text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Más frutas y menos alfajores

      
<div align=justify> Óscar Gómez, ex presidente del <a href=https://www.cep.edu.uy/ target=_blank>Consejo de Educación Inicial y Primaria</a>, hoy en el <a href=https://www.mec.gub.uy/ target=_blank>Ministerio de Educación y Cultura (MEC)</a>, y Javier García, diputado del Partido Nacional, son los promotores de esta idea que <strong>busca que los más pequeños en las escuelas tomen el gusto por las frutas y verduras, y dejen de lado las papas fritas o alfajores. </strong></div><div align=justify><br/> Entre los <a href=https://noticias.universia.edu.uy/vida-universitaria/noticia/2009/09/24/128181/mal-comidos.html target=_blank>alimentos</a> que serán promovidos, se encuentran los lácteos, las frutas y las recetas caseras preparadas en la propia escuela, como la pascualina o la tarta de jamón y queso. En las cantinas deberá haber alimentación apta para celíacos. </div><div align=justify><br/><strong>Las comidas que serán anatema en los centros educativos públicos se hallan en primer lugar los snacks y golosinas. Y, también, algún tipo de alfajor saturado en grasa, no el de maicena que obtendrá el visto bueno. Gómez explicó que no serán permitidos los alfajores que en su envoltorio digan <em>“símil chocolate”</em> cuya cobertura está compuesta por grasas saturadas. </strong></div><div align=justify><br/> El proyecto cuenta con una base científica solvente. García, médico de profesión, realizó un estudio junto al Centro de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Montevideo, la Academia Nacional de Medicina y la Sociedad Uruguaya de Pediatría en el que concluyeron que el<strong> 70% de las muertes en Uruguay son causadas por enfermedades crónicas no transmisibles, como cáncer o hipertensión.</strong> En este sentido, la mala alimentación tiene mucho que ver, según García. </div><div align=justify><br/><em>“Nuestro proyecto de ley es una inversión en salud. Esto requiere un gran compromiso de la comunidad educativa. Se trata de un buen ejemplo a seguir”</em>, subrayó el diputado. </div><div align=justify><br/><strong>Los promotores afirman que previamente se realizará una campaña de concientización en todo el país, con repartos de folletos y con la difusión de boletines informativos.</strong> Será una etapa de <em>“convencimiento”</em>, como le llaman. Agregan que la empresa será similar a la que utilizó la Intendencia Montevideo para instalar el uso del cinturón de seguridad o la del Ministerio de Salud Pública cuando inició la prohibición de fumar en lugar públicos. </div><div align=justify><br/><em>“Los niños no ponen resistencia a obtener hábitos saludables. Los que ponen resistencia son los padres”</em>, sentenció Gómez. </div>
Óscar Gómez, ex presidente del Consejo de Educación Inicial y Primaria, hoy en el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), y Javier García, diputado del Partido Nacional, son los promotores de esta idea que busca que los más pequeños en las escuelas tomen el gusto por las frutas y verduras, y dejen de lado las papas fritas o alfajores.

Entre los alimentos que serán promovidos, se encuentran los lácteos, las frutas y las recetas caseras preparadas en la propia escuela, como la pascualina o la tarta de jamón y queso. En las cantinas deberá haber alimentación apta para celíacos.

Las comidas que serán anatema en los centros educativos públicos se hallan en primer lugar los snacks y golosinas. Y, también, algún tipo de alfajor saturado en grasa, no el de maicena que obtendrá el visto bueno. Gómez explicó que no serán permitidos los alfajores que en su envoltorio digan “símil chocolate” cuya cobertura está compuesta por grasas saturadas.

El proyecto cuenta con una base científica solvente. García, médico de profesión, realizó un estudio junto al Centro de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Montevideo, la Academia Nacional de Medicina y la Sociedad Uruguaya de Pediatría en el que concluyeron que el 70% de las muertes en Uruguay son causadas por enfermedades crónicas no transmisibles, como cáncer o hipertensión. En este sentido, la mala alimentación tiene mucho que ver, según García.

“Nuestro proyecto de ley es una inversión en salud. Esto requiere un gran compromiso de la comunidad educativa. Se trata de un buen ejemplo a seguir”, subrayó el diputado.

Los promotores afirman que previamente se realizará una campaña de concientización en todo el país, con repartos de folletos y con la difusión de boletines informativos. Será una etapa de “convencimiento”, como le llaman. Agregan que la empresa será similar a la que utilizó la Intendencia Montevideo para instalar el uso del cinturón de seguridad o la del Ministerio de Salud Pública cuando inició la prohibición de fumar en lugar públicos.

“Los niños no ponen resistencia a obtener hábitos saludables. Los que ponen resistencia son los padres”, sentenció Gómez.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.