Monday :: 24 / 11 / 2014

AdemásBLOGS | TRADUCTOR | MAPA DEL SITIO

Noticia : Trabajo en la sociedad emergente del siglo XXI

El telemprendedor


ImprimirImprimirEnviar a un amigo Enviar

Más imágenes

Se reconocen como integrantes de una generación que acompañó los grandes cambios tecnológicos en el área informática. Son jóvenes que incorporan las tecnologías de manera rápida y que hicieron de la computadora su principal negocio. Internet los conectó con el mundo y sus empresas trabajan para el mercado global. Un proyecto final de la licenciatura en Relaciones laborales dio nombre a este tipo de trabajadores y los bautizó como telemprendedores. Jóvenes emprendedores que a través del teletrabajo lograron fundar sus empresas antes de los treinta

Sergio Delgado tiene 26 años y trabaja en el octavo piso de una oficina en la Torre de los Profesionales. Se define como webmaster y se dedica a administrar proyectos online. En el 2006 se recibió de licenciado en Relaciones Laborales con una memoria de grado (trabajo final con el que se reciben los estudiantes en la Universidad Católica) que investiga el teletrabajo y el emprendedurismo en Uruguay.

La memoria de grado se titula "Estudio exploratorio sobre el telemprendedor" y es un intento académico por estudiar e investigar una realidad dentro del mundo del teletrabajo. "Es exploratoria porque es un tema nuevo. Quiero que esta memoria de grado sea un primer paso académico, sistematizado y formal para poder conocer el fenómeno del telemprendedor. Es algo nuevo y que vale la pena hacerlo", explicó el licenciado Delgado.

El teletrabajo se trata de un fenómeno reciente. Según Delgado, algunos autores afirman que el teletrabajo existe desde la época colonial, cuando los países europeos manejaban a distancia sus colonias. Pero para el autor el prefijo tele "no hay que tomarlo solo etimológicamente. Hay que contextualizarlo en la irrupción y desarrollo de las Tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Y dentro de las TIC está Internet".

En el trabajo de investigación, Delgado define al telemprendedor como aquella persona con un perfil emprendedor pero que además es un teletrabajador. Se trata de la conjunción de variables que generaron un contexto que hizo posible la aparición de un nuevo tipo de trabajadores y empresarios.

Son jóvenes que durante la adolescencia, en la década de 1990, conocieron Internet y que hoy asimilan las nuevas tecnologías de manera rápida y efectiva. Actualmente estos jóvenes tienen entre 23 y 30 años. En promedio, fundaron sus empresas a los 26 y generan ingresos altos para la realidad uruguaya. La razón: sus mercados están afuera y sus servicios o productos se venden al mundo.

Esta realidad está sintetizada en una frase que figura en el portal www.teletrabajo.com.uy y que dice "Vivir acá, trabajar allá, ganar allá y gastar acá". Se trata de personas que obtienen mayores ingresos por pagar mano de obra local calificada y más barata que la internacional. A cambio, reciben ingresos provenientes del mercado mundial.

Según un artículo publicado por la BBC, un estudio realizado por la consultora Radar estima que son 96 mil los teletrabajadores uruguayos, de esta cifra 21 mil trabajan exclusivamente para el exterior y el ingreso promedio que perciben es de 740 dólares al mes.

Para Delgado el interés en este tema nace principalmente por la observación directa de este fenómeno en Uruguay. "Me preguntaba, ¿por qué esta gente no tiene una empresa tradicional? A veces me encontraba que había gente que tenía oficinas físicas y a veces me encontraba con que la oficina era la notebook o la casa. Ahí hay algo nuevo. Tengo la experiencia de uno de mis amigos que comenzó con esto y tuvo éxito? realmente me llevó a preguntarme: ¿esto es posible? ¿es posible en Uruguay?, ¿se puede hacer?"



El estudio exploratorio sobre el telemprendedor realiza ciertos matices para evitar confundir teletrabajo con telemprendedor. Todo telemprendedor es un teletrabajador, pero no necesariamente sucede lo mismo a la inversa. "A no engañarnos con la utopía del telemprendedor, ni con la imagen romántica de la persona que trabaja desde su casa y es totalmente autónoma. Muchas veces esta gente tiene que responder a un jefe y son autónomos para tomar una taza de café o ir al baño. Pero esa persona va a tener que hacer el trabajo que le demandan o se queda sin trabajo", explica Delgado para quien el telemprendedor es aquel que tiene una visión de negocio en Internet, la concreta en un proyecto y la hace efectiva.

En el trabajo de Delgado se recogen algunos datos que ilustran el contexto y dinamismo en el que se produce el fenómeno del telemprendedor. Según datos aportados por la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), entre el mercado interno y las exportaciones, el sector industrial uruguayo de las tecnologías de la información y la comunicación manejó un volumen de facturación superior a 279 millones de dólares durante el 2002.

En el mismo año, los usuarios de Internet representaron un 12% del total de la población del país. La tasa de penetración lo ubicaba en séptimo lugar dentro de los 10 países líderes en crecimiento y penetración de Internet en América Latina. En 2007, una investigación divulgada por N-economía estima que en Uruguay la población con acceso a Internet asciende a 20,4%, ubicándose un peldaño más arriba, en el sexto lugar, dentro de los países latinoamericanos.

Pero este fenómeno novedoso que vive Uruguay y la región tiene su contrapartida. Delgado cita un artículo publicado en 2004 por la revista Times, según el cual aproximadamente el 11% del total de empleos en EE.UU. están en riesgo de ser sustituidos por empleos extranjeros. Desde el año 2000 aproximadamente 400.000 empleos norteamericanos del sector servicio han sido literalmente "exportados" a otros países, principalmente, bajo la forma de teletrabajo.

Pero cómo concretar un teletrabajo, un negocio a través de Internet, y por lo tanto, a distancia. Según Delgado existen diversas vías para darse a conocer: E-mail, Msn, Skype, ICQ? "La tecnología hizo posible que empresas locales se abrieran al mundo. De todas formas, el contacto presencial es fundamental. Llega un momento que el contacto virtual se agota y es necesario estrechar las manos, tomar un café en un bar. Pero hasta ese momento hay una dinámica online y virtual que te permite ofrecerte al mundo.", destacó el joven empresario.



En la investigación de Delgado llama la atención algunos datos concluyentes producto de las entrevistas en profundidad a cuatro telemprendedores uruguayos. Si bien la muestra no es estadísticamente representativa, los datos coinciden con estudios realizados en el campo del emprendedurismo. Para los teletrabajadores, al igual que para los emprendedores, la educación terciaria no fue determinante para el comienzo del emprendimiento y valoran más las experiencias laborales previas y el "espíritu autodidacta" que la educación formal.

A pesar de la opinión de los 4 telemprendedores, Delgado resalta el rol protagónico de la Universidad."La Universidad es el agente adecuado para poder sistematizar esta temática (?) porque tiene la obligación de crear conocimiento y estimularlo. Básicamente generar en los estudiantes la inquietud de hacer algo nuevo (?) Lo interesante de la investigación es que el nivel de la educación formal de los telemprendedores investigados es muy dispar. Hay gente que no terminó la secundaria, gente que cursó universidad, otros que nunca se recibieron", comentó Delgado, para quien los programas de las universidades comprueban cierta evolución al integrar a su currícula talleres y temas relacionados al emprendedurismo.



La investigación de Delgado surge en el seno de la Universidad. El trabajo intenta aproximarse a definiciones y da el puntapié inicial para continuar con la investigación respecto al tema de los emprendedores, teletrabajadores y telempredendores en Uruguay.

"Con la memoria de grado aprendí a valorar la enseñanza de la investigación, en especial, trabajos como éste que son cualitativos. En Uruguay hay una tentación a hacer trabajos cuantitativos. Con este trabajo lo importante no fue cuantificar, ni salir desesperadamente a buscar números. Sino sentarse a responder la pregunta ¿quién es el teletrabajador? ¿Qué hace?... Los antagonismos en las definiciones están bien porque significa que estamos frente a un fenómeno realmente nuevo", reflexionó Delgado.


Para contactarse con Sergio Delgado E-mail:

Por comentarios o preguntas sobre este artículo escribir a: señalando en el asunto del mail el título de la nota.







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias


Publicidad

Publicidad