text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

7 características que no le pueden faltar a buen emprendedor

      
<p>¿Te gustaría emprender? Tomá nota de estas actitudes y cualidades que no le pueden faltar a quien se embarca en la aventura de comenzar un negocio propio:</p><p> </p><p><strong>Lee también</strong><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=12 consejos laborales para el “millennial” desempleado href=https://noticias.universia.edu.uy/consejos-profesionales/noticia/2015/10/29/1132970/12-consejos-laborales-millennial-desempleado.html>» <strong>12 consejos laborales para el “millennial” desempleado</strong></a><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=5 consejos para evitar las reuniones inútiles href=https://noticias.universia.edu.uy/consejos-profesionales/noticia/2015/10/22/1132681/5-consejos-evitar-reuniones-inutiles.html>» <strong>5 consejos para evitar las reuniones inútiles</strong></a>  </p><p> </p><p><strong>1. No tener miedo a correr riesgos</strong></p><p>Empezar un negocio propio abre el camino a muchas incertidumbres, por lo que quien se embarca en ello debe estar preparado para lidiar con un futuro incierto, aceptar y aprender de los fracasos y seguir intentando.</p><p> </p><p><strong>2. Confiar en sí mismo y en su proyecto</strong></p><p>Un buen emprendedor tiene en mente el potencial de su proyecto en todo momento, y no pierde la vista de ello cuando se presentan las dificultades. Por esta razón, confía en sus habilidades para superar los desafíos y es capaz de no rendirse incluso en las situaciones de mayor estrés.</p><p> </p><p><strong>3. Saber adaptarse a los cambios</strong></p><p>La flexibilidad es una cualidad fundamental en la actitud de todo emprendedor, ya que le permite responder rápidamente a cualquier cambio o imprevisto. Cuando se inicia un proyecto las sorpresas y los desafíos están a la orden del día, y una postura rígida y excesivamente apegada a las reglas y al plan de negocio puede significar el fracaso de la idea.</p><p> </p><p><strong>4. Ser un maestro del “networking”</strong></p><p>Establecer una red de contacto es extremadamente valioso, ya que nunca se sabe quién será el próximo cliente o inversor que traerá mayores oportunidades de negocio. El emprendedor exitoso reconoce la importancia de establecer relaciones valiosas y beneficiosas para ambas partes.</p><p> </p><p><strong>5. Saber vender</strong></p><p>Aunque es fundamental para un emprendedor el estar apasionado por el producto o servicio a ofrecer, esto pierde valor si el emprendedor no es capaz de transmitir su entusiasmo a los demás. Saber vender la idea es esencial para el éxito del negocio.</p><p> </p><p><strong>6. Administrar bien el dinero</strong></p><p>Toda idea, por más buena que sea, necesita del capital adecuado para crecer y convertirse en un negocio próspero. Por esta razón, un emprendedor que carezca de la capacidad de realizar decisiones financieras acertadas puede caer en la ruina muy rápidamente. Para resguardarse de esta posibilidad, es recomendable definir un plan de negocios que estipule los gastos mensuales obligatorios e intentar no salirse de estas líneas.</p><p> </p><p><strong>7. Tener metas claras</strong></p><p>Convertirse en emprendedor implica determinación, saber a dónde se quiere llegar. Para poder alcanzar esta meta, el emprendedor debe cumplir exitosamente con las metas más pequeñas que surgen día a día, lo que significa un trabajo arduo y meticuloso. Si no tuviera presente su objetivo final, difícilmente lograría superar estos obstáculos.</p>

¿Te gustaría emprender? Tomá nota de estas actitudes y cualidades que no le pueden faltar a quien se embarca en la aventura de comenzar un negocio propio:

 

Lee también
» 12 consejos laborales para el “millennial” desempleado
» 5 consejos para evitar las reuniones inútiles 

 

1. No tener miedo a correr riesgos

Empezar un negocio propio abre el camino a muchas incertidumbres, por lo que quien se embarca en ello debe estar preparado para lidiar con un futuro incierto, aceptar y aprender de los fracasos y seguir intentando.

 

2. Confiar en sí mismo y en su proyecto

Un buen emprendedor tiene en mente el potencial de su proyecto en todo momento, y no pierde la vista de ello cuando se presentan las dificultades. Por esta razón, confía en sus habilidades para superar los desafíos y es capaz de no rendirse incluso en las situaciones de mayor estrés.

 

3. Saber adaptarse a los cambios

La flexibilidad es una cualidad fundamental en la actitud de todo emprendedor, ya que le permite responder rápidamente a cualquier cambio o imprevisto. Cuando se inicia un proyecto las sorpresas y los desafíos están a la orden del día, y una postura rígida y excesivamente apegada a las reglas y al plan de negocio puede significar el fracaso de la idea.

 

4. Ser un maestro del “networking”

Establecer una red de contacto es extremadamente valioso, ya que nunca se sabe quién será el próximo cliente o inversor que traerá mayores oportunidades de negocio. El emprendedor exitoso reconoce la importancia de establecer relaciones valiosas y beneficiosas para ambas partes.

 

5. Saber vender

Aunque es fundamental para un emprendedor el estar apasionado por el producto o servicio a ofrecer, esto pierde valor si el emprendedor no es capaz de transmitir su entusiasmo a los demás. Saber vender la idea es esencial para el éxito del negocio.

 

6. Administrar bien el dinero

Toda idea, por más buena que sea, necesita del capital adecuado para crecer y convertirse en un negocio próspero. Por esta razón, un emprendedor que carezca de la capacidad de realizar decisiones financieras acertadas puede caer en la ruina muy rápidamente. Para resguardarse de esta posibilidad, es recomendable definir un plan de negocios que estipule los gastos mensuales obligatorios e intentar no salirse de estas líneas.

 

7. Tener metas claras

Convertirse en emprendedor implica determinación, saber a dónde se quiere llegar. Para poder alcanzar esta meta, el emprendedor debe cumplir exitosamente con las metas más pequeñas que surgen día a día, lo que significa un trabajo arduo y meticuloso. Si no tuviera presente su objetivo final, difícilmente lograría superar estos obstáculos.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.