Tuesday :: 21 / 10 / 2014

AdemásBLOGS | TRADUCTOR | MAPA DEL SITIO

Noticia : De Universia Knowledge Wharton

Medidas empresariales de urgencia contra la Gripe A


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Más imágenes

Las compañías disponen de planes de contingencia para casi todo tipo de crisis relacionadas con catástrofes naturales, desde incendios hasta huracanes, para asegurar la continuidad del negocio. Sin embargo, algo tan común como una gripe puede poner contra las cuerdas a las compañías de todo el mundo. Tres de cada cuatro empresas no están preparadas para afrontar una pandemia, lo que podría llegar a suponer un coste de más de 800.000 millones de dólares (605.000 millones de euros) en un solo año, según estimaciones del Banco Mundial.

El 73% de las empresas de todo el mundo reconoce no tener ningún plan de contingencia para afrontar una pandemia de gripe, según datos de la consultora de riesgos Marsh. En un año sin contratiempos, las empresas pierden alrededor de 210 millones de euros anuales por culpa del absentismo, cifra que podría llegar a multiplicarse por tres en caso de pandemia. Si, además ésta se prolongase mucho en el tiempo, el absentismo laboral podría rebasar el 50% de la plantilla.

Juan García Gay, responsable de Consultoría en Continuidad de Negocio de Marsh, explica que una gripe como la de tipo A, que ya se encuentra en nivel 5 de alerta (el segundo más alto), tiene un doble impacto, ya que no sólo dispara el absentismo laboral, sino que también tiene un efecto psicológico en la plantilla de la empresa, que tiene miedo de contagiarse e incluso puede vivir un drama en su entorno familiar.

"Hemos encontrado muy pocas compañías que estén adecuadamente preparadas para proteger a su personal o para garantizar la continuidad de sus operaciones en caso de pandemia", explica García Gay, que añade: "Lo avisábamos en Davos y lo seguimos diciendo ahora: tenemos un problema con el largo plazo. Durante la crisis de 2006, cuando el riesgo de pandemia era inminente, algunas empresas se interesaron por mejorar su preparación ante eventos de este tipo. Sin embargo, en el momento que el problema fue perdiendo actualidad, muchas olvidaron de que siguen sin estar preparadas para el riesgo de un brote pandémico".

Erwann O. Michel-Kerjan, director del Wharton Risk Management and Decision Processes Center, durante su participación en una conferencia titulada "El economista irracional", comentó que "convencionalmente, tendemos a pensar que los riesgos son locales y rutinarios; que es posible hacer una lista de todos aquellos sucesos indeseables que pueden ocurrir, determinar su probabilidad basándonos en datos históricos, medir el coste y el beneficio de diseñar y aplicar un plan de contingencia para cada riesgo".

Aunque, por naturaleza, el ser humano tiende a pensar sólo en el corto plazo, "hay que estar preparado", apunta García Gay, que matiza que no se trata de ser alarmistas, sino de estar preparado para situaciones que, aunque improbables ya se han repetido tres veces en el último siglo. La fiebre española de 1918 se cobró alrededor de 30 millones de muertes, y pandemias similares se repitieron en 1957 y 1968, aunque su mortalidad fue diez veces menor.

"Hay una crisis y hay que tomársela en serio", apunta el experto de Marsh. Pero, ¿qué hacer si ha faltado previsión y se confirma la pandemia? "Todavía hay tiempo para pararse a reflexionar",aunque no se puede retrasar la creación de un comité de crisis y actuar en paralelo, impulsando medidas que "no sean catastrofistas, pero sí realistas".

En México, por ejemplo, se han agotado las mascarillas y la demanda de antivirales se ha disparado. García Gay no es partidario de hacer acopio de material sanitario sin valorar las necesidades auténticas, como, por ejemplo, cuántas personas podrán trabajar desde su casa y cuál es el personal necesario para mantener las actividades fundamentales.

Ya hay compañías españolas que han puesto a trabajar a los equipos de trabajo para la gestión de crisis. En este sentido, García Gay apunta siete recomendaciones básicas:

1.Protección de la plantilla y políticas de comunicación.
2.Restricciones de viaje y políticas de cuarentena.
3.Descontaminación, limpieza e higiene.
4.Acopio de medicamentos preventivo.
5.Estrategias de trabajo desde casa.
6.Claves de planificación de negocio para hacer frente a una pandemia.
7.Descartar temporalmente procesos de negocio no esenciales.







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad

Publicidad