text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo reducir el estrés académico

      
Cómo reducir el estrés académico
Cómo reducir el estrés académico  |  Fuente: Shutterstock

De entre todos los diferentes aspectos con los que los estudiantes deben lidiar a diario (finanzas, amistades, compañeros de habitación, pareja, familia, trabajo) lo académico debe ser lo principal. Al fin y al cabo, si no obtienes buenos resultados, el resto de la experiencia universitaria se torna imposible. Por ello, necesitas aprender a lidiar con el estrés académico que la universidad puede ejercer rápidamente en tu vida. Toma nota de los siguientes 8 consejos:

 

Lee también

» Se puede evitar el estrés al estudiar? 
» Cómo afecta el estrés al desarrollo académico

 

1.    Analiza tu curricula

En la secundaria, podías lidiar fácilmente con 5 o 6 asignaturas y el resto de tus actividades extracurriculares. Sin embargo, en la universidad el sistema cambia, y el número de clases que tomes incidirá en el tiempo que dispongas para descansar y para estudiar. Si te sientes agobiado con el número de clases, analiza el número y si abandonar alguna de ellas podrá ayudarte a reducir el grado de estrés.

2.    Únete a un grupo de estudio

Puede que estudies a diario, pero si no lo haces de manera efectiva, el tiempo que pases en ello puede generarte aún más estrés. Considera unirte a un grupo de estudio, así podrás aprender a realizar las tareas en tiempo y forma, comprender mejor el material y combinar algo de tu tiempo de estudios con tus instancias de sociabilidad. Si no encuentras grupo, procura crear uno tú mismo.

3.    Aprende a estudiar de manera efectiva

Si no sabes cómo estudiar de forma efectiva, no importará si estudias solo o en grupo, o con un tutor particular. Asegúrate de que tus esfuerzos en el estudio se correspondan con lo que tu mente necesita para retener y comprender verdaderamente el material.

4.    Consigue ayuda de algún compañero

Todos en la clase conocen a los alumnos que dominan el material. Pídeles que sean tus tutores. Puedes pagarles o encontrar una manera de retribuir sus servicios (arreglando su portátil o ayudarles en una asignatura que te sea sencilla).

5.    Pide ayuda al docente

Tu profesor puede ser uno de los mejores recursos para reducir el estrés en un curso. Si bien puede resultar intimidante conocerlo/la, puede ser una gran ayuda para comprender el material y saber en qué puntos hacer especial hincapié.

6.    Asegúrate de asistir siempre a clase

Tu profesor puede estar simplemente comentando el material de clase, pero nunca sabes cuándo podrá mencionar algo de utilidad que te permita comprender con mayor facilidad conceptos. Además, que alguien repase el material que ya has leído ayuda a consolidar los conocimientos.

7.    Reduce tus compromisos extracurriculares

Perder tu concentración es sencillo, pero recuerda que la razón fundamental de la universidad es graduarte. Si no apruebas los cursos, no podrás continuar. Eso debería ser suficiente motivación para ayudarte a priorizar cuando el estrés es demasiado. Si no tienes tiempo para las demás responsabilidades extracurriculares, examina tus opciones y elimina compromisos.

8.    Mantén un equilibrio en tu vida

Asegúrate que el resto de los aspectos de tu vida estén en equilibrio: el descanso, la alimentación, el ejercicio…Muchas veces te olvidas de cuidarte a ti mismo, pero estos factores son claves en tu desarrollo físico y mental.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.