Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

 
Aguinaldo: beneficio de todos los trabajadores dependientes. Foto: Universia.
También llamado “sueldo anual complementario”, el aguinaldo es un derecho de todos los empleados de empresas o instituciones. Consiste en el pago al trabajador de un sueldo extra al año que, en la década de los años 60 –cuando se implementó-, se abonaba antes del 24 de diciembre pero que, en el año 1976, se decretó su abono en dos partes iguales, una en junio y otra en el último mes del año.
 
 

Según datos del portal del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, el derecho al aguinaldo se mantiene incluso en caso de romper el vínculo laboral por renuncia o despido. En esas circunstancias, el trabajador debe percibir el sueldo anual complementario en proporción al tiempo trabajado, aunque si la desvinculación de la empresa es por notoria mala conducta, pierde el beneficio.

El pago lleva descuentos jubilatorios y de salud porque depende del mismo régimen legal que el salario.
 
 

Aguinaldo: un cálculo muy sencillo

El sueldo complementario es la doceava parte del total de sueldosabonados por el empleador en los doce meses anteriores al 1° de diciembre de cada año, considerándose “sueldo”  la totalidad de las prestaciones en dinero originadas en la relación de trabajo que tengan carácter remuneratorio, sin contar las partidas en especies como pueden ser los tickets alimentación.

Por tanto, para saber cuál será el monto a cobrar, se debe sumar el total cobrado mes a mes durante un año y dividir entre 12.

Para la primera cuota del aguinaldo que puede abonarse hasta el 30 de junio, se toman en cuenta los meses de diciembre, enero, febrero, marzo, abril y mayo mientras que la segunda cuota, corresponde a los meses de junio, julio, agosto, setiembre, octubre y noviembre y debe pagarse antes del 24 de diciembre.

No hay que olvidar que este beneficio está gravado con el Impuesto sobre las Rentas de las Personas Físicas (IRPF) pero su retención se hará con el ajuste anual en el recibo de sueldo del mes de diciembre.
 



Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más