Wednesday :: 22 / 10 / 2014

AdemásBLOGS | TRADUCTOR | MAPA DEL SITIO

Noticia : Primera carrera universitaria de interpretación de LSU

Señas que comunican


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Más imágenes

El 17 de abril cierran las preinscripciones para la carrera técnico-universitaria en interpretación de LSU-Español-LSU. La LSU es la lengua de señas uruguaya. La tecnictaura fue pensada en interacción con el Centro de Investigación y Desarrollo para la persona sorda (Cinde). Tuvo años de gestación. Es una propuesta de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, que cuenta con el financiamiento de la Comisión Sectorial de Enseñanza de la Universidad de la República (UdelaR). A continuación, Universia informa sobre esta propuesta novedosa.

Son múltiples las situaciones en las que un intérprete es indispensable para asegurar el acceso del sordo a sus derechos de ciudadano. Pueden ser necesarios en actos públicos, en el Parlamento, en la Justicia? En primaria hay intérpretes desde los años 80. A secundaria llegaron en los años 90 y a la Universidad de la República en el 2000, explicó Luís Behares, lingüista y coordinador de la tecnicatura.

La necesidad del intérprete

Hasta ahora los intérpretes de LSU-español-LSU eran autodidactas o formados exclusivamente por el Cinde de la Asociación de Sordos del Uruguay (ASUR).

Desde julio de 2001, Uruguay reconoce la LSU como lengua natural de las personas sordas (ver nota del 21/02/2007). La ley n° 17.378 especifica en su artículo 5: "El Estado asegurará a todas las personas sordas e hipoacúsicas que lo necesiten el acceso a los servicios de Intérpretes de Lengua de Señas Uruguaya en cualquier instancia en que no puedan quedar dudas de contenido en la comunicación que deba establecerse."

Las características del intérprete

Según Luís Behares, un buen intérprete no solo conoce la lengua de señas. Es imprescindible "un dominio nativo de ambas lenguas" (Español y LSU). Por lo tanto, los candidatos para cursar la tecnicatura son en su mayoría hijos o familiares de sordos. En todo caso, "personas que entraron en contacto con la LSU muy tempranamente o durante su adolescencia, por diversas razones".

Tampoco alcanza con conocer los dos idiomas, "hay que ser dotado de capacidad de interpretación y eso implica cierta condición, hasta en algunos casos neurológica," declaró Behares. Un buen nivel cultural también es necesario, por eso se exige bachillerato aprobado para pre-inscribirse.

Además, para concretar la inscripción, el candidato deberá someterse a dos pruebas de selección. El éxito en español escrito y oral condicionará el acceso a la evaluación de LSU. A dos días de la apertura de las preinscripciones, ya se habían anotado 14 personas, informó Luís Behares.

Las particularidades del profesor

El mayor desafío de esta carrera reside en poder dotarla de los mejores profesores. Como los alumnos, los docentes deberán someterse a una selección. Algunos llamados a aspiraciones ya se han hecho, otros se harán más adelante.

También se maneja la posibilidad de integrar docentes de Brasil y Argentina. Ambos países investigan y cuentan con carreras de interpretación de lengua de señas. En Brasil ya existe un Doctorado. Asimismo, hay universitarios especializados en lengua de señas uruguaya en los dos países.

En Argentina no se habla la misma lengua de señas (LS) que en nuestro país. En realidad, el parentesco es mayor con la lengua de señas brasileña. La lengua de señas uruguaya (LSU) es pariente de la lengua de señas francesa del siglo XVIII, indicó Behares a Universia. La LS argentina tiene más parecido con la LS británica.

Dichas filiaciones entre las diversas lenguas de señas tienen poca relación con los idiomas hablados en sus países de origen. Las vinculaciones se deben principalmente a los flujos migratorios. A veces las LS se nutren del idioma escrito o hablado, pero la cultura y las especificidades de la comunidad sorda de cada país son los principales factores de evolución.

Por tanto, la dificultad es doble, no solo se trata de conseguir docentes especializados en lengua de señas, también tienen que conocer la LSU específicamente. Por esa razón, la tecnicatura de la UdelaR tiene un objetivo interno: formar docentes e investigadores. Con esa meta, los profesores contarán con ayudantes o asistentes que podrán ser estudiantes.

El futuro egresado

La tecnicatura está prevista para durar 2 años (cuatro semestres). El tipo de diploma se eligió de acuerdo con su objetivo, el de formar intérpretes profesionales. Luís Behares, coordinador de la carrera, admitió: "nos gustaría más una licenciatura."

La formación, destinada a personas avanzadas en el dominio del español como de la LSU, también profundizará estos conocimientos. Según el plan de estudios, la tecnicatura de interpretación de LSU-español-LSU dotará a sus estudiantes de conocimientos en el "estudio social de la sordera, el conocimiento específico de las lenguas implicadas (LSU y Español), la teoría y la metodología de la interpretación en el contexto de la sordera y la formación técnica para ella."

Por Marina González

La lista de estudiantes seleccionados se dará a conocer en mayo. Una jornada pública de sensibilización, abierta a todas las autoridades públicas o privadas interesadas, tendrá lugar el 12 de junio. Al día siguiente los inscriptos a la carrera tendrán una primera jornada de trabajo intensivo antes de empezar las clases en agosto. El seminario interno tratará el papel de intérprete.

La Dra. Ronice Müller de Cuadros de la Universidad Federal de Santa Catarina (Florianópolis) protagonizará estas dos actividades.

Consultas

bedelia@fhuce.edu.uy Horario habitual: de lunes a Viernes de 09:30 a 12: 30h. Lunes, miércoles y jueves de 17 a 19: 30h. Martes y viernes de 17 a 19h.







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad

Publicidad