text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Presentaron la Quinta Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas en Hogares

      
Imagen Relacionada
Quinta Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas

La Quinta Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas en Hogares – 2011 concluyó que el consumo de marihuana y cocaína aumentó, y el de pasta base se estabilizó. Julio Calzada, secretario general de la JND, explicó que esto puede explicarse por dos factores: uno económico y otro cultural.

"El económico ya es conocido, muchos de quienes consumían pasta base hoy tienen dinero para comprar cocaína", dijo el jerarca. Pero además, "en algunos sectores que antes preferían la pasta base, y que eran acaparados por la cultura plancha, hoy está mejor visto consumir cocaína".

Las diferencias entre el consumo de cocaína y pasta base son múltiples. El consumo de esta última sustancia se caracteriza, desde 2006, por una segmentación territorial y socioeconómica y está concentrado, en especial, en las zonas más vulnerables: Manga, Piedras Blancas, Ituzaingó, Villa Española, Unión, Jardines del Hipódromo, Punta de Rieles, Casavalle y Las Acacias.

En cambio, aseveró Calzada, "las personas que consumen cocaína están más incluídas socialmente”. Agregó que, “sin lugar a dudas, el consumo de cocaína tiene un impacto social y sanitario menor que el impacto que produce la pasta base".

El estudio afirma que el 1,9% de la población representada consumió cocaína en los últimos 12 meses. El 6,2% de las personas entre 15 y 65 años la probó alguna vez en su vida.  Solo la experimentación tuvo un crecimiento estadísticamente significativo entre 2006 y 2011. El 34% de los que consumieron cocaína en el último año presenta signos de dependencia, lo que representa a 10.204 usuarios.

En tanto, el consumo de pasta base no representa cambios significativos con respecto a la medición de 2006. El 1,1% declara haberla consumido alguna vez en su vida. El consumo es mayor en hombres que en mujeres y en menores de 30 años que en mayores de esta edad.

El informe también concluyó que nueve de cada 10 personas de entre 15 y 65 años probó alcohol alguna vez en la vida y tres de cada cuatro lo hizo en los últimos 12 años. El consumo habitual es declarado por más de la mitad de las personas (55,3%). En todos los rangos de edad, los hombres presentan mayor dependencia que las mujeres.

Respecto al tabaco, el 31% de las personas es consumidor habitual lo que está señalando un descenso significativo (de tres puntos porcentuales) con el consumo registrado en 2006.

En cuanto a los psicofármacos, el 16% de la población estudiada consumió tranquilizantes alguna vez en su vida. Uno de cada seis lo hizo sin prescripción médica y de aquellos casos en que sí tenían receta, solo en el 42% fue otorgada por un psiquiatra.

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.