Noticias

¿Cómo cambiarán los exámenes con la evolución de las nuevas tecnologías?

      
La evolución del modelo educativo conlleva también una evolución en las formas de evaluación de los estudiantes
La evolución del modelo educativo conlleva también una evolución en las formas de evaluación de los estudiantes
  • La aparición de las TIC y su inclusión en la vida cotidiana ha hecho que sectores como el de la educación evolucionen para adaptarse a los nuevos tiempos.
  • El sistema educativo tradicional necesita cambiar para dirigirse hacia un modelo de aprendizaje colaborativo más acorde con la demanda de las nuevas generaciones.
  • Las formas de evaluación tradicionales necesitan cambiar también pues la nueva educación ha de basarse en el aprendizaje de competencias y no en la acumulación de conocimientos teóricos.

En las últimas décadas la sociedad ha comenzado a experimentar uno de los cambios más importantes desde la Revolución Industrial. Hablamos de la transformación digital y las consecuencias que ha traído consigo el desarrollo acelerado de grandes avances tecnológicos que hacen nuestro día a día mejor y más cómodo.

Estos avances tecnológicos unidos a la aparición de internet han cambiado progresivamente diferentes aspectos de la vida cotidiana. Las comunicaciones o el mismo hecho de hacer la compra se han vuelto algo más inmediado, tal y como demanda esta sociedad hiperconectada.

La educación no iba a librarse de los efectos de esta transformación. Hace ya varios años que tras la aparición de las TIC estas comenzaron a incluirse en la experiencia educativa, sobre todo en la universidad.

Gracias a ellas hay un acceso más sencillo a todo tipo de información, una posibilidad de contactar entre profesores y alumnos más directa y un soporte de contenidos multimedia que puede ayudar a completar el estudio. Sin embargo, esta utilización de los recursos que ofrecen las TIC no es suficiente para adaptarse a las exigencias de las nuevas generaciones.

Los primeros nativos digitales están accediendo ya a la universidad y su concepción del aprendizaje dista mucho de la que se ha tenido de forma tradicional. Se trata de estudiantes proactivos, que tienen la información que deseen a un solo clic.

Por ese motivo, las tradicionales clases en las que escuchar y tomar apuntes no son suficientes. Ellos exigen formar parte activa de su aprendizaje y además el mercado laboral les obliga a formarse no solo en conocimientos sino también en competencias.

Consulta las últimas ofertas de empleo

Ingresa tu CV

Esta necesidad lleva inevitablemente hacia la evolución del sistema educativo tradicional, pasando a un modelo de aprendizaje colaborativo. En un modelo como este el estudiante asume un papel mucho más activo en su formación y desarrolla sus competencias y habilidades tanto en solitario como en grupo. ¿Pero qué pasa entonces con las formas de evaluación tradicionales?

El cambio en la educación y una mayor utilización de las tecnologías en el aula llevaría a una modificación de los criterios de evaluación. Podría suponer la desaparición de los exámenes tal y como se han concido hasta el momento.

Lo idóneo sería desarrollar pruebas que permitieran valorar si el estudiante realmente ha adquirido las competencias propias de su carrera tanto individual como a nivel de grupo. De esta manera las evaluaciones también pasarían a ser a varios niveles, tanto como personas individuales como grupo cohesionado de trabajo. 

Optar por evaluaciones así unidas a un nuevo modelo educativo parece lo ideal para la última generación en alcanzar la universidad, la Generación Z. Así la adaptación a los nuevos tiempos podría dar como resultado profesionales mejor preparados para un futuro en el que la innovación es la pauta a seguir.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.