text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El esperado iPad de Apple: ¿Revolucionario u otro aparato más para la colección?

      
<p><br/> Durante la conferencia de prensa del 27 de enero, Jobs presentaba el dispositivo ultra plano de 680 gramos con pantalla LED de 9.7 pulgadas y conectividad a Internet, que saldrá a la venta a finales de marzo. “Lo hemos llamado iPAd. Lo que este aparato hace es extraordinario”, declaraba Jobs. “Con él puedes navegar por la Red. Es fenomenal. Es mucho mejor que los portátiles y que los teléfonos inteligentes”. </p><p><br/> De hecho, Apple ha posicionado el largamente esperado iPad en su “alineación” de productos: el dispositivo llena el hueco existente entre el iPhone y el MacBook de Apple, con precios que van desde los 499 a los 829 dólares dependiendo de las opciones que incluya, como por ejemplo la cantidad de memoria o el tipo de conectividad inalámbrica  (wifi y/o algún programa inalámbrico adicional a través de AT&T). </p><p><br/> Según expertos de Wharton, competitivamente el iPad se podría situar entre los netbooks –miniportátiles con pantallas de 10 o menos pulgadas-, y los lectores de libros electrónicos, como el Kindle de Amazon.com, el Nook de Barnes & Noble o el Sony Reader. En otras palabras, Jobs ha posicionado el iPad como un dispositivo informático universal con el que se puede escuchar música, ver películas, jugar a un videojuego, ver fotos o almacenar todos los libros de una biblioteca. </p><p><br/> Lo que no está muy claro es si a los consumidores les gustará la idea de un aparato universal que satisfaga todas sus necesidades, o si el iPad se convertirá simplemente en otro dispositivo más para la colección. </p><p><br/> Según Peter Fader, profesor de Marketing de Wharton, posiblemente este nuevo dispositivo de Apple encuentre su mercado, pero no será fácil. En su opinión, el iPad, al igual que otros tablets PC, deben responder a una pregunta fundamental en la mente de los consumidores: ¿Por qué necesitaría uno? “En el pasado los tablets cayeron en el olvido porque no fueron capaces de responder dicha cuestión; el iPad está en el mismo caso”. </p><p><br/> Otros dudan si el iPad tiene suficiente peso tecnológico como para sustituir a varios dispositivos. La profesora de Derecho y Ética Empresarial de Wharton Andrea Matwyshyn sostiene que las especificaciones técnicas del iPad –a destacar su batería de 10 horas de autonomía-, tal vez no le permita funcionar como un dispositivo universal, al menos la primera generación. No obstante, Matwyshyn espera que Apple mejore el producto. Según Eric Clemons, profesor de Gestión de las Operaciones y la Información de Wharton, el dispositivo también carece de suficiente capacidad de almacenaje para sustituir múltiples dispositivos: ya sea en la versión de 16, 32 o 64 gigas, por sí sólo el iPhone de Apple ya cuenta con 32 gigas de capacidad, y los lectores de libros electrónicos normalmente disponen de 160 GB o más. </p><p><br/> Asimismo, el iPad, que utiliza el mismo sistema operativo que el iPhone, no soporta el software Flash de Adobe, que es empleado en muchos sitios web. En consecuencia, navegar en la Red con el iPad no es comparable a hacerlo con un portátil tradicional. La presentación de Jobs no mencionó directamente que iPad no tuviese soporte Flash, pero uno de los sitios web visitados durante su demostración tenía una ventana vacía donde habría aparecido un video o un contenido animado Flash.<br/> Si los consumidores siguen necesitando un portátil para hacer cualquier búsqueda que contenga Flash, un teléfono para hacer llamadas y un iPod para almacenar películas, libros y películas, “entonces ¿para qué necesito exactamente el iPad?”, pregunta Clemons. </p><p><br/> Según los expertos de Wharton, esta es una pregunta que posiblemente se hagan muchos consumidores. “Yo mismo estoy teniendo dificultades para situar el iPad. No tengo muy claro cuál es exactamente la posición de este dispositivo”, dice Kartik Hosanagar, profesor de Gestión de las Operaciones y la Información de Wharton. “En un principio el iPad es un competidor directo de Kindle. Pero el iPad se enfrenta a un extraordinario conjunto de competidores: iPhone, Kindle, iPod y los netbooks”. No está muy claro con qué rapidez el iPad sustituirá a todos estos dispositivos –ni siquiera si llegará a hacerlo-, pero su llegada “pone de relieve que estos aparatos están convergiendo”, añade Hosanagar.<br/></p>


Durante la conferencia de prensa del 27 de enero, Jobs presentaba el dispositivo ultra plano de 680 gramos con pantalla LED de 9.7 pulgadas y conectividad a Internet, que saldrá a la venta a finales de marzo. “Lo hemos llamado iPAd. Lo que este aparato hace es extraordinario”, declaraba Jobs. “Con él puedes navegar por la Red. Es fenomenal. Es mucho mejor que los portátiles y que los teléfonos inteligentes”.


De hecho, Apple ha posicionado el largamente esperado iPad en su “alineación” de productos: el dispositivo llena el hueco existente entre el iPhone y el MacBook de Apple, con precios que van desde los 499 a los 829 dólares dependiendo de las opciones que incluya, como por ejemplo la cantidad de memoria o el tipo de conectividad inalámbrica  (wifi y/o algún programa inalámbrico adicional a través de AT&T).


Según expertos de Wharton, competitivamente el iPad se podría situar entre los netbooks –miniportátiles con pantallas de 10 o menos pulgadas-, y los lectores de libros electrónicos, como el Kindle de Amazon.com, el Nook de Barnes & Noble o el Sony Reader. En otras palabras, Jobs ha posicionado el iPad como un dispositivo informático universal con el que se puede escuchar música, ver películas, jugar a un videojuego, ver fotos o almacenar todos los libros de una biblioteca.


Lo que no está muy claro es si a los consumidores les gustará la idea de un aparato universal que satisfaga todas sus necesidades, o si el iPad se convertirá simplemente en otro dispositivo más para la colección.


Según Peter Fader, profesor de Marketing de Wharton, posiblemente este nuevo dispositivo de Apple encuentre su mercado, pero no será fácil. En su opinión, el iPad, al igual que otros tablets PC, deben responder a una pregunta fundamental en la mente de los consumidores: ¿Por qué necesitaría uno? “En el pasado los tablets cayeron en el olvido porque no fueron capaces de responder dicha cuestión; el iPad está en el mismo caso”.


Otros dudan si el iPad tiene suficiente peso tecnológico como para sustituir a varios dispositivos. La profesora de Derecho y Ética Empresarial de Wharton Andrea Matwyshyn sostiene que las especificaciones técnicas del iPad –a destacar su batería de 10 horas de autonomía-, tal vez no le permita funcionar como un dispositivo universal, al menos la primera generación. No obstante, Matwyshyn espera que Apple mejore el producto. Según Eric Clemons, profesor de Gestión de las Operaciones y la Información de Wharton, el dispositivo también carece de suficiente capacidad de almacenaje para sustituir múltiples dispositivos: ya sea en la versión de 16, 32 o 64 gigas, por sí sólo el iPhone de Apple ya cuenta con 32 gigas de capacidad, y los lectores de libros electrónicos normalmente disponen de 160 GB o más.


Asimismo, el iPad, que utiliza el mismo sistema operativo que el iPhone, no soporta el software Flash de Adobe, que es empleado en muchos sitios web. En consecuencia, navegar en la Red con el iPad no es comparable a hacerlo con un portátil tradicional. La presentación de Jobs no mencionó directamente que iPad no tuviese soporte Flash, pero uno de los sitios web visitados durante su demostración tenía una ventana vacía donde habría aparecido un video o un contenido animado Flash.
Si los consumidores siguen necesitando un portátil para hacer cualquier búsqueda que contenga Flash, un teléfono para hacer llamadas y un iPod para almacenar películas, libros y películas, “entonces ¿para qué necesito exactamente el iPad?”, pregunta Clemons.


Según los expertos de Wharton, esta es una pregunta que posiblemente se hagan muchos consumidores. “Yo mismo estoy teniendo dificultades para situar el iPad. No tengo muy claro cuál es exactamente la posición de este dispositivo”, dice Kartik Hosanagar, profesor de Gestión de las Operaciones y la Información de Wharton. “En un principio el iPad es un competidor directo de Kindle. Pero el iPad se enfrenta a un extraordinario conjunto de competidores: iPhone, Kindle, iPod y los netbooks”. No está muy claro con qué rapidez el iPad sustituirá a todos estos dispositivos –ni siquiera si llegará a hacerlo-, pero su llegada “pone de relieve que estos aparatos están convergiendo”, añade Hosanagar.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.