text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Según estudio los niños con sentimientos de culpa podrían convertirse en adultos deprimidos

      
<p style=text-align: justify;>Cualquier episodio puede ser traumático durante la niñez, el problema es que si ese<strong> sentimiento de culpa</strong> no se supera el pequeño corre riesgos de convertirse en un<strong> adulto con depresión o ansiedad</strong>. Así lo afirma el último estudio publicado por la <strong><a href=https://estudios-internacionales.universia.net/eeuu/universidades/UW/index.html target=_blank>Universidad de Washington</a></strong> en St.Louis.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;><strong>Lee también</strong><br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=Científicos afirman que los sentimientos sí nos afectan físicamente href=https://noticias.universia.edu.uy/en-portada/noticia/2014/01/06/1072972/cientificos-afirman-sentimientos-nos-afectan-fisicamente.html>» <strong>Científicos afirman que los sentimientos sí nos afectan físicamente </strong></a><br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=Los más pequeños aprenden el lenguaje a través de sus hermanos mayores href=https://noticias.universia.edu.uy/en-portada/noticia/2014/02/11/1081149/mas-pequenos-aprenden-lenguaje-traves-hermanos-mayores.html>» <strong>Los más pequeños aprenden el lenguaje a través de sus hermanos mayores </strong></a></p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>La investigación fue llevada a cabo por la psiquiatra <strong>Joan Luby</strong> quien junto a un grupo de colaboradores observaron en profundidad una pequeña parte del cerebro llamada <strong>ínsula anterior</strong>, reguladora de la percepción, la conciencia de uno mismo y la emoción.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Este estudio, que se realizó a lo largo de doce años, permitió encontrar<strong> relaciones entre las ínsulas de menor tamaño con los trastornos de ansiedad, depresión, esquizofrenia</strong> y otras enfermedades mentales.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Este hallazgo permitiría relacionar la culpa de los niños con esa parte del cerebro que controla los desórdenes emocionales.</p><p style=text-align: justify;> </p><h4 style=text-align: justify;>¿Cómo se realizó el estudio?</h4><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>En primera instancia se escanearon los cerebros de <strong>145 niños en edad escolar</strong>, luego se consultó a sus progenitores cuáles habían experimentado sentimientos de culpa excesiva. Se descubrió entonces que <strong>los niños que tenían mayores niveles de culpabilidad tenían menor volumen de ínsula interior</strong>. Cabe destacar que cuanto más bajo esté ese volumen, más posibilidades de aparecer una posterior depresión.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Según Luby, el estudio publicado en <strong><a href=https://archpsyc.jamanetwork.com/journal.aspx rel=me nofollow> JAMA Psychiatry</a></strong> es uno de los primeros que estudia la<strong> relación entre los sentimientos de culpa extrema en etapa infantil y las diferencias físicas en el cerebro</strong>.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Estos avances permiten <strong>detectar de forma temprana la depresión</strong>, de manera que los especialistas puedan intervenir a tiempo. Hoy por hoy, los autores del estudio están implementando técnicas para ayudar a que los pequeños manejen de forma más saludable los sentimientos de culpa.</p>
Autor: Jon Diez Supet  |  Fuente: Flickr

Cualquier episodio puede ser traumático durante la niñez, el problema es que si ese sentimiento de culpa no se supera el pequeño corre riesgos de convertirse en un adulto con depresión o ansiedad. Así lo afirma el último estudio publicado por la Universidad de Washington en St.Louis.

 

Lee también
» Científicos afirman que los sentimientos sí nos afectan físicamente
» Los más pequeños aprenden el lenguaje a través de sus hermanos mayores

 

La investigación fue llevada a cabo por la psiquiatra Joan Luby quien junto a un grupo de colaboradores observaron en profundidad una pequeña parte del cerebro llamada ínsula anterior, reguladora de la percepción, la conciencia de uno mismo y la emoción.

 

Este estudio, que se realizó a lo largo de doce años, permitió encontrar relaciones entre las ínsulas de menor tamaño con los trastornos de ansiedad, depresión, esquizofrenia y otras enfermedades mentales.

 

Este hallazgo permitiría relacionar la culpa de los niños con esa parte del cerebro que controla los desórdenes emocionales.

 

¿Cómo se realizó el estudio?

 

En primera instancia se escanearon los cerebros de 145 niños en edad escolar, luego se consultó a sus progenitores cuáles habían experimentado sentimientos de culpa excesiva. Se descubrió entonces que los niños que tenían mayores niveles de culpabilidad tenían menor volumen de ínsula interior. Cabe destacar que cuanto más bajo esté ese volumen, más posibilidades de aparecer una posterior depresión.

 

Según Luby, el estudio publicado en JAMA Psychiatry es uno de los primeros que estudia la relación entre los sentimientos de culpa extrema en etapa infantil y las diferencias físicas en el cerebro.

 

Estos avances permiten detectar de forma temprana la depresión, de manera que los especialistas puedan intervenir a tiempo. Hoy por hoy, los autores del estudio están implementando técnicas para ayudar a que los pequeños manejen de forma más saludable los sentimientos de culpa.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.