text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo alimentarte para aumentar tu productividad

      

Tal como dice el dicho: “Eres lo que comes”.  Aunque realizar actividad física y dormir bien son factores claves a la hora de rendir al máximo en nuestro trabajo y cualquier otro ámbito de nuestra vida, muchas veces se subestima la importancia de una alimentación adecuada. En muchas ocasiones la respuesta al cansancio o la letargia en la oficina se esconde detrás de lo que comemos.

 

Lee también
» Las 20 maneras de mantener tu productividad cuando trabajás en tu casa
» 12 consejos para una vida saludable
» Conocé 6 alimentos que ayudarán a mejorar tu nivel de concentración 

 

A continuación, te acercamos algunas recomendaciones para que tu comida no sacrifique tu productividad. 

Desayuná siempre. Desayuná bien.

Aunque probablemente lo hayas oído hasta el cansancio: el desayuno es la comida más importante del día, y por supuesto es esencial para mantener altos tus niveles de energía, por lo que debés tomarlo aunque no tengas hambre de mañana. Si realmente te cuesta desayunar, empezá de a poco, con alguna fruta o licuado, hasta que tu estómago se acostumbre.

Por otra parte, es necesario saber cuáles son las comidas más adecuadas para ingerir a primera hora. Una buena estrategia es consumir alimentos que contengan carbohidratos complejos, como la avena, ya que estos se digieren lentamente por lo que te brindarán energía y saciedad hasta el almuerzo. 

Evitá la comida chatarra

La comida alta en grasas saturadas y trans son un camino seguro hacia la pereza y la somnolencia, mientras que los alimentos con mucha azúcar te proporcionarán un pico de energía que terminará en un bajón. Aunque estas golosinas sean ricas y fáciles de transportar y comer, te conviene quedarte con las opciones más nutritivas si querés mantenerte alerta en el trabajo. 

Cuidado con la cafeína

Cuando empezás a sentir sueño o cansancio, es casi un impulso recurrir al mate o a un expreso triple para volver a entrar en acción. Sin embargo, consumir niveles excesivos de cafeína puede afectar tu productividad, ya que al igual que las golosinas, esta sustancia produce súbitos picos de energía que luego caen tan rápido como vinieron. Para maximizar tu productividad, consumí fuentes moderadas de cafeína como el té verde.

Comé varias veces a lo largo del día

Alimentarse de manera moderada y frecuente es una buena forma de prevenir el decaimiento de los niveles de energía, ya que los niveles de glucosa en la sangre se mantienen estables de esta manera. Si pasás demasiadas horas sin comer, es más probable que luego lo hagas en exceso, lo que seguramente te hará sentir más pesado.

Es igualmente importante que el almuerzo sea moderado. La sensación de sueño en la tarde es algo fácilmente evitable cuando se come con tranquilidad y en las porciones adecuadas. 

Comé fruta

Al contener fibra y azúcares saludables y digerirse fácilmente, la fruta es un alimento sumamente beneficioso para mantenerte productivo durante todo el día. Lo mejor es ingerirla con el estómago vacío. 

Evitá las carnes

Ingerir menos alimentos cárnicos de mañana o al mediodía puede ayudarte a mantenerte activo, ya que al ser altos en grasa y en proteína son más difíciles de digerir. 

Mantenete hidratado

No solo es esencial para estar saludable, tomar suficiente agua favorece el transporte de los nutrientes que generan energía. Asimismo, cuando estamos deshidratados nuestra sangre se espesa, por lo que el corazón late con más dificultad y nos sentimos más cansados. 

Ingerí suficiente fibra

Comer alimentos ricos en fibra favorece una digestión lenta pero segura, lo cual se traduce en unos niveles de energía estables a lo largo del día. 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.