Tuesday :: 30 / 09 / 2014

AdemásBLOGS | TRADUCTOR | MAPA DEL SITIO

Noticia : El PEDECIBA cumple 20 años

Investigación con identidad propia


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Más imágenes

Durante la dictadura uruguaya la mayoría de los científicos se fueron del país. En 1984, año de la apertura democrática, la red de investigación académica se encontraba desintegrada. En respuesta a esta realidad, en 1986 el Ministerio de Educación y Cultura y la Universidad de la República crearon el Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas (PEDECIBA). Organismo que, con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), financió el regreso de más de 100 científicos nacionales y consolidó una plataforma de investigación que se mantiene a más de 20 años de su fundación

En 1973 la Universidad de la República (UdelaR) fue intervenida por el gobierno militar. "Los profesores nos quedamos esperando a ver qué pasaba. Cuando no nos citaron para integrar los tribunales de exámenes vimos que la cosa venía muy fea", recordó Enrique Cabaña, entonces director del Instituto de Matemática de la Facultad de Ingeniería (UdelaR). "Había que apoyar la actividad en la medida que se pudiera, pero? no se podía". Junto a un grupo de colegas, Cabaña se trasladó a la facultad homónima de la Universidad de Buenos Aires y poco después a Caracas, Venezuela.

La mayoría de los científicos siguieron sus pasos. Durante la dictadura (1973-1984) la investigación académica estuvo en manos de algunos pocos universitarios y de un grupo de profesionales del área de la Biología, que siguieron desarrollando sus conocimientos en el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable. En 1983, "cuando se veía que el cambio hacia un régimen democrático estaba a la vuelta de la esquina, prepararon un programa de apoyo que terminó siendo el PEDECIBA" dijo Cabaña, quien fue designado como sub-director del programa en gestación.

Sistema innovador

La reconstrucción de la actividad científica se centralizó en tres estrategias: el diseño de posgrados para promover la investigación en los jóvenes universitarios (hasta entonces había un solo posgrado en la UdelaR); el equipamiento y la creación de nuevos laboratorios; y "la repatriación" de los profesionales que se encontraban en el exterior. Estas acciones fueron financiadas por el PNUD, cuyo apoyo se mantiene hasta hoy.

El PEDECIBA fue creado entre la UdelaR y el Poder Ejecutivo. "Fue una innovación a nivel institucional. Permitió una selectividad hacia adentro y hacia afuera de la universidad a la hora de reconocer y categorizar los investigadores en Ciencias Básicas", explicó el doctor Enrique Lessa, actual director del PEDECIBA.

Trabajaran o no en la UdelaR, para ser aceptados los profesionales debían demostrar su dedicación a la investigación. "Si un profesional trabajaba en el INIA o en el Instituto Estable y reunía las condiciones era convocado. Por el contrario, una persona con un cargo de grado 5 en la universidad que no fuera investigador no podía formar parte", dijo Lessa.

Sentirse parte, ¿sentimiento perdido?

Para muchos de los investigadores que regresaron del exterior, colaborar en la reorganización de la universidad fue natural porque se sentían parte del sistema académico uruguayo. "Teníamos un trabajo hecho en la universidad, nos sentíamos parte de ella, de manera que la idea de poder reconstruir nos resultaba muy atractiva", expresó Cabaña, quien aún hoy es investigador del PEDECIBA en el área de Matemática. "También es cierto que el país estaba cambiando rápidamente y eso hacía que la gente considerara una oportunidad el volver."

Y volvieron, y lo que en su momento fue pensado como un programa de tres años de duración, 21 años después se mantiene. Hoy el PEDECIBA promociona el desarrollo de la actividad científica financiando proyectos de investigación en sus 5 áreas: Biología, Informática, Física, Matemática y Química. Cerca de 500 investigadores forman parte del programa. El PEDECIBA también continúa estimulando la formación a través de programas de maestrías y doctorados en Ciencias Básicas, lo cuales son cursados por más de 400 estudiantes.

En un tiempo coyunturalmente muy distinto al de mediados de los años 80, la emigración de los investigadores se vuelve a plantear como una problemática para el país. "Hoy tenemos otra faceta del asunto: retener a nuestros jóvenes científicos en el país", subrayó Lessa desde la actual dirección del PEDECIBA. "El solo deseo no basta. Propiciar facilidades de inserción tanto en la investigación básica como en sus aplicaciones es algo muy importante para nosotros." En esta línea el programa busca aunar esfuerzos con la Comisión Sectorial de Investigación Científica de la UdelaR, la Agencia Nacional de Investigación e Innovación y el Ministerio de Relaciones Exteriores.


Caldeyro Barcia: primer director del PEDECIBA.

Una pieza clave en el éxito de PEDECIBA fue la figura del doctor Roberto Caldeyro Barcia, su primer director. Médico cirujano de profesión, publicó más de 300 trabajos de investigación y dictó más de 200 conferencias durante su carrera. "Sin ciencia básica no hay tecnología ni industria y sin industria el país se viene abajo", expresó en una entrevista concedida a un grupo de estudiantes del Hospital de Clínicas poco antes de su muerte en 1996. Su pensamiento no ha perdido vigencia. Para leer la entrevista completa clic aquí



A 20 años

Si bien el PEDECIBA fue creado en 1986, efectivamente comenzó a implementarse a partir de 1987. Sin embargo, la conmemoración de su 20º aniversario se realizó el pasado 17 de abril junto a la despedida del prestigioso físico Rodolfo Gambini, quien abandonó recientemente la dirección del PEDECIBA. El evento, realizado en la Facultad de Ciencias de la UdelaR, contó con la participación del rector de la UdelaR, Rodrigo Arocena y de la ministra de Educación y Cultura, María Simon.







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad

Publicidad