text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Si hay cesárea con el primer hijo, repítalo con el segundo

      
<div align=justify> Para la madre y el niño los riesgos de complicaciones –incluyendo la muerte- son menores si el <a href=https://noticias.universia.edu.uy/vida-universitaria/noticia/2010/04/29/223418/antes-despues-parto.html target=_blank>parto</a> es por cesárea planificada y siempre que el primero de los hijos haya nacido por ese medio. Así lo indica un estudio realizado en Australia y publicado en PLoS Medicine. </div><div align=justify><br/> El estudio Birth After Caesarean Study Group es el primero de su tipo en el mundo y ha recogido los datos de más 2.300 mujeres y sus bebés nacidos en 14 hospitales australianos. Este informe encontró que <strong>las madres que habían planeado una cesárea para el segundo nacimiento, tuvieron menos riesgos que aquellas que eligieron el parto vaginal. </strong></div><div align=justify><br/> El riesgo de complicaciones graves o de muerte para el bebé era del 2,4% para un parto vaginal planificado, frente al 0,9% para una segunda cesárea planificada. </div><div align=justify><br/> Además, las madres de los niños nacidos con cesáreas también tenían menos probabilidades de sufrir complicaciones graves relacionadas con el nacimiento. Por ejemplo, el riesgo de hemorragia grave en las madres era del 2,3% en un parto vaginal planificado, en comparación con el 0,8% para una cesárea planificada. </div><div align=justify><br/> Los expertos calculan que una muerte de nonato podría prevenirse por cada 66 cesáreas planeadas después de una cesárea. Y concluyen que <em>“entre las mujeres con una cesárea previa, planear la repetición de una cesárea en lugar de tener un nacimiento vaginal está asociado con un menor riesgo de muerte fetal o del infante o de una complicaciones graves en el neonato”</em>. </div><div align=justify><br/> La información de este estudio, dice Caroline Crowther, de la Universidad de Adeleida, <em>“ayudará a las mujeres, a los médicos y a políticos a tomar decisiones sobre el cuidado de las mujeres que ya han tenido una cesárea”</em>. La experta reconoce que ambos modos de nacimiento tienen beneficios y riesgos. <em>“Sin embargo, hay que recordar que en Australia (como en la mayoría de los países desarrollados) los riesgos para la madre y el niño son muy pequeños en cualquiera de los modos de nacimiento”.</em></div><div align=justify><br/> Actualmente, sin embargo, las cesáreas se llevan a cabo con una incisión horizontal paralela a las fibras musculares la cual ayuda a que el útero mantenga su integridad y quede listo para un posible parto vaginal. </div><div align=justify><br/> En un comentario sobre este estudio, la doctora Virginia Beckett, portavoz del Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos del Reino Unido, expresa que<em> “elegir un nacimiento vaginal o una cesárea conlleva diferentes riesgos y beneficios”. “Pero en general cualquier elección puede ser segura con riesgos muy pequeños”</em>, añadió la experta. <br/></div><br/>
Para la madre y el niño los riesgos de complicaciones –incluyendo la muerte- son menores si el parto es por cesárea planificada y siempre que el primero de los hijos haya nacido por ese medio. Así lo indica un estudio realizado en Australia y publicado en PLoS Medicine.

El estudio Birth After Caesarean Study Group es el primero de su tipo en el mundo y ha recogido los datos de más 2.300 mujeres y sus bebés nacidos en 14 hospitales australianos. Este informe encontró que las madres que habían planeado una cesárea para el segundo nacimiento, tuvieron menos riesgos que aquellas que eligieron el parto vaginal.

El riesgo de complicaciones graves o de muerte para el bebé era del 2,4% para un parto vaginal planificado, frente al 0,9% para una segunda cesárea planificada.

Además, las madres de los niños nacidos con cesáreas también tenían menos probabilidades de sufrir complicaciones graves relacionadas con el nacimiento. Por ejemplo, el riesgo de hemorragia grave en las madres era del 2,3% en un parto vaginal planificado, en comparación con el 0,8% para una cesárea planificada.

Los expertos calculan que una muerte de nonato podría prevenirse por cada 66 cesáreas planeadas después de una cesárea. Y concluyen que “entre las mujeres con una cesárea previa, planear la repetición de una cesárea en lugar de tener un nacimiento vaginal está asociado con un menor riesgo de muerte fetal o del infante o de una complicaciones graves en el neonato”.

La información de este estudio, dice Caroline Crowther, de la Universidad de Adeleida, “ayudará a las mujeres, a los médicos y a políticos a tomar decisiones sobre el cuidado de las mujeres que ya han tenido una cesárea”. La experta reconoce que ambos modos de nacimiento tienen beneficios y riesgos. “Sin embargo, hay que recordar que en Australia (como en la mayoría de los países desarrollados) los riesgos para la madre y el niño son muy pequeños en cualquiera de los modos de nacimiento”.

Actualmente, sin embargo, las cesáreas se llevan a cabo con una incisión horizontal paralela a las fibras musculares la cual ayuda a que el útero mantenga su integridad y quede listo para un posible parto vaginal.

En un comentario sobre este estudio, la doctora Virginia Beckett, portavoz del Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos del Reino Unido, expresa que “elegir un nacimiento vaginal o una cesárea conlleva diferentes riesgos y beneficios”. “Pero en general cualquier elección puede ser segura con riesgos muy pequeños”, añadió la experta.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.