Noticias

Por qué una carta de presentación no es redundante respecto al CV

      
Con ambos documentos, tu postulación será más eficiente
Con ambos documentos, tu postulación será más eficiente  |  Fuente: Shutterstock
  • La carta de presentación se presenta como el complemento perfecto para el CV.
  • Los trabajadores deben conocer los beneficios de este recurso y aprender a emplearlo de forma correcta.
  • A grandes rasgos, una carta de presentación permite ampliar lo indicado en el CV y desarrollarlo en profundidad.

Encuentras una oferta de empleo que te interesa, que cumple con todo lo que buscas en tu próximo empleo y más. La analizas en profundidad, y decides que vas a postular y probar suerte, esperando que te llamen para una entrevista y así poder obtener el trabajo.

Al momento de postular, preparas tu CV con anticipación y revisas que todos los datos sean correctos. Pero en el afán de querer hacerlo perfecto, tienes más información de la que pensabas para incluir.

Realmente te interesa conseguir este empleo, por lo que quieres transmitir la mejor versión posible sobre ti. Aún así, sabes que enviar un CV demasiado extenso o superar una carilla de información no resulta recomendable ni atractivo para los reclutadores... ¿Qué puedes hacer al respecto? ¡Crear una carta de presentación!

La carta de presentación constituye una extensión y al mismo tiempo complemento perfecto para el currículum. Sin embargo, para muchos profesionales esta resulta como una especie de repetición de lo que indica el CV y por ello descartan su utilización.

¿Es redundante enviar un CV y una carta de presentación?

La respuesta es no. Estos son documentos diferentes, que si bien pueden reiterar una serie de datos básicos, no necesariamente deben hacerlo.

La regla para enviar ambos documentos es simple. Mientras el objetivo del CV es informar sobre las cualidades del profesional para el empleo, la carta de presentación tiene como meta convencer a la empresa de que el candidato realmente es adecuado para el perfil solicitado. Es decir, cumple la función de una breve entrevista de empleo sin tener al trabajador presente en el momento.

En el CV se realiza una descripción cronológica de lo logrado, por lo que técnicamente se expresan datos cuantitativos como un empleo de 5 años en determinada empresa, un período de 3 años formándose en un área concreta, etc. En la carta de presentación, la información es de corte cualitativo que enfoca en las características particulares del candidato como trabajador. 

Por lo tanto, ambos documentos pueden enviarse juntos sin que representen la repetición de información sino todo lo contrario.

¿Lo tienes más claro ahora? Si quieres ese empleo, no lo dudes, escribe una carta explicando por qué eres la persona adecuada para ese puesto y así lograrás brindar al reclutador una imagen más humana y cercana que la que transmiten los datos de tu CV.

6 consejos para elaborar un buen CV

Infografía: 6 consejos para elaborar un buen CV

En un mercado laboral más competitivo que nunca, necesitarás un currículum que destaque. Descubre cómo puedes mejorar el tuyo.

Regístrate y mejora tus posibilidades de encontrar empleo



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.