Noticias

Cómo defender tus debilidades en una entrevista

      
Cómo defender tus debilidades en una entrevista
Cómo defender tus debilidades en una entrevista  |  Fuente: Shutterstock
Si estás en búsqueda activa de empleo serás consciente de que antes o después tendrás que enfrentarte a una entrevista de trabajo. En ella, los responsables de selección te plantearán preguntas para conocer tu grado de idoneidad para el puesto vacante.
¿Buscando empleo? ¡Encontralo!

Entre las cuestiones más complicadas de responder se encuentra, sin duda, la de cuáles son tus defectos. Y debés ser consciente de que la respuesta determinará en buena medida el éxito o el fracaso de tu intervención. ¿Cuál es el secreto para salir airoso del lance? Defender con solvencia tus debilidades

En este punto, seguro que te estás preguntando cómo hacerlo. Atento:

1). Identifica cuáles son esas debilidades

Todos tenemos fortalezas y debilidades por eso, para potenciar las primeras y suavizar las segundas lo principal es ser consciente de ellas. Lo ideas es que en una entrevista respondas con franqueza cuando te preguntes pero cuidado, no olvides donde estás y el puesto al que postulas. Así, si optas a un puesto de redactor de escribir no es lo tuyo, quizá deberías encaminar tu búsqueda hacia otro lado. 

2). Explicá cómo intentás vencer las debilidades

Defectos o debilidades hay de todo tipo. Podés ser impuntual, inconstante, demasiado exigente, tener poca paciencia, no trabajar bien equipo...lo importantes es demostrar que trabajas constantemente para aplacarlos. Por ejemplo, si sos poco organizado, explicá que siempre trabajar con un organigrama donde aparecen tus tareas, las que están pendientes y las que vas terminando. 

3). No a las respuestas comodín

Con esto nos referimos a que huyas de respuestas tipo "mis mayores defectos son que soy extremadamente puntual y exigente conmigo mismo". Están demasiado usadas y además, no se lo cree nadie. Lo que los reclutadores esperan es que sean honesto; recordá que las mentiras tienen las patas muy cortas. 

Conclusión

La sinceridad contigo mismo y con la empresa sumado a la inteligencia a la hora de responder, serán las claves que te permitirán ofrecer una buena imagen en una entrevista. Recordá, sentido común. Con esos ingredientes en tu discurso nada puede salir mal.

Por otro lado, si tus debilidades se refieren a despidos, falta de experiencia o tiempo desocupado profesionalmente, después de mencionarlas podés hacer hincapié en lo que aprendiste de cada situación, las ganas que tener de seguir aprendiendo, de estar inmerso en el mercado laboral y de demostrar todo lo que tenés para aportar a la empresa.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.