al cristianismo. Hoy la prensa quiere saber sobre Jesús, sobre los Evangelios, sobre Maria Magdalena...

U- ¿Qué es para la Iglesia Católica el Santo Grial?

MP- Para la Iglesia es lo que es para la historia. El Santo Grial es un invento del siglo XIII y no tenía nada que ver ni con el cáliz de Jesús, ni tampoco con los disparates que se le ocurren a Brown. Con el tiempo las leyendas medievales mezclaron la ficción del Santo Grial de Chretièn de Troyes con el cáliz de la última cena. Pero lo cierto es que no significa nada relevante para la Iglesia. Estuve en Valencia en la iglesia donde está una de las versiones del "Santo Grial", una copa dorada muy hermosa, pero que dista mucho de ser el cáliz de la última cena de Jesús, que seguramente nadie sepa donde fue a parar.

U- ¿Quién fue María Magdalena para la Iglesia Católica?

MP- La Iglesia Católica al igual que las demás iglesias cristianas creen lo que dice la historia y no la ficción, porque el cristianismo es una religión que parte de acontecimientos históricos y no de mitologías como hacían los gnósticos. De María Magdalena sabemos que fue una importante discípula de Jesús, a la cual la Biblia dice que la liberó de siete demonios, que estuvo presente en la crucifixión y, además, fue llamada "Apóstol de los Apóstoles" durante siglos por haber sido la primera a la que Jesús se le aparece resucitado. No se puede inferir de los textos que haya sido prostituta, ya que esa es una asociación que se hizo en el siglo VI por confundirla con otras mujeres del Nuevo Testamento, pero eso ya está aclarado hace más de cuarenta años. María Magdalena siempre fue una santa para la Iglesia y su culto hasta hoy es muy importante.

U- ¿Por qué le pareció importante escribir el libro Qué hay de cierto tras el Código Da Vinci?

MP- Porque no podía creer que tanta gente terminara de leer la novela diciéndome que estaba impactada de todo lo que había aprendido y con grandes sospechas sobre la historia del cristianismo. Ese era el efecto en el lector, lo cual me llamó mucho la atención y cuando me enteré que Dan Brown afirmó públicamente que su novela -plagada de disparates históricos- es una erudita investigación, me puse a leer la novela. Mientras la leía me divertía con las ocurrencias del autor, pero ante tal confusión quise poner en claro y en un lenguaje divulgativo (no académico) la verdad histórica sobre los temas por los que el "Código" se pasea confusa y temerariamente, nada menos que 2000 años de historia. No todos tenemos que saber todo de todos los temas y me pareció importante hacer una mirada crítica desde la historia de las religiones a sus afirmaciones pseudohistóricas.

De manera particular me motivaron las preguntas de mis alumnos en clase y la necesidad de los pastores de las Iglesias que no pueden estar en todos los temas que van saliendo, ya que si así fuera vivirían atrás de cada panfleto que se publica. Algunos obispos, sacerdotes y pastores evangélicos me habían pedido conferencias sobre el tema desde el año pasado, y el libro fue producto de toda una demanda de clarificación al respecto.


U- ¿Cuáles son los principales errores que encontró en el libro?

MP- Habría que escribir un libro de 1000 páginas para detallar sus miles de errores históricos, tergiversaciones, cronologías mal hechas, documentos inexistentes, etc. Basta con decir que su primera página titulada "Los hechos" que supuestamente es real y no ficticia afirma cosas falsas. Allí se dice que "El Priorato de Sión es una sociedad secreta fundada en el año 1099... a la que pertenecieron Leonardo Da Vinci, Newton...", y la verdad es que el Priorato de Sión fue fundado por un antisemita francés llamado Pierre Plantard en 1956. Leonardo Da Vinci tendría que esperar hasta el siglo XX para pertenecer a tan honorable asociación esotérica.

Dan Brown tergiversa todo sobre el tema de los evangelios, pero lo cierto es que los evangelios que están en la Biblia fueron escritos por apóstoles o sucesores de los mismos entre los años 50 y 95, por lo tanto son los más antiguos y originalmente cristianos. En cambio los apócrifos gnósticos no son de origen cristiano, no son históricos y fueron escritos por grupos esotéricos a partir del año 140, y la mayoría son del siglo II, III y IV, como el de Judas, el de María Magdalena, el de Tomás, Felipe, etc. Ninguno de estos textos llamados apócrifos tienen por autor a los pseudónimos que aparecen en el encabezado. Brown afirma un montón de disparates sobre este tema y recorta y pega frases descontextualizadas de los textos gnósticos, que por otra parte no están ocultos en ninguna parte. Su nombre apócrifo (oculto o secreto) se lo ponían sus autores, no significa que estén escondidos. Sobre María Magdalena se sabe que nunca llegó al sur de Francia porque hasta el siglo III no hay cristianismo en el sur francés, además esa es una leyenda del siglo IX sobre Lázaro, Marta y María de Betania que llegan con una egipcia llamada Sara, pero tampoco era María Magadalena. Sobre los Templarios no sabe nada, ni sobre religiones paganas, ni sobre los egipcios, y menos sobre el Santo Grial.

Dan Brown dice (al igual que algunos documentales recientes) que los gnósticos eran cristianos marginales y feministas, lo cual es ridículo y anacrónico. Los gnósticos eran un movimiento religioso no cristiano surgido de la mezcla de doctrinas filosóficas griegas y orientales, que asimilaba elementos cristianos y escribían textos llamados "evangelios" con nombres de apóstoles, pero para combatir al cristianismo y a su vez eran una mezcla sincrética de creencias persas, mesopotámicas, egipcias, judías y con una gran influencia del pitagorismo y del neoplatonismo, razón por la cual despreciaban la materia y a las mujeres. Brown cree que los gnósticos eran feministas, y que los cristianos negaban la humanidad de Jesucristo. Y era justo al revés, los cristianos defendieron tanto la humanidad como la divinidad de Jesús, y además los gnósticos sí negaban la humanidad de Cristo (Concilio de Constantinopla, 381). El tan famoso evangelio de Tomás dice que Jesús hará de María Magdalena un varón, porque si no la transforma en macho ella no entraría al reino de los cielos (v. 114). ¡Vaya feminismo el de los gnósticos! Podríamos seguir horas con sus errores y deliberadas confusiones.



U- ¿Qué encontrará el lector en el libro Qué hay tras el Código Da Vinci?

MP- Una breve exposición sobre temas históricos en los que el "Código" ha confundido mucho a la gente más sencilla y a no pocos intelectuales que no manejan estos temas porque no son de su ámbito académico.

Encontrará respuestas a preguntas como: ¿Creían los primeros cristianos que Jesús era Dios o fue un invento posterior de la jerarquía eclesiástica? ¿Oculta la Iglesia evangelios auténticamente cristianos o no? ¿De qué tratan los textos gnósticos hallados en Egipto llamados "evangelios apócrifos"? ¿Quiénes eran los gnósticos en la antigüedad? ¿Quién era en verdad María Magdalena? ¿Se casó Jesús?, ¿tuvo hijos? ¿Cómo saber si la Biblia fue modificada o no a lo largo de la historia? ¿Quiénes eran los Caballeros Templarios y cómo fue su condena? ¿Existió el Santo Grial? ¿A quién pintó Leonardo Da Vinci en la última cena al lado de Jesús? ¿A cuánta gente quemó la inquisición? ¿Existe un esoterismo cristiano negado por la Iglesia Católica? ¿Existió de verdad el Priorato de Sión? ¿Qué es un dogma en la Iglesia Católica y porque se defienden? ¿Existe de verdad una silenciosa conspiración cristiana que atraviesa la historia de occidente?... ¿Se trata de una novela de ficción o hay algo de cierto detrás de sus teorías?

Estas y otras preguntas son las que arman el texto que hemos publicado recientemente. No encontrará un tratado apologético contra el libro, ni tampoco una fantasía de mundos míticos como tantos libros hay sobre "Más allá del Código", "Descifrando el Código...", sino una mirada histórica con una amplia bibliografía recomendada para quienes deseen profundizar aún más en estos temas.

Por consultas a Miguel Pastorino:


  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.