3 habilidades para la enseñanza de la era de la inteligencia artificial

Conoce las habilidades que todo educador debería poner en práctica para sobrevivir a la era de la inteligencia artificial

3 habilidades para la enseñanza de la era de la inteligencia artificial
3 habilidades para la enseñanza de la era de la inteligencia artificial


Profesores, maestros, padres y estudiantes han sido testigos de una rápida evolución tecnológica en las aulas. Hace poco era impensable ver tablets en clase. En solo unos años la educación se ha vuelto interactiva, dinámica y mucho más flexible. Y no ha hecho más que empezar.

Ahora la inteligencia artificial (IA) va camino de cambiar por completo el mundo de la enseñanza. Las herramientas inteligentes ya son capaces de corregir y valorar exámenes, dar clases de matemáticas e incluso de adaptarse a las diferentes necesidades de los alumnos.

Muchos ya se preocupan por el futuro de los educadores de carne y hueso, que podrían ser reemplazados por máquinas en un margen de diez años. No obstante, existen habilidades humanas que no pueden ser replicadas por inteligencias artificiales. Estas son las tres habilidades que dan ventajas a profesores y maestros en la era digital:

Inquietud y mejora continua

Los profesionales de éxito se adaptan a los cambios y buscan constantemente expandir sus conocimientos. En el futuro los educadores tendrán que poner en práctica esta habilidad para ir un paso por delante de los robots. La formación será continua, incluso cuando no se trate de su especialidad.

En unos años los perfiles más exitosos sabrán un poco de todas las disciplinas y seguirán adquiriendo conocimientos. El auge de la enseñanza online será de gran ayuda para estos nuevos profesionales multidisciplinares.

¿Te interesa seguir formándote?

Consulta las ofertas

La creatividad

Las nuevas tecnologías permiten casi infinitas posibilidades en la formación, pero eso depende en gran medida de la creatividad del docente. Esta es la especialidad del ser humano: generar ideas originales usando la imaginación y la intuición.

La inteligencia artificial, por el contrario, funciona de manera puramente lógica. Su naturaleza no le permite intuir tendencias o comportamientos ni generar métodos de estudios innovadores en relación a estos.

La creatividad es muy importante para mantener la atención del alumnado, estimularlo y enriquecer la enseñanza. De hecho, en los próximos años las aulas tendrán un ambiente más favorable para la creatividad.

La habilidad de contar historias

Otra cualidad inherente a las personas es conectar con la audiencia a través de historias. Somos especialistas en ilustrar informaciones complejas a través de la narración y eso nos da una gran ventaja frente a las máquinas.

El storytelling ayuda a afianzar contenidos apelando a las emociones. Cuando contamos una historia con la que los alumnos pueden sentirse identificados, el cerebro presta más atención y esto ayuda al aprendizaje. Por eso, la habilidad de contar historias es algo esencial para una educación exitosa.

Aportar valor extra y saber adaptarse al avance tecnológico es la mejor forma de sobrevivir a los cambios que se avecinan. Pero sobre todo mantener el optimismovalorar las ventajas de la tecnología y enfatizar lo mejor de nosotros mismos.