Noticias

Estos son los errores más comunes que tenés que evitar en las entrevistas de trabajo

      

Encontrar una oferta de trabajo tentadora es difícil, pero más difícil aun es poder superar el proceso de selección de las empresas. Cada día los reclutadores afinan más sus procesos para poder dar con el candidato adecuado, lo que genera que un simple error pueda llevarte a perder una gran oportunidad. ¿Cómo podemos entonces no caer en esos errores? Conociéndolos y evitándolos para poder centrar la atención en nuestras cualidades.

El mercado laboral actual es muy competitivo, por lo cual es necesario estar preparado para enfrentar cualquier tipo de entrevista de trabajo y las posibles preguntas que en ella se plantearán. Responder a las preguntas con inteligencia suma puntos a la hora de calificarte como un posible candidato para cubrir un puesto, pero también es necesario demostrar una buena actitud y motivación por la oportunidad.

Hay ciertos errores repetitivos que los candidatos suelen cometen en las entrevistas de trabajo. El portal de New York Times realizó un listado con ellos de acuerdo a la opinión de especialistas en recursos humanos. A continuación te dejamos algunos de los más comunes y qué puedes hacer para solucionarlos.

Error número uno: aparentar demasiado

Los entrevistadores saben más que nadie cuál es el discurso para poder dar una buena impresión en la entrevista, pero si este discurso es muy estereotipado lo notan enseguida.

De acuerdo a  Jonathan Alpert, un psicoterapeuta y entrenador ejecutivo en Manhattan, lo que buscan las empresas no es un “dron corporativo” que aparenta ser maravilloso, sino alguien real, que sea él mismo y que pueda demostrar que tiene capacidad para cumplir con el trabajo.

Aparentar algo que no se es puede ser muy perjudicial para el candidato, dado que si la mentira cae a los ojos del entrevistador este no dudará en descartarlo y buscar otro candidato.

Error número dos: desconocer la empresa

Buscar información sobre la empresa a la que se postula en candidato es clave para definir su interés y voluntad de trabajar allí. Pero son pocos los que se toman el tiempo de hacerlo, razón por la cual son descartados.

No saber nada de la compañía a la que se postula es un error y puede significar un problema para el entrevistador, como para el propio candidato. En el caso de quedar seleccionado, una vez que ingrese a la compañía existe la posibilidad de que no se sienta cómodo con los valores y filosofía empresarial, motivo suficiente para renunciar al nuevo empleo.

Se recomienda investigar sobre la empresa antes de la entrevista y de ser posible, contactar con conocidos que trabajen allí para que puedan compartir su opinión.  

Error número tres: evitar decir en qué sos bueno

La mayoría de las personas que son entrevistadas no se sienten con la confianza suficiente para hablar sobre sus propias cualidades y sobre su crecimiento profesional, lo que representa un error si lo que se busca es venderse como la mejor opción para la empresa.

El presidente de la famosa firma de reclutamiento Sanford Rose Asociados en Santee, en Carolina del Sur, sostiene que los candidatos deben ser capaces de responder con certeza cuando se les pregunta sobre sus logros.

Quienes buscan empleo deben ser capaces de decir en qué son buenos, sin exagerar y de manera concisa, para no aburrir a los reclutadores hablando de su éxito.

Error número cuatro: no hacer preguntas

Los nervios que se viven en las entrevistas laborales generan que muchos de los candidatos se queden en silencio escuchando lo que tiene para decir el reclutador, lo cual es un enorme error.

Si lo que se busca es demostrar interés y además, salir de algunas dudas, hay que preguntar. Se puede preguntar sobre las tareas inherentes al cargo, la cantidad de empleados de la empresa, los nuevos objetivos y proyectos, las personas a cargo de las diferentes áreas, etc.

Las preguntas más asociadas a los beneficios laborales, días de vacaciones y feriados es mejor dejarlas para otro momento, ya que el reclutador puede percibir que solo pensás en tus propios beneficios.

Error número cinco: usar el lenguaje equivocado

Otro error común es no saber entablar un diálogo acorde con el entrevistador. Hay quienes se muestran muy confianzudos en su lenguaje oral y corporal, mientras otros  se ven muy distantes y fríos. Lo mejor es encontrar un equilibrio para poder conversar de igual a igual.

Para poder desenvolverte acorde a las circunstancias es importante que desde un principio observes cómo el reclutador se dirige a tu persona, si utiliza trato de usted o de vos, si usa un lenguaje más coloquial o formal.

Adapta tu forma de hablar a la del entrevistador: no uses un lenguaje muy relajado, pero tampoco demasiado formal y con palabras que suenen arrogantes. Sobre tu postura, lo mejor es que siempre estés erguido y con las manos a la vista.


Guía para superar con éxito un proceso de selección

Una completa guía sobre todo lo relacionado con el acceso a un puesto de trabajo, desde la elaboración de un CV hasta los tipos de entrevistas

Guía para superar con éxito un proceso de selección



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.