Noticias

¿Se puede evitar el estrés al estudiar?

      
El estrés puede rondar a los estudiantes y bajar el nivel de su desempeño
El estrés puede rondar a los estudiantes y bajar el nivel de su desempeño
  • ¿Se acerca un momento de mucha presión en tu carrera y no quieres que el estrés te afecte tanto como usualmente lo hace? ¡Puedes lograrlo!

  • Mediante ejercicios de respiración, una alimentación saludable o la práctica de actividades deportivas se puede reducir de forma considerable el estrés académico.

  • El estrés puede rondar a los estudiantes y bajar el nivel de su desempeño, por lo que aprender a combatirlo es imprescindible.

Trabajos, exámenes, presentaciones, proyectos… Etapas inevitables que todo estudiante debe enfrentar, y que en ocasiones pueden implicar grandes cargas de estrés. Especialmente durante la época de exámenes, cuando la tensión aumenta y el esfuerzo de todo el año depende de un último tirón, la aparición del estrés académico puede jugar una mala pasada a los estudiantes, por lo que combatirlo resulta esencial.

Hay quienes creen que el estrés es un componente inseparable de la vida estudiantil, y puede que así sea, pero eso no quiere decir que no pueda eliminarse o reducirse.

¿Cómo se manifiesta el estrés académico?

a)      Nivel Físico

A nivel físico puede generar somnolencia, cansancio, dolores de cabeza y estómago, tensión de mandíbulas, dolor de espalda o articulaciones, disminución del apetito, taquicardia e incluso dificultades para dormir. 

b)   Nivel Psicológico

A nivel psicológico, el estrés puede causar dificultades de concentración, problemas de memoria, irritabilidad, ansiedad, baja motivación y episodios de angustia.

c)      Nivel Conductual

Mientras tanto, a nivel conductual el estrés se manifiesta con diferentes comportamientos entre los que destacan la necesidad de discutir con lo demás, el abandono de hábitos o el cambio drástico de los mismos.

Cómo evitar el estrés al estudiar

1.- Identificación y aceptación

El primer paso para poder prevenir este sentimiento es identificarlo, reconocer que la presión es demasiada y decidirse a detenerla. Una vez que esto se logra, lo esencial es cambiar la forma de realizar las tareas que causan un mayor nivel de estrés buscando que estas sean un poco más placenteras.

2.- Organización y no practicar la procrastinación (no dejes nada para mañana)

Planificar las jornadas de estudio de forma previa, elegir una técnica de estudio, estudiar en grupo o buscar un tutor son algunas de las recomendaciones más útiles. Y por supuesto, nada produce más stress que no hacer las cosas en el plazo suficiente, evita “dejar las cosas para otro momento”. Disciplina es la clave.

3.- Ejercicio físico, premiate con descanso y deporte

Sin embargo, también es posible reducir los niveles de estrés al estudiar dedicando algunas horas semanales a realizar actividad física, alimentarse de forma saludable, descansar lo suficiente o practicar ejercicios de relajación y respiración.

Estudiar con música, hacer una pausa en el estudio cuando la tensión comienza a acumularse, e incluso dormir una breve siesta en medio de la jornada de estudio pueden servir para sentir algo de alivio y evitar llegar a situaciones donde la presión se  vuelve insostenible.

El Instituto y la Universidad son etapas que no se repiten, etapas que si bien se destinan al crecimiento académico también contribuyen al crecimiento personal. Por ello, lo más importante es aprovecharlas al máximo y evitar todo tipo de sentimientos que empañen estas etapas. Aprobar es importante, sí, pero disfrutar del camino también lo es.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.