Noticias

Las ventajas de trabajar en una lengua distinta a la tuya

      
Los mejores profesionales se forman en entornos desafiantes
Los mejores profesionales se forman en entornos desafiantes  |  Fuente: Shutterstock
  • En la actualidad, es cada vez más sencillo buscar un empleo en el extranjero.
  • Trabajadores que apunten a ejercer su profesión fuera de fronteras se beneficiarán de hacerlo en un país con lengua diferente a la materna.
  • Lo que a priori puede considerarse un defecto en realidad se presenta como una ventaja.

Luego de un tiempo buscando trabajo en tu país y desencantarte con las ofertas que encuentras, o ser rechazado en cada entrevista a la que asistes, decides que es momento de abrir la mente y ampliar tus fronteras. Así, empiezas a buscar oportunidades para trabajar en el extranjero.

Por lógica, comienzas a buscar en países cercanos, o destinos con los que compartes lengua materna. Sabes que en definitiva todo será más sencillo hablando el mismo idioma, desde el trabajo hasta la vida diaria.

¿Qué fundamenta tu postura? ¿Tienes un respaldo para este pensamiento? ¿O simplemente se trata de una suposición? De hecho, estudios científicos realizados por prestigiosas universidades demuestran todo lo contrario.

Las ventajas de no conocer

Tener que adaptarse a un empleo es un proceso complejo, pero tener que hacerlo en un país donde la lengua es diferente a la materna es incluso más difícil. En este caso, los trabajadores tienen dos opciones: aprender el idioma de manera formal, o buscar medios que les permitan comunicarse de forma básica para realizar su trabajo.

Este ejercicio, ese sentimiento constante de temer a equivocar las palabras o no pronunciarlas correctamente, lejos de ser un defecto debería ser considerado como una ventaja.

Diversos estudios internacionales demuestran como, en definitiva, trabajar en un país con una lengua distinta a la propia puede tener diversas ventajas para un trabajador. Algunas de ellas son:

 

 

El profesor de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, Albert Costa, determinó mediante un estudio que aquellas personas que trabajan en una lengua diferente a la suya toman cierta distancia psicológica al momento de analizar riesgos y, por ello, dejan a un lado sus emociones. Esta acción les permite analizar de mejor forma las situaciones, evitar el impacto emotivo y decidir con mayor objetividad.

El psicólogo Daniel Kahneman refuerza esta postura con una investigación propia que señala cómo el esfuerzo cognitivo implicado en estos casos vuelve a las personas más analíticas.

¿Vas a trabajar en el extranjero? No manejar a la perfección el idioma que se utiliza en tu lugar de destino no es un impedimento, sino una verdadera ventaja.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.