Noticias

Los embriones de reptiles fósiles más antiguos están en Uruguay

      
Los embriones de estos reptiles acuáticos, denominados mesosauros, son 60 millones de años más viejos que los que hasta la fecha se tenía constancia, aseveró el estudio que no fue realizado por franceses como en un principio se destacó, pese a que la información fue divulgada por el Centro Nacional Francés de Investigaciones Científicas del CNRS, del Museo de Historia Natural de Francia y de la Universidad Pierre y Marie Curie de París.

“Los descubrimientos no fueron realizados por ningún científico francés. El hallazgo lo realizaron científicos uruguayos. Y puedo dar fe porque los fósiles los encontré yo (los dos hallazgos), y en ese lugar y momento no había ningún científico francés. Los descubrimientos fueron realizados en Uruguay por investigadores uruguayos que hacen trabajo de campo y encontraron estos fósiles”, precisó Graciela Piñeiro.

“En la descripción de estos materiales participó un equipo en el cual colaboraron científicos de Uruguay (por ejemplo la magíster Mellita Meneghel, científica uruguaya que brindó muchísimos aportes al trabajo), y científicos de Brasil y de Francia. Yo conduje el trabajo y lo redacté”, enfatizó Piñeiro.

El informe, publicado en la revista científica Historical Biology, revela, además, nuevasinformaciones sobre el modo de reproducción de los mesosauros, aunque no llega a esclarecer si eran vivíparos (el embrión se desarrolla dentro de la hembra) u ovíparos (se desarrolla en un huevo).

En Iratí, suroeste de Brasil, los paleontólogos descubrieron un espécimen fósil en gestación, lo que revela que los mesosauros que poblaron ese territorio retenían los embriones en el útero durante la mayor parte del desarrollo embrionario.

En Mangrullo, en el noreste de Uruguay y también en la cuenca del Paraná, los investigadores desenterraron 26 ejemplares adultos, todos asociados con embriones o individuos muy jóvenes y que datan de la misma época que el fósil brasileño.

Los científicos reconocen que los restos son “difíciles de interpretar”, pero creen que, probablemente, la mayor parte de los embriones crecieron en el útero, lo que apoya la tesis de que eran vivíparos.

“Estos especímenes, más o menos desarticulados, son difíciles de interpretar, pero probablemente se trata en su mayoría de embriones en el útero”, afirmaron los investigadores.

Sin embargo, en el mismo lugar apareció un huevo aislado de mesosaurio, lo que resulta contradictorio, ya que los seres vivíparos no se reproducen por huevos. Es posible que estos animales pusieran sus huevos en estado avanzado del desarrollo del feto, huevos que eclosionaban entre varios minutos y varios días más tarde.

Piñeiro está convencida de la relevancia de este descubrimiento, por “su naturaleza única y de alguna manera esperada por algunos especialistas, entre los que me incluyo”. La investigadora explicó que los científicos saben que “los amniotas son tetrápodos que desarrollan un tipo de reproducción especializada, que incluye la generación de un huevo con membranas embrionarias, entre las que se encuentra el amnios que recubre y protege al embrión de la desecación y hace posible -yo diría más bien que obliga-, que la puesta sea realizada fuera del agua, a menos que se tienda a la viviparidad”.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.