text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Diccionario Panhispánico de dudas: ¿Imprimido o impreso?

      
Los miembros de las 22 Academias de la Lengua Española (19 latinoamericanas, la española, la norteamericana y la filipina) trabajaron durante cinco años en la elaboración del Diccionario Panhispánico de Dudas. Una herramienta que resuelve interrogantes relacionadas con el uso del español en la comunidad hispanohablante. El diccionario trata de orientar al lector para que pueda discernir entre usos divergentes, cuáles pertenecen al español estándar (la lengua general culta) y cuáles están marcados geográfica o socioculturalmente.

La idea de esta obra se gestó en el Congreso del Español celebrado en Zacatecas (México) en 1999. Seis años después y bajo la coordinación de la Real Academia Española (RAE), se lanza en España, en noviembre de 2005, un volumen que contiene 7.250 entradas referidas a las dudas más importantes que plantean la escritura y el habla del castellano actual: acentuación, dicción, el uso de las mayúsculas, los extranjerismos, pronunciación, ortografía, formación del plural y del femenino, sintaxis y uso de vocabulario, entre otras.

"Es verdad que hay buenos libros de estilo en los medios de comunicación, pero los hispanohablantes quieren oír la voz de las academias. A su vez, éstas necesitan un instrumento ágil para hacer recomendaciones, en especial las que atañen a extranjerismos y neologismos", subrayó Victor García de la Concha, director de la Real Academia Española, en el lanzamiento realizado en España.

El Diccionario Panhispánico de Dudas da respuesta a muchos de los problemas que se plantean en el uso diario del español. El idioma español es hablado por 400 millones de personas de gran diversidad cultural de la comunidad hispanohablante, en la que los españoles sólo representan el 10%. Esto quizás haga pensar que existen muchas diferencias entre el español que se habla en España y el que se emplea en Iberoamérica. Sin embargo, los expertos participantes en el proyecto cifran en un 80% las coincidencias del acervo común, mientras que las diferencias sólo aparecen en el 20% de las expresiones.

La iniciativa partió como respuesta a las 50.000 preguntas anuales, unas 300 diarias, que llegaban a las distintas Academias de la Lengua sobre el correcto uso del idioma. Para el director de la RAE, el diccionario constituye el símbolo "sin rodeos de una nueva política de las Academias, una política que camina hacia una lingüística panhispánica, la unión de ambos lados del Atlántico para hacer más fuerte al castellano".

El nuevo diccionario no trata de implantar una uniformidad total en el uso de la lengua, aunque sí cierta homogeneidad a la hora de utilizar los neologismos o extranjerismos, respetando y manteniendo la diversidad que existe actualmente. Además, este diccionario pretende presentar nuevos planteamientos de cuya aceptación o rechazo por parte de los hablantes dependerá su posterior inclusión o no en las obras básicas de la Academia: el Diccionario, la Gramática y la Ortografía.

El Diccionario Panhispánico de Dudas se dirige tanto a quienes buscan resolver con rapidez una duda concreta y, por consiguiente, están solo interesados en obtener una recomendación de buen uso, como a quienes desean conocer los argumentos que sostienen esas recomendaciones. Cada lector obtendrá una respuesta adecuada a sus intereses, particulares o profesionales, y a su nivel de preparación lingüística.



Más información
buscon.rae.es/dpdl

Algunos ejemplos que integran el Diccionario Panhispánico de Dudas

¿Se acentúan las mayúsculas?

1.1. El empleo de la mayúscula no exime de poner tilde cuando así lo exijan las reglas de acentuación (TILDE2, 7): ÁFRICA/África. Únicamente las siglas, que se escriben enteramente en mayúsculas, no llevan tilde: CIA (del ingl. Central Intelligence Agency), y no CÍA.

¿Es correcto detrás mío?

detrás. 1. Adverbio de lugar que significa ‘en la parte posterior’. (…) 2. Por su condición de adverbio, no se considera correcto uso con posesivos: detrás mío, detrás suyo, etc. (debe decirse detrás de mí, detrás de él, etc.). En el habla popular de la zona andina (el Perú, Bolivia y el Ecuador) se usa con posesivos antepuestos, en construcciones precedidas de la preposición en (más raramente por): Se colocó en su detrás. Se recomienda evitar esta construcción en el habla esmerada.

¿Se dice adecua o adecúa?

adecuar(se). ‘Acomodar(se) o adaptar(se). En el culto se acentúa preferentemente como averiguar (APÉNDICE, 1, nº6): "Los hechos históricos se adecuan a los intereses más diversos" (Vega, Estado [ Chile 1991]); pero hoy es frecuente, y también más válida, su acentuación como actuar (->APÉNDICE 1, nº.7): "El organismo adecúa sus respuestas a las estimulaciones y posibilidades del medio" (Pinillos Psicología [Esp. 1975]).

¿Imprimido o impreso?

Imprimir.[…] Tiene dos participios: el regular imprimido y el regular impreso. Aunque existe hoy una clara tendencia, más acusada en América que en España, a preferir el uso de la forma irregular impreso, ambos participios pueden utilizarse indistintamente en la formación de los tiempos compuestos y de la pasiva perifrásica: "Habían impreso en su lugar billetes de a cien" (GaMárquez Amor [Col. 1985]); "La obra […] circulaba dos años después de haber sido impresa en una ciudad protestante" (Trabulse Orígenes [Méx. 1994]; "En total se han imprimido 35 000 carteles" (Mundo [Esp.] 11.11.96); "Esta obra ha sido imprimida por La Torre de Papel" (Prensa [Nic.] 21.10.97). En función adjetiva se prefiere en todo el ámbito hispánico la forma irregular impreso: "Contempló una vez más la imagen impresa en la tarjeta postal" (Martini Fantasma [Arg. 1986])

Fuente: www.rae.es
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.