text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La UNESCO publica los resultados del informe ‘Educación para todos en el Mundo 2015’

      
<p>Hoy mismo se ha hecho público el <a title=Informe Educaicón para Todos en el Mundo - UNESCO href=https://es.unesco.org/gem-report/ target=_blank rel=nofollow><em>Informe de Seguimiento de la Educación Para Todos (EPT) en el Mundo</em></a>, donde constan los progresos alcanzados de cara al cumplimiento de los objetivos de la EPT y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), relacionados con la educación. Del mismo modo, el informe pone de manifiesto si se han logrado dichos objetivos y si las partes han cumplido con los compromisos que adoptaron en el <strong>Foro Mundial de Dakar</strong>. Se explican también, qué factores pueden ser haber incidido en los niveles de progreso y se acotan las enseñanzas básicas que deberán configurar la agenda mundial de educación a partir de ahora.</p><p>El Marco de Acción de Dakar propuso <strong>tres tipos de intervenciones globales a fin de dar apoyo a los países en su compromiso con la educación</strong>. Estos consistieron en establecer mecanismos de coordinación, algunos de ellos ya existentes y otros nuevos, que en un primer momento fueron esbozados en el Marco de Dakar y posteriormente se modificaron hasta que tomaron la forma deseada. Se realizaron campañas enfocadas a aspectos concretos de la EPT, como la alfabetización de adultos o la paridad de género.</p><p>Por último, se <strong>pusieron en marcha iniciativas para reafirmar y sostener el compromiso político de los países con la EPT</strong>, al mismo tiempo favorecieran el uso de datos y competencias especializadas, que influyeran en las políticas y prácticas nacionales relacionadas con el motivo del Foro, y que establecieran un sistema independiente de seguimiento y elaboración de informes sobre los avances en el camino hacia la consecución de los objetivos de la Educación para Todos.</p><p>En cuanto al logro de resultados en función de los objetivos marcados, el informe establece lo siguiente:</p><h4>Aumenta el número de niños en Preescolar</h4><p>En relación al primer objetivo de la EPT que habla de <strong>mejorar la protección y educación de la primera infancia</strong>, los resultados indicaron que en 2012 fueron 184 millones los niños que se matricularon en Preescolar. Esto representa un aumento de casi dos tercios en comparación con el año 1999.</p><p>El informe también analiza la mortalidad y la mejora de la nutrición infantil, que forman parte del primer objetivo: según los resultados en 2013, 6,3 millones de niños menores de cinco años murieron por causas inevitables, a pesar de que <strong>las tasas de mortalidad de los niños cayeron casi un 50%</strong>. Por otro lado, y pese a la mejora registrada, los estudios muestran que uno de cada cuatro infantes en el mundo tiene todavía una estatura inferior a la media para su edad. Ello denota una deficiencia crónica de nutrientes esenciales para su crecimiento.</p><blockquote style=text-align: center;>En 2012 fueron 184 millones los niños que se matricularon en preescolar</blockquote><p>Concretamente en América Latina, poco más de la mitad de los países de la región logró alcanzar una tasa de matriculación en la enseñanza primaria del 80%. Entre los que lo consiguieron se encuentran Ecuador, Chile, Perú y México. <strong>Sólo dos países, República Dominicana y Paraguay</strong>, tienen menos del 40% de los niños matriculados. En general, la participación de la región en la educación pre-primaria sufrió un aumento del 75% desde el año 2000.</p><h4>Casi 58 millones de niños no acudían a la escuela en 2012</h4><p>El <em>Informe de Seguimiento Global de la UNESCO</em> analizó las tasas netas de matrícula en la educación primaria y la cuestión del abandono escolar, además de hacer previsiones para el 2015.</p><p>Otro de los objetivos analizados por la <a title=UNESCO href=https://www.unesco.org/new/es/unesco/about-us/ target=_blank rel=nofollow>UNESCO</a> se refiere a la <strong>educación primaria universal de calidad</strong> para los niños, <strong>sobre todo las niñas y los que pertenecen a las minorías étnicas</strong>. En un total de 140 países con datos disponibles, 52% alcanzó el objetivo, mientras que el 9% quedó muy lejos de la meta. Los resultados mostraron un alcance de la tasa neta de la matrícula en educación primaria de 93% para 2015.</p><p>Además de eso, el seguimiento mostró una <strong>mejora significativa a razón de las tasas netas de matrícula</strong>, con un aumento de por lo menos el 20% entre 1999 y 2012, en 17 países, 11 localizados en África Subsahariana.</p><p>A pesar de los aumentos registrados, el informe indica que en el año 2012, casi 58 millones de niños estaban fuera de la escuela y que el progreso en la reducción de ese número se estancó.</p><blockquote style=text-align: center;>1 de cada 6 niños nacidos en países de bajos y medios ingresos no han terminado la educación primaria</blockquote><p>El <strong>abandono escolar es otra difícil realidad</strong> señalada en el documento: en 32 países, la mayoría de ellos en África Subsahariana, se espera que por lo menos 20% de los niños matriculados no llegue al último grado.</p><p>Las encuestas también indican que hasta la fecha límite de 2015, uno de cada seis niños - casi 100 millones - nacidos en países de ingresos bajos y medios, no han completado la educación primaria. En otras palabras, decenas de millones de niños todavía estarán fuera de la escuela en 2015.</p><p>Una de las principales <strong>barreras para el acceso a la educación</strong> son las zonas de conflicto: el 26% de los niños que se encuentran fuera de la escuela están en zonas afectadas por conflictos. La baja calidad de la educación y la enseñanza no gratuita también son señaladas como desafíos persistentes.</p><p>Por último, los resultados finales indican que la <strong>marginación de las minorías etnolingüísticas, las personas portadores de VIH y las personas con discapacidad</strong>, debe ser enfrentada para alcanzar la educación primaria universal.</p><h4>La diferencia de ingresos todavía interfiere en el acceso a la educación</h4><p>Entre los factores evaluados figura la capacidad para <strong>garantizar el aprendizaje de jóvenes y adultos</strong>. En relación a este punto, se hizo un análisis específico de los avances mundiales en cuanto a la educación secundaria; los resultados indicaron un aumento de un 14% en la tasa bruta de matrícula en el primer nivel de enseñanza secundaria entre 1999 y 2012.</p><p>El documento también indica que desde 1999 se registró un rápido crecimiento de la participación en ese nivel educativo en países como Afganistán, China, Ecuador, Marruecos y Malí. Cabe mencionar que este último país es parte del África Subsahariana, <strong>región que presentó un aumento de más de un 50% en las tasas de matriculación</strong>, uno de los puntos mencionados como exitoso. Otro avance conquistado en el período 1999-2012, fue la disminución del número de adolescentes fuera de la escuela, pasando de 99 millones de jóvenes a 63 millones.</p><p>Otro esfuerzo que también se remarca en el informe, es que <strong>94 países lograron la gratuidad de su primer nivel de educación secundaria</strong>. Además de eso, 27 países instauraron la enseñanza obligatoria e incluso, muchos pusieron fin a los exámenes de admisión.</p><p>A la par de estos datos, el <strong>número de adolescentes fuera de la escuela en 2012 se ubicó en los 63 millones</strong>, sin registrarse una disminución en la cantidad de jóvenes que trabaja. Además, un tercio de los adolescentes que viven en países con ingresos bajos o medios no logrará completar el primer ciclo de educación secundaria durante el 2015.</p><p>Se constató también una <strong>notoria desigualdad entre las familias ricas y pobres</strong>; en Filipinas, por ejemplo, sólo el 69% de los alumnos de las familias con menos recursos que logran concluir su educación primaria tienen la posibilidad de ingresar al secundario, en comparación con un 94% de estudiantes de familias con mayores facilidades. Estos datos muestran que las desigualdades todavía persisten en este nivel educativo.</p><blockquote style=text-align: center;>Un tercio de los adolescentes que viven en países con ingreso bajo o medio no logrará completar el primer ciclo de educación secundaria durante el 2015</blockquote><p>En lo que refiere a los conocimientos de la población acerca del VIH, se registraron mejoras pero todavía se está lejos de que estas sean universales. El conocimiento de las enfermedades sexuales es entendido, según este informe, como una habilidad transferible que posibilita el progreso social.</p><p>En el caso puntual de Brasil, el reporte remarca que en <strong>2012 más de tres millones de alumnos fueron registrados en programas de educación para jóvenes y adultos</strong> (pensados para personas con más de 15 años de edad). En esta cifra se encuentran incluidos inmigrantes, trabajadores rurales y personas en situación de pobreza o provenientes de familias de clase social baja. Pese a ello, persiste un problema en la calidad de la educación que sigue siendo calificada como deficiente. Además de ello, también se constata un alto índice de abandono.</p><p>Como contracara, en Noruega el sistema de educación para adultos es diversificado, teniendo la oportunidad de acceder a “enseñanza media popular”, asociaciones de educación, centros de formación lingüística para inmigrantes y educación a distancia.</p><h4>La capacitación de los docentes es determinante para garantizar la igualdad de género en la educación</h4><p>Una de las ambiciosas intenciones del Informe ‘Educación para todos 2015’, fue “eliminar la disparidad de género en la educación primaria para el 2005 y <strong>alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres en la educación</strong>”. El objetivo es garantizar el acceso completo y equitativo de las féminas a una educación básica de buena calidad.”</p><p>Aunque la paridad de género, –representación igualitaria de alumnos y alumnas en las escuelas– no haya sido alcanzada por todos, en la educación primaria, 104 países llegaron a ese nivel en 2012, frente a sólo 83 en 1999. Otro dato positivo para las mujeres es que en <strong>1999 había 73 en los cuales existía una disparidad desfavorable para las féminas</strong>, mientras que en 2012, la cifra marcaba 48.</p><blockquote style=text-align: center;>En cuanto a la paridad de género, aunque se ha registrado una mejora, no se han alcanzado los objetivos marcados</blockquote><p>Los asuntos económicos también influyen en este contexto favoreciendo la disparidad, especialmente en la educación primaria. En general, entre los niños que no están matriculados, <strong>el 43% jamás irá a la escuela</strong>. De ese total, el 48% son mujeres mientras que el 38% son varones.</p><p>En relación a la educación secundaria, se estima que <strong>solamente el 48% de las naciones cumplieron con este objetivo en 2015</strong>. Sin embargo, existen casos de éxito que deben ser tomados en cuenta. En 1999, 30 países tenían menos de 90 alumnas por cada 100 alumnos en enseñanza secundaria, número que descendió a 19. Otra buena noticia es que en 2010 el promedio de mujeres que completaban la enseñanza fundamental era de 93 por cada 100 hombres, una mejora evidente frente a las 81 mujeres que lo lograban en el año 2000.</p><p>En lo que se refiere a la igualdad de género en la educación –garantía de una experiencia educacional de calidad para hombres y mujeres– quedan desafíos aún mayores por delante. Entre los factores que más obstruyeron el acceso del sexo femenino a la educación se encuentran la carencias estructurales (sobre todo en saneamiento) de las escuelas, la distancia entre los institutos y las viviendas, y los casamientos a corta edad. Sobre este último punto, los datos muestran que entre los años 2000 y 2011, “<strong>el 30% o más de las mujeres de entre 20 y 24 años estaban casadas o comprometidas desde los 18</strong>” en los 41 países relevados.</p><blockquote style=text-align: center;>Solamente el 48% de las naciones cumplieron el objetivo de la educación secundaria en 2015</blockquote><p>La seguridad en cuanto a la <strong>violencia física, psicológica o</strong> sexual también es una prioridad para las mujeres, y uno de los principales factores que aumentan su acceso a la educación. En este sentido, la presencia de profesoras en los países con más discriminación es esencial. En todo el mundo, el número de mujeres docentes aumentó apenas un 5% entre 1999 y 2012, pasando de un 58% a un 63%. Sin embargo, en varios países hay una gran representación femenina entre los docentes jóvenes.</p><p>Por otro lado, existe disparidad también entre los profesores, ya que los <strong>puestos de liderazgo en la educación tienden a ser de ocupación masculina en una mayor proporción</strong>, incluso en los lugares donde hay más educadoras.</p><p>Aunque el acceso a la educación esté más restringido para las mujeres, <strong>la tasa de abandono de los hombres es mayor</strong>, y existen más obstáculos que dificultan su permanencia en el salón de clases, por ejemplo, la pobreza y necesidad de entrar en el mercado laboral, ingreso tardío a la escuela, bajo rendimiento y desinterés. Existe también una escasez de políticas públicas que apunten a detener la evasión de los varones, como un refuerzo escolar.</p><p>De acuerdo a la Unesco, este panorama puede ser mejorado principalmente a través del entrenamiento y capacitación de los profesores para convertir el ambiente escolar en uno más igualitario. Entre las posibles medidas se encuentran la reforma de los libros didácticos, ya que estos reproducen muchos preconceptos de género en diversos países, entrenar a los profesores para que puedan <strong>lidiar con cuestiones de género valorizando la igualdad y la inclusión</strong>, establecer políticas para detener la violencia de género y para que niños y niñas puedan obtener resultados equitativos.</p><h4>Las evaluaciones nacionales de aprendizaje ayudaron a mejorar la calidad de la educación</h4><p>El último de los objetivos planteados, la <strong>calidad de la educación</strong>, tuvo resultados interesantes en estos 15 años. Uno de los mayores descubrimientos fue el hecho de que la ampliación del acceso no implica una mejora automática de la calidad de la educación, pero que es posible conciliar estos dos factores y expandir el número de vacantes y los niveles de aprendizaje.</p><p>De acuerdo con el informe, uno de los factores determinantes para la mejora de la educación fue el aumento de la <strong>cantidad de evaluaciones nacionales de aprendizaje</strong>. Entre 2000 y 2013, 1.167 evaluaciones de este tipo fueron aplicadas frente a las 283 de la década de los ‘90. Dicho crecimiento es importante debido a que se proporcionan más datos para que las naciones puedan invertir de forma precisa y eficaz, por ejemplo, en la remodelación de materiales didácticos y en el direccionamiento de presupuesto a las áreas más carentes.</p><blockquote style=text-align: center;>Ampliar el acceso a la educación no implica una mejora de la calidad de la misma</blockquote><p>Entretanto, los desafíos siguen siendo enormes, principalmente en lo que concierne a los profesores. La gran <strong>disparidad existente en la tasa de alumnos por profesor en la educación primaria</strong> presentó una caída significativa durante el período, en el que 121 de los 146 países consiguieron reducir el número de estudiantes para cada docente.</p><p>En Europa y América del Norte se hallaron los mejores resultados, con 1 profesor por cada 14 estudiantes. Por otro lado, en el África Subsahariana la situación continúa siendo grave: <strong>el promedio de alumnos por profesor llega a ser de 42</strong>. Cuando el recorte se mide en relación a los profesores formados, el abismo es aún mayor: 55 estudiantes por cada docente. En América Latina, esta tasa corresponde a 23 alumnos.</p><p>En general, para balancear este déficit de profesores, serían necesarios 4 millones de educadores, 63% de ellos en África Subsahariana. Otro dato preocupante fue el bajo número de profesores calificados de escuela primaria existente en muchas regiones. El índice más preocupante es el de Guinea-Bissau, donde <strong>apenas el 39% de los maestros de este nivel de enseñanza cumplen con los requisitos necesarios</strong>. Aún en África Subsahariana, la distribución de los profesores es muy irregular, siendo que las escuelas privadas llegan a tener hasta 30 alumnos menos por profesor que las públicas.</p><p>Para suplir esta carencia, según el documento, los gobiernos deben optar por la valorización de los profesores, mejorando los salarios y creando planes de carrera. La contratación de profesores temporales se muestra eficaz solo en las localidades donde la comunidad es más participativa. En el caso contrario, como estos docentes tienden a tener un nivel de instrucción inferior, el impacto en la educación puede ser negativo, como sucede en Níger o en Togo.</p><blockquote style=text-align: center;>Otro dato preocupante fue el bajo número de profesores calificados de escuela primaria existente en muchas regiones</blockquote><p>Aunque estos son fundamentales, <strong>mejorar la calidad de la educación no depende únicamente de los educadores</strong>. El fortalecimiento de los materiales didácticos, la estructura adecuada de las aulas (saneamiento y mantenimiento) y el tiempo que los alumnos pasan en la escuela influyen directamente en el desempeño. En cuanto a este último criterio, hubo un declive global en la última década: en las escuelas primarias, los estudiantes pasan, en promedio, menos de 1.000 horas anuales. Lo recomendado por la Unesco es que estén allí entre 850 y 1000 horas.</p><p>El informe destaca que, en lo respectivo a las prácticas pedagógicas, los gobiernos deben estimular cuatro factores: “un programa relevante e inclusivo, un abordaje pedagógico apropiado y eficaz, el uso de la lengua materna de los niños y el empleo de las tecnologías adecuadas.”</p><p>En este último punto, los <strong>teléfonos móviles son vistos como poseedores de un gran potencial para la educación</strong>, ya que superan las barreras tecnológicas y de estructura y cumplen las mismas funciones que los ordenadores pero implican, sin embargo, una menor inversión en infraestructura.</p><h4>10 recomendaciones para promover el acceso universal a la educación</h4><p>En el marco del movimiento Educación para Todos, los países han intentado dar solución a las problemáticas de aprendizaje y cumplir con los lineamientos internacionales, pero muchos de los objetivos han sido verdaderos desafíos y <strong>no han logrado completarse para 2015</strong>, indica el informe.</p><p>Con el fin de implementar soluciones más eficientes para combatir las problemáticas aún presentes en el acceso a la educación, los autores del estudio han realizado un listado de 10 recomendaciones:</p><p><strong>1. Instaurar la enseñanza preescolar obligatoria</strong></p><p>Los países deberán tener al menos 1 año de enseñanza preescolar obligatoria, y si por motivos presupuestarios esto resulta imposible, <strong>los esfuerzos deberán centrarse en los más desfavorecidos</strong>, fomentando programas menos formales para alcanzar las zonas más complicadas. Esto también implica ofrecer una mejor situación económica a los educadores.</p><p><strong>2. Prevenir el abandono escolar temprano</strong></p><p>Para combatir el abandono escolar temprano, los estados deben promover facilidades para que los hogares más pobres puedan hacer frente a los costes de escolarización. Para garantizar un mejor acceso es también <strong>fundamental aplicar programas de salud o nutrición</strong>, invertir en el cumplimiento de las necesidades básicas (agua, electricidad) y en las carreteras, así como contar con planes de emergencia y en caso de conflicto armado.</p><p><strong>3. Instaurar el primer ciclo de la enseñanza secundaria universal, gratuita y obligatorio</strong></p><p>Para velar por los intereses de los más jóvenes, es importante promover una educación universal, gratuita y obligatoria, donde se inculquen las competencias necesarias para hacer frente a la realidad que los rodea. Además, deberán establecerse <strong>cuáles son las competencias a adquirir y priorizarlas</strong>, y aumentar la formación permanente para adultos orientada a sus necesidades. Finalmente, dado que el trabajo afecta negativamente a la educación de los jóvenes, el informe considera fundamental la adhesión al convenio 138 de la OIT sobre la edad mínima para trabajar.</p><p><strong>4. Potenciar el derecho a la educación de los adultos</strong></p><p>La alfabetización y los conocimientos en aritmética son claves para hacer frente al mundo actual, por lo que las estrategias en estas áreas deben atender a las necesidades de la comunidad para la que son implementadas y <strong>asegurar que los adultos alcancen los niveles esperados</strong>, así como promover el acceso a las TICs y móviles.</p><p><strong>5. Incentivar la igualdad de acceso a la educación para ambos sexos</strong></p><p>Para crear sistemas educativos equitativos es preciso garantizar los recursos básicos (materiales, agua y saneamiento), crear programas de formación docente que incluyan un abordaje hacia la igualdad de géneros adaptado al contexto y promover la educación sexual y reproductiva.</p><blockquote style=text-align: center;>Para lograr los objetivos de desarrollo posteriores a 2015 es fundamental contar con una educación de calidad, asegura el informe</blockquote><p><strong>6. Mejorar la calidad de la educación</strong></p><p>Para asegurar una mejor calidad de aprendizaje es necesaria la <strong>inversión en programas adaptados a los contextos culturales y educativos</strong>; en la formación y distribución territorial equitativa de docentes profesionales y motivados; en la creación de contenidos inclusivos y adecuados (especialmente si son sociedades plurilingües) en el acceso a los materiales escolares; y en las evaluaciones.</p><p><strong>7. Destinar el 5,4% del PIB a la educación</strong></p><p>Para garantizar una fuente constante de ingresos a la educación en los próximos años, el informe recomienda a los países de ingresos bajos destinar el 5,4% del PIB, o bien un 3,4% al Preescolar, la Primaria y el primer ciclo de Secundaria. Asimismo, <strong>para atender a las necesidades de los más marginados</strong>, es fundamental asignar recursos públicos para la educación preescolar, no formal y para la alfabetización de adultos.</p><p>Para atender al déficit de financiación actual de 22.000 millones de dólares, quienes provean ayudas a los países de ingresos bajos deberán multiplicar por 4 el dinero.</p><p><strong>8. Fomentar la igualdad de acceso a la educación</strong></p><p>Para atender a la equidad en la educación, los gobiernos deben cambiar la manera en la que hacen uso de la información en el sector y <strong>mejorar los planes formativos</strong> para adaptarlos a la realidad académica y laboral diaria de la comunidad que representan, dando a quién más lo necesitan.</p><p><strong>9. Obtener más datos para mejorar el seguimiento del aprendizaje</strong></p><p>Para realizar un mejor seguimiento de los procesos de aprendizaje es imprescindible atender a algunos de los datos desde las competencias de los estudiantes a la financiación. Esto supone un arduo trabajo en las pautas, la creación y coordinación de los datos, <strong>mejorando la disponibilidad y fiabilidad de la información</strong>, y por tanto la creación de políticas.</p><p><strong>10. Mejorar la coordinación en las políticas educativas.</strong></p><p>Las estrategias para aplicar las políticas educativas deben ser atractivas, con objetivos claros y una solidez técnica. Los autores recomiendan que se financien de manera colectiva, sean evaluadas con frecuencia, tengan apoyo político claro y <strong>sean respaldadas por las organizaciones de influencia</strong>, para demandar la responsabilidad al gobierno y a los donantes que incumplan lo establecido.</p><h4>Cuba es el único país que ha logrado cumplir los objetivos para 2015</h4><p>De acuerdo con los resultados, Cuba es el único país que ha logrado cumplir con todos los objetivos.</p><p><strong>Enseñanza preescolar, primaria y secundaria universal</strong></p><p>En materia de servicios a primera infancia, Cuba es el 2° país latinoamericano de mejores resultados, por detrás de Chile, y el 6º país en el espectro de países seleccionados por el informe, por detrás de Chile, Francia, Alemania, Malta, Bélgica y España.<br/>El informe señala que Cuba es <strong>uno de los 24 países que han alcanzado una tasa bruta de escolarización (TBE) en la enseñanza preescolar</strong> del 80% o superior antes de 1999 y la han mantenido, siendo el único país latinoamericano en integrar este listado, en el que también se encuentran por ejemplo Alemania, España, Suiza, Tailandia y Belarús.</p><p>Con respecto a la enseñanza primaria universal, Cuba ya alcanzaba en 1999 un porcentaje de 97% o superior, y ha logrado mantenerlo hasta ahora, junto a otros países como Bélgica, Chipre, España o Francia. Entretanto, algunos países que se encuentran lejos del objetivo e incluso han presentado un retroceso son Costa de Marfil, Gambia y Paraguay, entre otros. Asimismo, <strong>la tasa cubana de repetición en la enseñanza primaria pasó de 1,6% en 1999 a 0,6%</strong><strong>en 2012</strong>.</p><p>En cuanto a la tasa de alfabetización en adultos, es decir personas de 15 años o más, Cuba ha logrado alcanzar el 100% tanto en mujeres como en hombres. Con respecto a la transición de la enseñanza primaria a la enseñanza secundaria general, <strong>en 2011 las cifras cubanas alcanzaron el 99%</strong>.</p><blockquote style=text-align: center;>El 69% de los países alcanzarán la paridad de género en la enseñanza primaria en 2015, asegura el informe</blockquote><p><strong>Cuba es uno de los países con mayor equidad de género</strong></p><p>La igualdad de género en la educación es una de las problemáticas que más aqueja a los países latinoamericanos, y sin embargo, Cuba presenta un equilibrio sustancial tanto en la matrícula de primaria, como en la tasa bruta de escolarización.</p><p>De los países sobre los que se disponía de datos respecto de 1999 y 2012, el número de países con paridad –medida según un índice de paridad entre los sexos (IPS) de entre 0,97 y 1,03– aumentó de 83 en 1999 a 104 en 2012. <strong>Cuba ha alcanzado el margen de paridad de género en la educación</strong>, precisamente ubicándose en el margen de 0,97 y 1,03.<br/>La calidad de la educación cubana</p><p>Cuba ocupa el lugar 28 entre los países que han logrado o están a punto de lograr la educación para todos en su conjunto (0,95-1,00). Los primeros 5 puestos son ocupados por Reino Unido, Japón, Noruega, Suiza y Finlandia, mientras que España se ubica en el 15. Se trata además del <strong>1º país latinoamericano en figurar entre los de mayor IDE</strong>, seguido por Uruguay en el puesto 40.</p><p>El gasto público en educación es también motivo de preocupación en la mayoría de los países, aunque Cuba es una excepción, dado que ha aumentado su porcentaje <strong>Producto Nacional Bruto (PNB)</strong><strong>destinado al sector del 6,9% en 1999 al 13% en 2012</strong>.</p><p><br/>Con respecto al número de los alumnos cubanos por docente en la enseñanza primaria, se encuentra notoriamente por debajo de la media de 40, <strong>aproximándose a los 10 estudiantes por docente</strong>, y el número de alumnos por docente formado es menor a los 10. Esta cifra es sorprendente cuando consideramos que hay países como Togo o Guinea-Bissau que alcanzan los 120 y 130 estudiantes por docente formado.</p>

Hoy mismo se ha hecho público el Informe de Seguimiento de la Educación Para Todos (EPT) en el Mundo, donde constan los progresos alcanzados de cara al cumplimiento de los objetivos de la EPT y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), relacionados con la educación. Del mismo modo, el informe pone de manifiesto si se han logrado dichos objetivos y si las partes han cumplido con los compromisos que adoptaron en el Foro Mundial de Dakar. Se explican también, qué factores pueden ser haber incidido en los niveles de progreso y se acotan las enseñanzas básicas que deberán configurar la agenda mundial de educación a partir de ahora.

El Marco de Acción de Dakar propuso tres tipos de intervenciones globales a fin de dar apoyo a los países en su compromiso con la educación. Estos consistieron en establecer mecanismos de coordinación, algunos de ellos ya existentes y otros nuevos, que en un primer momento fueron esbozados en el Marco de Dakar y posteriormente se modificaron hasta que tomaron la forma deseada. Se realizaron campañas enfocadas a aspectos concretos de la EPT, como la alfabetización de adultos o la paridad de género.

Por último, se pusieron en marcha iniciativas para reafirmar y sostener el compromiso político de los países con la EPT, al mismo tiempo favorecieran el uso de datos y competencias especializadas, que influyeran en las políticas y prácticas nacionales relacionadas con el motivo del Foro, y que establecieran un sistema independiente de seguimiento y elaboración de informes sobre los avances en el camino hacia la consecución de los objetivos de la Educación para Todos.

En cuanto al logro de resultados en función de los objetivos marcados, el informe establece lo siguiente:

Aumenta el número de niños en Preescolar

En relación al primer objetivo de la EPT que habla de mejorar la protección y educación de la primera infancia, los resultados indicaron que en 2012 fueron 184 millones los niños que se matricularon en Preescolar. Esto representa un aumento de casi dos tercios en comparación con el año 1999.

El informe también analiza la mortalidad y la mejora de la nutrición infantil, que forman parte del primer objetivo: según los resultados en 2013, 6,3 millones de niños menores de cinco años murieron por causas inevitables, a pesar de que las tasas de mortalidad de los niños cayeron casi un 50%. Por otro lado, y pese a la mejora registrada, los estudios muestran que uno de cada cuatro infantes en el mundo tiene todavía una estatura inferior a la media para su edad. Ello denota una deficiencia crónica de nutrientes esenciales para su crecimiento.

En 2012 fueron 184 millones los niños que se matricularon en preescolar

Concretamente en América Latina, poco más de la mitad de los países de la región logró alcanzar una tasa de matriculación en la enseñanza primaria del 80%. Entre los que lo consiguieron se encuentran Ecuador, Chile, Perú y México. Sólo dos países, República Dominicana y Paraguay, tienen menos del 40% de los niños matriculados. En general, la participación de la región en la educación pre-primaria sufrió un aumento del 75% desde el año 2000.

Casi 58 millones de niños no acudían a la escuela en 2012

El Informe de Seguimiento Global de la UNESCO analizó las tasas netas de matrícula en la educación primaria y la cuestión del abandono escolar, además de hacer previsiones para el 2015.

Otro de los objetivos analizados por la UNESCO se refiere a la educación primaria universal de calidad para los niños, sobre todo las niñas y los que pertenecen a las minorías étnicas. En un total de 140 países con datos disponibles, 52% alcanzó el objetivo, mientras que el 9% quedó muy lejos de la meta. Los resultados mostraron un alcance de la tasa neta de la matrícula en educación primaria de 93% para 2015.

Además de eso, el seguimiento mostró una mejora significativa a razón de las tasas netas de matrícula, con un aumento de por lo menos el 20% entre 1999 y 2012, en 17 países, 11 localizados en África Subsahariana.

A pesar de los aumentos registrados, el informe indica que en el año 2012, casi 58 millones de niños estaban fuera de la escuela y que el progreso en la reducción de ese número se estancó.

1 de cada 6 niños nacidos en países de bajos y medios ingresos no han terminado la educación primaria

El abandono escolar es otra difícil realidad señalada en el documento: en 32 países, la mayoría de ellos en África Subsahariana, se espera que por lo menos 20% de los niños matriculados no llegue al último grado.

Las encuestas también indican que hasta la fecha límite de 2015, uno de cada seis niños - casi 100 millones - nacidos en países de ingresos bajos y medios, no han completado la educación primaria. En otras palabras, decenas de millones de niños todavía estarán fuera de la escuela en 2015.

Una de las principales barreras para el acceso a la educación son las zonas de conflicto: el 26% de los niños que se encuentran fuera de la escuela están en zonas afectadas por conflictos. La baja calidad de la educación y la enseñanza no gratuita también son señaladas como desafíos persistentes.

Por último, los resultados finales indican que la marginación de las minorías etnolingüísticas, las personas portadores de VIH y las personas con discapacidad, debe ser enfrentada para alcanzar la educación primaria universal.

La diferencia de ingresos todavía interfiere en el acceso a la educación

Entre los factores evaluados figura la capacidad para garantizar el aprendizaje de jóvenes y adultos. En relación a este punto, se hizo un análisis específico de los avances mundiales en cuanto a la educación secundaria; los resultados indicaron un aumento de un 14% en la tasa bruta de matrícula en el primer nivel de enseñanza secundaria entre 1999 y 2012.

El documento también indica que desde 1999 se registró un rápido crecimiento de la participación en ese nivel educativo en países como Afganistán, China, Ecuador, Marruecos y Malí. Cabe mencionar que este último país es parte del África Subsahariana, región que presentó un aumento de más de un 50% en las tasas de matriculación, uno de los puntos mencionados como exitoso. Otro avance conquistado en el período 1999-2012, fue la disminución del número de adolescentes fuera de la escuela, pasando de 99 millones de jóvenes a 63 millones.

Otro esfuerzo que también se remarca en el informe, es que 94 países lograron la gratuidad de su primer nivel de educación secundaria. Además de eso, 27 países instauraron la enseñanza obligatoria e incluso, muchos pusieron fin a los exámenes de admisión.

A la par de estos datos, el número de adolescentes fuera de la escuela en 2012 se ubicó en los 63 millones, sin registrarse una disminución en la cantidad de jóvenes que trabaja. Además, un tercio de los adolescentes que viven en países con ingresos bajos o medios no logrará completar el primer ciclo de educación secundaria durante el 2015.

Se constató también una notoria desigualdad entre las familias ricas y pobres; en Filipinas, por ejemplo, sólo el 69% de los alumnos de las familias con menos recursos que logran concluir su educación primaria tienen la posibilidad de ingresar al secundario, en comparación con un 94% de estudiantes de familias con mayores facilidades. Estos datos muestran que las desigualdades todavía persisten en este nivel educativo.

Un tercio de los adolescentes que viven en países con ingreso bajo o medio no logrará completar el primer ciclo de educación secundaria durante el 2015

En lo que refiere a los conocimientos de la población acerca del VIH, se registraron mejoras pero todavía se está lejos de que estas sean universales. El conocimiento de las enfermedades sexuales es entendido, según este informe, como una habilidad transferible que posibilita el progreso social.

En el caso puntual de Brasil, el reporte remarca que en 2012 más de tres millones de alumnos fueron registrados en programas de educación para jóvenes y adultos (pensados para personas con más de 15 años de edad). En esta cifra se encuentran incluidos inmigrantes, trabajadores rurales y personas en situación de pobreza o provenientes de familias de clase social baja. Pese a ello, persiste un problema en la calidad de la educación que sigue siendo calificada como deficiente. Además de ello, también se constata un alto índice de abandono.

Como contracara, en Noruega el sistema de educación para adultos es diversificado, teniendo la oportunidad de acceder a “enseñanza media popular”, asociaciones de educación, centros de formación lingüística para inmigrantes y educación a distancia.

La capacitación de los docentes es determinante para garantizar la igualdad de género en la educación

Una de las ambiciosas intenciones del Informe ‘Educación para todos 2015’, fue “eliminar la disparidad de género en la educación primaria para el 2005 y alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres en la educación”. El objetivo es garantizar el acceso completo y equitativo de las féminas a una educación básica de buena calidad.”

Aunque la paridad de género, –representación igualitaria de alumnos y alumnas en las escuelas– no haya sido alcanzada por todos, en la educación primaria, 104 países llegaron a ese nivel en 2012, frente a sólo 83 en 1999. Otro dato positivo para las mujeres es que en 1999 había 73 en los cuales existía una disparidad desfavorable para las féminas, mientras que en 2012, la cifra marcaba 48.

En cuanto a la paridad de género, aunque se ha registrado una mejora, no se han alcanzado los objetivos marcados

Los asuntos económicos también influyen en este contexto favoreciendo la disparidad, especialmente en la educación primaria. En general, entre los niños que no están matriculados, el 43% jamás irá a la escuela. De ese total, el 48% son mujeres mientras que el 38% son varones.

En relación a la educación secundaria, se estima que solamente el 48% de las naciones cumplieron con este objetivo en 2015. Sin embargo, existen casos de éxito que deben ser tomados en cuenta. En 1999, 30 países tenían menos de 90 alumnas por cada 100 alumnos en enseñanza secundaria, número que descendió a 19. Otra buena noticia es que en 2010 el promedio de mujeres que completaban la enseñanza fundamental era de 93 por cada 100 hombres, una mejora evidente frente a las 81 mujeres que lo lograban en el año 2000.

En lo que se refiere a la igualdad de género en la educación –garantía de una experiencia educacional de calidad para hombres y mujeres– quedan desafíos aún mayores por delante. Entre los factores que más obstruyeron el acceso del sexo femenino a la educación se encuentran la carencias estructurales (sobre todo en saneamiento) de las escuelas, la distancia entre los institutos y las viviendas, y los casamientos a corta edad. Sobre este último punto, los datos muestran que entre los años 2000 y 2011, “el 30% o más de las mujeres de entre 20 y 24 años estaban casadas o comprometidas desde los 18” en los 41 países relevados.

Solamente el 48% de las naciones cumplieron el objetivo de la educación secundaria en 2015

La seguridad en cuanto a la violencia física, psicológica o sexual también es una prioridad para las mujeres, y uno de los principales factores que aumentan su acceso a la educación. En este sentido, la presencia de profesoras en los países con más discriminación es esencial. En todo el mundo, el número de mujeres docentes aumentó apenas un 5% entre 1999 y 2012, pasando de un 58% a un 63%. Sin embargo, en varios países hay una gran representación femenina entre los docentes jóvenes.

Por otro lado, existe disparidad también entre los profesores, ya que los puestos de liderazgo en la educación tienden a ser de ocupación masculina en una mayor proporción, incluso en los lugares donde hay más educadoras.

Aunque el acceso a la educación esté más restringido para las mujeres, la tasa de abandono de los hombres es mayor, y existen más obstáculos que dificultan su permanencia en el salón de clases, por ejemplo, la pobreza y necesidad de entrar en el mercado laboral, ingreso tardío a la escuela, bajo rendimiento y desinterés. Existe también una escasez de políticas públicas que apunten a detener la evasión de los varones, como un refuerzo escolar.

De acuerdo a la Unesco, este panorama puede ser mejorado principalmente a través del entrenamiento y capacitación de los profesores para convertir el ambiente escolar en uno más igualitario. Entre las posibles medidas se encuentran la reforma de los libros didácticos, ya que estos reproducen muchos preconceptos de género en diversos países, entrenar a los profesores para que puedan lidiar con cuestiones de género valorizando la igualdad y la inclusión, establecer políticas para detener la violencia de género y para que niños y niñas puedan obtener resultados equitativos.

Las evaluaciones nacionales de aprendizaje ayudaron a mejorar la calidad de la educación

El último de los objetivos planteados, la calidad de la educación, tuvo resultados interesantes en estos 15 años. Uno de los mayores descubrimientos fue el hecho de que la ampliación del acceso no implica una mejora automática de la calidad de la educación, pero que es posible conciliar estos dos factores y expandir el número de vacantes y los niveles de aprendizaje.

De acuerdo con el informe, uno de los factores determinantes para la mejora de la educación fue el aumento de la cantidad de evaluaciones nacionales de aprendizaje. Entre 2000 y 2013, 1.167 evaluaciones de este tipo fueron aplicadas frente a las 283 de la década de los ‘90. Dicho crecimiento es importante debido a que se proporcionan más datos para que las naciones puedan invertir de forma precisa y eficaz, por ejemplo, en la remodelación de materiales didácticos y en el direccionamiento de presupuesto a las áreas más carentes.

Ampliar el acceso a la educación no implica una mejora de la calidad de la misma

Entretanto, los desafíos siguen siendo enormes, principalmente en lo que concierne a los profesores. La gran disparidad existente en la tasa de alumnos por profesor en la educación primaria presentó una caída significativa durante el período, en el que 121 de los 146 países consiguieron reducir el número de estudiantes para cada docente.

En Europa y América del Norte se hallaron los mejores resultados, con 1 profesor por cada 14 estudiantes. Por otro lado, en el África Subsahariana la situación continúa siendo grave: el promedio de alumnos por profesor llega a ser de 42. Cuando el recorte se mide en relación a los profesores formados, el abismo es aún mayor: 55 estudiantes por cada docente. En América Latina, esta tasa corresponde a 23 alumnos.

En general, para balancear este déficit de profesores, serían necesarios 4 millones de educadores, 63% de ellos en África Subsahariana. Otro dato preocupante fue el bajo número de profesores calificados de escuela primaria existente en muchas regiones. El índice más preocupante es el de Guinea-Bissau, donde apenas el 39% de los maestros de este nivel de enseñanza cumplen con los requisitos necesarios. Aún en África Subsahariana, la distribución de los profesores es muy irregular, siendo que las escuelas privadas llegan a tener hasta 30 alumnos menos por profesor que las públicas.

Para suplir esta carencia, según el documento, los gobiernos deben optar por la valorización de los profesores, mejorando los salarios y creando planes de carrera. La contratación de profesores temporales se muestra eficaz solo en las localidades donde la comunidad es más participativa. En el caso contrario, como estos docentes tienden a tener un nivel de instrucción inferior, el impacto en la educación puede ser negativo, como sucede en Níger o en Togo.

Otro dato preocupante fue el bajo número de profesores calificados de escuela primaria existente en muchas regiones

Aunque estos son fundamentales, mejorar la calidad de la educación no depende únicamente de los educadores. El fortalecimiento de los materiales didácticos, la estructura adecuada de las aulas (saneamiento y mantenimiento) y el tiempo que los alumnos pasan en la escuela influyen directamente en el desempeño. En cuanto a este último criterio, hubo un declive global en la última década: en las escuelas primarias, los estudiantes pasan, en promedio, menos de 1.000 horas anuales. Lo recomendado por la Unesco es que estén allí entre 850 y 1000 horas.

El informe destaca que, en lo respectivo a las prácticas pedagógicas, los gobiernos deben estimular cuatro factores: “un programa relevante e inclusivo, un abordaje pedagógico apropiado y eficaz, el uso de la lengua materna de los niños y el empleo de las tecnologías adecuadas.”

En este último punto, los teléfonos móviles son vistos como poseedores de un gran potencial para la educación, ya que superan las barreras tecnológicas y de estructura y cumplen las mismas funciones que los ordenadores pero implican, sin embargo, una menor inversión en infraestructura.

10 recomendaciones para promover el acceso universal a la educación

En el marco del movimiento Educación para Todos, los países han intentado dar solución a las problemáticas de aprendizaje y cumplir con los lineamientos internacionales, pero muchos de los objetivos han sido verdaderos desafíos y no han logrado completarse para 2015, indica el informe.

Con el fin de implementar soluciones más eficientes para combatir las problemáticas aún presentes en el acceso a la educación, los autores del estudio han realizado un listado de 10 recomendaciones:

1. Instaurar la enseñanza preescolar obligatoria

Los países deberán tener al menos 1 año de enseñanza preescolar obligatoria, y si por motivos presupuestarios esto resulta imposible, los esfuerzos deberán centrarse en los más desfavorecidos, fomentando programas menos formales para alcanzar las zonas más complicadas. Esto también implica ofrecer una mejor situación económica a los educadores.

2. Prevenir el abandono escolar temprano

Para combatir el abandono escolar temprano, los estados deben promover facilidades para que los hogares más pobres puedan hacer frente a los costes de escolarización. Para garantizar un mejor acceso es también fundamental aplicar programas de salud o nutrición, invertir en el cumplimiento de las necesidades básicas (agua, electricidad) y en las carreteras, así como contar con planes de emergencia y en caso de conflicto armado.

3. Instaurar el primer ciclo de la enseñanza secundaria universal, gratuita y obligatorio

Para velar por los intereses de los más jóvenes, es importante promover una educación universal, gratuita y obligatoria, donde se inculquen las competencias necesarias para hacer frente a la realidad que los rodea. Además, deberán establecerse cuáles son las competencias a adquirir y priorizarlas, y aumentar la formación permanente para adultos orientada a sus necesidades. Finalmente, dado que el trabajo afecta negativamente a la educación de los jóvenes, el informe considera fundamental la adhesión al convenio 138 de la OIT sobre la edad mínima para trabajar.

4. Potenciar el derecho a la educación de los adultos

La alfabetización y los conocimientos en aritmética son claves para hacer frente al mundo actual, por lo que las estrategias en estas áreas deben atender a las necesidades de la comunidad para la que son implementadas y asegurar que los adultos alcancen los niveles esperados, así como promover el acceso a las TICs y móviles.

5. Incentivar la igualdad de acceso a la educación para ambos sexos

Para crear sistemas educativos equitativos es preciso garantizar los recursos básicos (materiales, agua y saneamiento), crear programas de formación docente que incluyan un abordaje hacia la igualdad de géneros adaptado al contexto y promover la educación sexual y reproductiva.

Para lograr los objetivos de desarrollo posteriores a 2015 es fundamental contar con una educación de calidad, asegura el informe

6. Mejorar la calidad de la educación

Para asegurar una mejor calidad de aprendizaje es necesaria la inversión en programas adaptados a los contextos culturales y educativos; en la formación y distribución territorial equitativa de docentes profesionales y motivados; en la creación de contenidos inclusivos y adecuados (especialmente si son sociedades plurilingües) en el acceso a los materiales escolares; y en las evaluaciones.

7. Destinar el 5,4% del PIB a la educación

Para garantizar una fuente constante de ingresos a la educación en los próximos años, el informe recomienda a los países de ingresos bajos destinar el 5,4% del PIB, o bien un 3,4% al Preescolar, la Primaria y el primer ciclo de Secundaria. Asimismo, para atender a las necesidades de los más marginados, es fundamental asignar recursos públicos para la educación preescolar, no formal y para la alfabetización de adultos.

Para atender al déficit de financiación actual de 22.000 millones de dólares, quienes provean ayudas a los países de ingresos bajos deberán multiplicar por 4 el dinero.

8. Fomentar la igualdad de acceso a la educación

Para atender a la equidad en la educación, los gobiernos deben cambiar la manera en la que hacen uso de la información en el sector y mejorar los planes formativos para adaptarlos a la realidad académica y laboral diaria de la comunidad que representan, dando a quién más lo necesitan.

9. Obtener más datos para mejorar el seguimiento del aprendizaje

Para realizar un mejor seguimiento de los procesos de aprendizaje es imprescindible atender a algunos de los datos desde las competencias de los estudiantes a la financiación. Esto supone un arduo trabajo en las pautas, la creación y coordinación de los datos, mejorando la disponibilidad y fiabilidad de la información, y por tanto la creación de políticas.

10. Mejorar la coordinación en las políticas educativas.

Las estrategias para aplicar las políticas educativas deben ser atractivas, con objetivos claros y una solidez técnica. Los autores recomiendan que se financien de manera colectiva, sean evaluadas con frecuencia, tengan apoyo político claro y sean respaldadas por las organizaciones de influencia, para demandar la responsabilidad al gobierno y a los donantes que incumplan lo establecido.

Cuba es el único país que ha logrado cumplir los objetivos para 2015

De acuerdo con los resultados, Cuba es el único país que ha logrado cumplir con todos los objetivos.

Enseñanza preescolar, primaria y secundaria universal

En materia de servicios a primera infancia, Cuba es el 2° país latinoamericano de mejores resultados, por detrás de Chile, y el 6º país en el espectro de países seleccionados por el informe, por detrás de Chile, Francia, Alemania, Malta, Bélgica y España.
El informe señala que Cuba es uno de los 24 países que han alcanzado una tasa bruta de escolarización (TBE) en la enseñanza preescolar del 80% o superior antes de 1999 y la han mantenido, siendo el único país latinoamericano en integrar este listado, en el que también se encuentran por ejemplo Alemania, España, Suiza, Tailandia y Belarús.

Con respecto a la enseñanza primaria universal, Cuba ya alcanzaba en 1999 un porcentaje de 97% o superior, y ha logrado mantenerlo hasta ahora, junto a otros países como Bélgica, Chipre, España o Francia. Entretanto, algunos países que se encuentran lejos del objetivo e incluso han presentado un retroceso son Costa de Marfil, Gambia y Paraguay, entre otros. Asimismo, la tasa cubana de repetición en la enseñanza primaria pasó de 1,6% en 1999 a 0,6%en 2012.

En cuanto a la tasa de alfabetización en adultos, es decir personas de 15 años o más, Cuba ha logrado alcanzar el 100% tanto en mujeres como en hombres. Con respecto a la transición de la enseñanza primaria a la enseñanza secundaria general, en 2011 las cifras cubanas alcanzaron el 99%.

El 69% de los países alcanzarán la paridad de género en la enseñanza primaria en 2015, asegura el informe

Cuba es uno de los países con mayor equidad de género

La igualdad de género en la educación es una de las problemáticas que más aqueja a los países latinoamericanos, y sin embargo, Cuba presenta un equilibrio sustancial tanto en la matrícula de primaria, como en la tasa bruta de escolarización.

De los países sobre los que se disponía de datos respecto de 1999 y 2012, el número de países con paridad –medida según un índice de paridad entre los sexos (IPS) de entre 0,97 y 1,03– aumentó de 83 en 1999 a 104 en 2012. Cuba ha alcanzado el margen de paridad de género en la educación, precisamente ubicándose en el margen de 0,97 y 1,03.
La calidad de la educación cubana

Cuba ocupa el lugar 28 entre los países que han logrado o están a punto de lograr la educación para todos en su conjunto (0,95-1,00). Los primeros 5 puestos son ocupados por Reino Unido, Japón, Noruega, Suiza y Finlandia, mientras que España se ubica en el 15. Se trata además del 1º país latinoamericano en figurar entre los de mayor IDE, seguido por Uruguay en el puesto 40.

El gasto público en educación es también motivo de preocupación en la mayoría de los países, aunque Cuba es una excepción, dado que ha aumentado su porcentaje Producto Nacional Bruto (PNB)destinado al sector del 6,9% en 1999 al 13% en 2012.


Con respecto al número de los alumnos cubanos por docente en la enseñanza primaria, se encuentra notoriamente por debajo de la media de 40, aproximándose a los 10 estudiantes por docente, y el número de alumnos por docente formado es menor a los 10. Esta cifra es sorprendente cuando consideramos que hay países como Togo o Guinea-Bissau que alcanzan los 120 y 130 estudiantes por docente formado.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.