text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Hacia un Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas

      
A principios de este mes, la Dirección General de la Biblioteca Nacional invitó a bibliotecarios y encargados de bibliotecas municipales, vecinales y de centros de enseñanza de cada departamento de Uruguay a participar del Primer Encuentro Nacional de Bibliotecas Públicas, Populares y Centros educativos. El objetivo: formular un nuevo modelo de gestión bibliotecaria que atienda a las necesidades actuales de los ciudadanos y a un país moderno y democrático, construido sobre los principios de equidad e integración. El segundo objetivo: discutir cómo llevarlo a cabo y, fundamentalmente, hacerlo comenzar a andar.

El lugar elegido para el encuentro fue la Biblioteca "Dámaso Antonio Larrañaga" de Nueva Helvecia, Colonia. Helena Corbellini, docente, escritora, quien estuvo a cargo de la organización del evento, señaló a Universia el por qué de la elección: "Buscamos la descentralización, no sólo como discurso, sino como realidad. Por eso no quisimos que el Encuentro fuese en Montevideo. Nueva Helvecia cuenta con una biblioteca popular modélica, gestionada por los vecinos y que ha logrado sostener su actividad, incrementar el acervo, detectar las necesidad de la comunidad y tratar de satisfacerlas".

Desde distintos puntos del país: Caraguatá, Young, Bella Unión, Paso de los Toros, entre otros, llegaron 150 delegados de bibliotecas, y 50 personas que, por cuenta propia, haciéndose cargo de sus gastos, o pagos por la institución interesada que los enviaba (liceo o comisión vecinal), participaron de extensas jornadas de debates.

Según la encargada de la organización, en el encuentro se buscó que las bibliotecas se conocieran, se identificaran y expusieran sus ideas; y recién allí comenzar a planificar y articular el tan ansiado Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas. "El resultado del Encuentro demostró que era necesario estar juntos, oírnos, intercambiar vivencias y disfrutar de la camadería que aparece en jornadas como éstas cuando se reúne la gente de buena voluntad".

En una entrevista realizada por Universia a Tomas de Mattos, director de la Biblioteca Nacional, a meses de su asunción, el escritor había señalado al Sistema Nacional de Bibliotecas como uno de sus principales proyectos. "Nuestra Biblioteca, pese a que se llama Biblioteca Nacional, es montevideana. O sea, para acceder a los libros uno tiene que venir en persona acá a la sede de 18 de julio... Para que la Biblioteca Nacional llegue a Bella Unión, al Chuy, la mejor forma es a través de una biblioteca digital, donde la comunicación y un servicio virtual sean los instrumentos. Eso implica una página web fuerte, donde en primer lugar se pueda acceder desde el exterior y el interior al acervo disponible. La idea es hacer una red de bibliotecas, pero eso necesita un sistema, en el cual se debe catalogar todos los libros, de acuerdo a criterios metodológicos que deben ser iguales en todos los lugares".

Las ideas que en ese momento planteó de Mattos, se vieron plasmados en los dos días que duró el evento (7 y 8 de marzo). En dichas jornadas, el escritor dio a conocer el documento "Las bibliotecas del siglo XXI", a partir del cual los diferentes participantes debatieron. En él expuso la necesidad de dotar a cada biblioteca del país con un adecuado equipamiento informático, en el que cada una cuente con el acervo actualizado en papel y digital. Según de Mattos, actualmente existe la posibilidad, a través del uso de Internet o de una Intranet, de que bibliotecas compartan la gestión de un mismo acervo de libros en soporte electrónico. Lo que permitiría la multiplicación de la oferta de títulos que se le ofrece al público.

Otras de las propuestas, fue la puesta en práctica de microcentros culturales en cada una de las bibliotecas, lo que facilitaría el acceso a un público más diverso. Para ello las bibliotecas, junto con centros culturales, trabajarán como núcleos de una red nacional de actividades de extensión cultural, recibiendo las distintas propuestas que pueden venir de diversos actores de la sociedad civil (editoriales, sellos musicales, entidades de cine, teatro, entre otros).

Finalmente, se estableció como prioridad, brindarle a trabajadores y pequeños empresarios recursos para el desempeño de sus tareas, a través de cursos de actualización. Teniendo en cuenta que la calidad del servicio que el funcionario le dispensa al usuario es lo que determina que el usuario siga concurriendo o no a la biblioteca y gozando o no cada vez más de sus servicios.

Con este proyecto se busca extender y profundizar el acceso de todos los ciudadanos a los bienes y servicios culturales, a través del mayor desarrollo posible de todas las modalidades técnicas. Para Tomás de Mattos "las trincheras en las que se jugará el éxito o fracaso de la red uruguaya de bibliotecas públicas se tenderán –finalmente- en cada uno de sus locales".

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.