text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

9 claves para realizar una excelente presentación

      
<p>Para algunas personas hablar en público es cosa de todos los días. Para otras, una situación recurrente en sus peores pesadillas. No obstante, todos tenemos que dar algún tipo de presentación o discurso en algún momento de la vida, sea en el<strong> ámbito académico o profesional</strong>. Aunque no es tan difícil como parece, realizar una presentación sí requiere una preparación psicológica e intelectual. Para evitar fracasos y conseguir tus objetivos, <strong>prestá atención a estos consejos:  </strong></p><p> </p><p><span style=color: #ff0000;><strong>Lee también</strong></span><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Conocé el href=https://noticias.universia.edu.uy/consejos-profesionales/noticia/2015/07/03/1127691/conoce-metodo-eisenhower-aumentar-productividad.html>» <strong>Conocé el método Eisenhower para aumentar la productividad</strong></a><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=4 “vicios” que todo estudiante debe abandonar href=https://noticias.universia.edu.uy/educacion/noticia/2015/05/07/1124660/4-vicios-estudiante-debe-abandonar.html>» <strong>4 “vicios” que todo estudiante debe abandonar</strong></a> </p><p> </p><p><strong>1. Empleá preguntas retóricas</strong></p><p>Utilizar este recurso a la hora de plantear un argumento es una táctica muy útil para mantener interesado al público, ya que añade credibilidad y seguridad a las ideas expuestas. Además, es una manera sencilla de interactuar con la audiencia.</p><p> </p><p><strong>2. Gesticulá</strong></p><p>Si no se emplea de manera exagerada, la gesticulación y el uso de ademanes para acompañar un razonamiento puede auxiliar su compresión. Evitá quedarte demasiado quieto: usá el espacio del que dispongas y ayúdate con tu cuerpo para mostrar seguridad en lo que estás diciendo.</p><p> </p><p><strong>3. Evitá las presentaciones demasiado largas</strong></p><p>Ajustá el tiempo de tu presentación a lo que tenés para decir. Evitar explayarte en puntos irrelevantes y repetir ideas es esencial, a menos que quieras que tu audiencia bostece más de lo normal.</p><p>Lo mismo aplica para los recursos visuales como Power Point, Prezi, etc. Si vas a utilizar alguna clase de apoyo digital, aléjate de las diapositivas recargadas de texto e imágenes, ya que el público se concentrará en ellas en lugar y dejará de escucharte.</p><p> </p><p><strong>4. Cuidá tu apariencia</strong></p><p>Aunque tu forma de expresarte y el contenido de tu presentación son lo más importante, tu apariencia personal no deja de ser un elemento a tener en cuenta. Cuanto más prolijo y profesional sea tu aspecto, más confianza sentirás al pararte frente a la audiencia. Evitá usar accesorios que puedan distraer al público (pulseras ruidosas, estampados demasiado coloridos, etc.).</p><p> </p><p><strong>5. Expectativas</strong></p><p>Mantené tus expectativas a un nivel equilibrado, sin dejar que los imprevistos arruinen tu presentación. Si algo falla, sonreí y tratá de solucionarlo de alguna manera, sin perder la compostura.</p><p> </p><p><strong>6. Utilizá el humor</strong></p><p>Abrir la presentación con un chiste es una excelente manera de generar un buen clima con la audiencia y ganar confianza. Por más que la presentación trate sobre algo serio, intentá abrir y cerrar la ponencia con una frase descontracturada que deje una buena impresión en tu público.</p><p><strong> </strong></p><p><strong>7. Aprendé del mejor</strong></p><p>Si tenés algún modelo a seguir en cuanto a presentaciones, examiná cuidadosamente cómo se comporta esta persona a la hora de hablar en público. Intentá rescatar lo mejor de él sin caer en imitaciones absurdas.</p><p>Otra buena estrategia es buscar videos de grandes oradores en Youtube e investigar qué es lo que los hace tan buenos. Examina, por ejemplo, las últimas charlas TEDx y trata de incorporar los mejores ademanes, hábitos y comportamientos de los presentadores.</p><p> </p><p><strong>8. Relajate</strong></p><p>Intentá no criticarte demasiado, ya que estas inseguridades pueden sabotear tu presentación. Mantené una actitud positiva que te ayude a estar concentrado y relajado.</p><p>A la hora de dirigirte a tu público, no te quedes mirando al piso o al techo. En su lugar elegí a tres personas del público y alterna tu mirada entre ellos, como si estuvieran teniendo una conversación. Esto te transmitirá seguridad. Y lo más importante: recordá que es solo una presentación. Si te olvidás de una frase de tus apuntes o si te salteas una diapositiva sin querer, no es el fin del mundo.</p><p> </p><p><strong>9. Practicá</strong></p><p>Una vez que tu presentación esté armada, practicá tu discurso frente a un espejo. Luego, ensayá frente a un familiar o amigo. Cada vez que repitas tu presentación te sentirás más cómodo, y la idea de llevarla a cabo frente a muchas personas será menos intimidante.</p>

Para algunas personas hablar en público es cosa de todos los días. Para otras, una situación recurrente en sus peores pesadillas. No obstante, todos tenemos que dar algún tipo de presentación o discurso en algún momento de la vida, sea en el ámbito académico o profesional. Aunque no es tan difícil como parece, realizar una presentación sí requiere una preparación psicológica e intelectual. Para evitar fracasos y conseguir tus objetivos, prestá atención a estos consejos:  

 

Lee también
» Conocé el "método Eisenhower" para aumentar la productividad
» 4 “vicios” que todo estudiante debe abandonar 

 

1. Empleá preguntas retóricas

Utilizar este recurso a la hora de plantear un argumento es una táctica muy útil para mantener interesado al público, ya que añade credibilidad y seguridad a las ideas expuestas. Además, es una manera sencilla de interactuar con la audiencia.

 

2. Gesticulá

Si no se emplea de manera exagerada, la gesticulación y el uso de ademanes para acompañar un razonamiento puede auxiliar su compresión. Evitá quedarte demasiado quieto: usá el espacio del que dispongas y ayúdate con tu cuerpo para mostrar seguridad en lo que estás diciendo.

 

3. Evitá las presentaciones demasiado largas

Ajustá el tiempo de tu presentación a lo que tenés para decir. Evitar explayarte en puntos irrelevantes y repetir ideas es esencial, a menos que quieras que tu audiencia bostece más de lo normal.

Lo mismo aplica para los recursos visuales como Power Point, Prezi, etc. Si vas a utilizar alguna clase de apoyo digital, aléjate de las diapositivas recargadas de texto e imágenes, ya que el público se concentrará en ellas en lugar y dejará de escucharte.

 

4. Cuidá tu apariencia

Aunque tu forma de expresarte y el contenido de tu presentación son lo más importante, tu apariencia personal no deja de ser un elemento a tener en cuenta. Cuanto más prolijo y profesional sea tu aspecto, más confianza sentirás al pararte frente a la audiencia. Evitá usar accesorios que puedan distraer al público (pulseras ruidosas, estampados demasiado coloridos, etc.).

 

5. Expectativas

Mantené tus expectativas a un nivel equilibrado, sin dejar que los imprevistos arruinen tu presentación. Si algo falla, sonreí y tratá de solucionarlo de alguna manera, sin perder la compostura.

 

6. Utilizá el humor

Abrir la presentación con un chiste es una excelente manera de generar un buen clima con la audiencia y ganar confianza. Por más que la presentación trate sobre algo serio, intentá abrir y cerrar la ponencia con una frase descontracturada que deje una buena impresión en tu público.

 

7. Aprendé del mejor

Si tenés algún modelo a seguir en cuanto a presentaciones, examiná cuidadosamente cómo se comporta esta persona a la hora de hablar en público. Intentá rescatar lo mejor de él sin caer en imitaciones absurdas.

Otra buena estrategia es buscar videos de grandes oradores en Youtube e investigar qué es lo que los hace tan buenos. Examina, por ejemplo, las últimas charlas TEDx y trata de incorporar los mejores ademanes, hábitos y comportamientos de los presentadores.

 

8. Relajate

Intentá no criticarte demasiado, ya que estas inseguridades pueden sabotear tu presentación. Mantené una actitud positiva que te ayude a estar concentrado y relajado.

A la hora de dirigirte a tu público, no te quedes mirando al piso o al techo. En su lugar elegí a tres personas del público y alterna tu mirada entre ellos, como si estuvieran teniendo una conversación. Esto te transmitirá seguridad. Y lo más importante: recordá que es solo una presentación. Si te olvidás de una frase de tus apuntes o si te salteas una diapositiva sin querer, no es el fin del mundo.

 

9. Practicá

Una vez que tu presentación esté armada, practicá tu discurso frente a un espejo. Luego, ensayá frente a un familiar o amigo. Cada vez que repitas tu presentación te sentirás más cómodo, y la idea de llevarla a cabo frente a muchas personas será menos intimidante.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.