text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Uruguay cuenta con la mejor democracia entre las naciones en desarrollo

      
<div align=justify> El informe, que se elabora cada dos años por la Fundación Bertelsmann de Alemania, señaló que <strong>Uruguay alcanzó una nota de 9,95 puntos sobre un total de 10</strong>, por encima de República Checa, Taiwán y Eslovenia que sumaron 9,65 unidades. </div><div align=justify><br/> Además, el BTI elogia avances económicos y la gestión del gobierno uruguayo. Uruguay obtuvo puestos destacados en esos otros dos apartados que analiza el informe: en gestión de gobierno figura segundo del mundo, solo después de Taiwán, y es décimo en transformación económica. </div><div align=justify><br/> El BTI mide los avances en democracia, economía y gestión de gobierno en 128 países emergentes y en desarrollo en base a datos recogidos por expertos locales y extranjeros. En conjunto está considerado un indicador fiable del grado de desarrollo de un país. </div><div align=justify><br/><em>“El caso de Uruguay es sorprendente”, explicó Hauke Hartmann, directivo de la fundación. “En el informe anterior ya figuraba con muy buenos valores, pero ha logrado seguir mejorando. Tiene un puntaje casi perfecto en transformación democrática y notas impresionantes en los otros dos apartados”</em>. </div><div align=justify><br/> Ese desempeño casi perfecto de Uruguay se registró en la categoría <em>“<a href=https://noticias.universia.edu.uy/en-portada/noticia/2011/07/26/850865/universidad-publica-puede-ser-escuela-democracia.html target=_blank>democracias</a> consolidadas”, </em>la que también integran Brasil, Chile y Costa Rica. No así Argentina y Paraguay por ser <em>“democracias defectuosas”</em>, y menos aún Venezuela al tratarse de un <em>“régimen autocrático”, </em>según el informe. </div><div align=justify><br/> El trabajo explica que tanto el gobierno del ex presidente Tabaré Vázquez como el de José Mujica <em>“reforzaron las instituciones económicas y sociales y promovieron la sostenibilidad”</em>. En cuanto a las recientes medidas fiscales adoptadas por el país, el informe asegura que favorecen el<em> “excelente desempeño económico”,</em> y permitieron la llegada de <em>“instituciones fiscales sólidas, bien capitalizadas y supervisadas”</em>. </div><div align=justify><br/> El flanco débil para nuestro país, según este informe, lo constituye su tamaño y la dependencia de naciones vecinas y mercados extranjeros, además de la alta dolarización. </div><div align=justify><br/> Los informes para realizar este índice son elaborados por 250 expertos que analizan el desarrollo de cada Estado, los problemas y la capacidad para resolverlos por parte de los organismos políticos. Según Aart de Geus, miembro de la Fundación Bertelsmann, <em>“el BTI muestra una vez más que el crecimiento económico no conduce automáticamente al desarrollo social equitativo, esto es principalmente una tarea de formulación de políticas”.</em></div><div align=justify><br/> El BTI mide los avances en democracia, economía y gestión de gobierno en 128 países emergentes y en desarrollo en base a datos recogidos por expertos locales y extranjeros. En conjunto está considerado un indicador fiable del grado de desarrollo de un país. </div><div align=justify><br/> La Fundación Bertelsmann también realiza también realizan otros tipos de estudios: el Índice de Situación, que mide el desarrollo de un país en el camino hacia la democracia y la economía de mercado, y el Índice de Gestión, que evalúa la calidad de los servicios de gestión a los responsables políticos.<br/></div>
El informe, que se elabora cada dos años por la Fundación Bertelsmann de Alemania, señaló que Uruguay alcanzó una nota de 9,95 puntos sobre un total de 10, por encima de República Checa, Taiwán y Eslovenia que sumaron 9,65 unidades.

Además, el BTI elogia avances económicos y la gestión del gobierno uruguayo. Uruguay obtuvo puestos destacados en esos otros dos apartados que analiza el informe: en gestión de gobierno figura segundo del mundo, solo después de Taiwán, y es décimo en transformación económica.

El BTI mide los avances en democracia, economía y gestión de gobierno en 128 países emergentes y en desarrollo en base a datos recogidos por expertos locales y extranjeros. En conjunto está considerado un indicador fiable del grado de desarrollo de un país.

“El caso de Uruguay es sorprendente”, explicó Hauke Hartmann, directivo de la fundación. “En el informe anterior ya figuraba con muy buenos valores, pero ha logrado seguir mejorando. Tiene un puntaje casi perfecto en transformación democrática y notas impresionantes en los otros dos apartados”.

Ese desempeño casi perfecto de Uruguay se registró en la categoría democracias consolidadas”, la que también integran Brasil, Chile y Costa Rica. No así Argentina y Paraguay por ser “democracias defectuosas”, y menos aún Venezuela al tratarse de un “régimen autocrático”, según el informe.

El trabajo explica que tanto el gobierno del ex presidente Tabaré Vázquez como el de José Mujica “reforzaron las instituciones económicas y sociales y promovieron la sostenibilidad”. En cuanto a las recientes medidas fiscales adoptadas por el país, el informe asegura que favorecen el “excelente desempeño económico”, y permitieron la llegada de “instituciones fiscales sólidas, bien capitalizadas y supervisadas”.

El flanco débil para nuestro país, según este informe, lo constituye su tamaño y la dependencia de naciones vecinas y mercados extranjeros, además de la alta dolarización.

Los informes para realizar este índice son elaborados por 250 expertos que analizan el desarrollo de cada Estado, los problemas y la capacidad para resolverlos por parte de los organismos políticos. Según Aart de Geus, miembro de la Fundación Bertelsmann, “el BTI muestra una vez más que el crecimiento económico no conduce automáticamente al desarrollo social equitativo, esto es principalmente una tarea de formulación de políticas”.

El BTI mide los avances en democracia, economía y gestión de gobierno en 128 países emergentes y en desarrollo en base a datos recogidos por expertos locales y extranjeros. En conjunto está considerado un indicador fiable del grado de desarrollo de un país.

La Fundación Bertelsmann también realiza también realizan otros tipos de estudios: el Índice de Situación, que mide el desarrollo de un país en el camino hacia la democracia y la economía de mercado, y el Índice de Gestión, que evalúa la calidad de los servicios de gestión a los responsables políticos.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.