Noticias

Preparate para los exámenes con las mejores técnicas de estudio

      
Fuente: Shutterstock

Aprobar un examen no depende tanto, como se suele creer, de la dificultad de la disciplina o del mal temperamento del profesor, sino de cómo nos preparamos para encararlo. Dar con el método de estudio indicado es la clave para poder estudiar bien, comprender lo que leemos, recordarlo y poder expresarlo y explicarlo al momento de la evaluación.

Cada estudiante tiene su propio método adquirido: hay quienes subrayan con colores; otros hacen esquemas y resúmenes de los materiales; algunos prefieren la lectura detallada de cada texto; mientras otros graban las clases y las escuchan para sacar lo más importante de las palabras del profesor. Sin embargo, hay veces que, sin importar el esfuerzo y las horas de estudio dedicadas, no logramos salvar la materia que queremos y esto se debe a que no estamos dando con el método adecuado.

Sí es cierto que todos tenemos una forma única de aprender, que depende de nuestro proceso individual lo que aprendemos, pero hay algunas técnicas de estudio muy extendidas que ya no funcionan y entorpecen más que lo que ayudan. A la hora de tener que estudiar, y sobre todo para un examen,  no podemos darnos el gusto de perder el tiempo: hay que enfocarse en las técnicas que sean realmente eficaces.

Pensando en todos los jóvenes que están por rendir un examen en febrero, en Universia seleccionamos las mejores técnicas de estudio, comprobadas por diversas investigaciones en educación y secundadas por varias universidades de prestigio internacional.

1. Sacar apuntes a mano

Después de la extensión de los power points y las tablets, son muy pocas las personas que sacan apuntes a mano para estudiar y esta es una de las técnicas más efectivas y que más se están perdiendo. Escribir a mano te permite razonar cada una de las palabras, comprenderlas mejor y asimilarlas en tu mente.


De acuerdo a  una investigación realizada por la Universidad de Princeton y publicada en la revista Psychological Science, escribir a mano permite procesar mejor la información en el cerebro, a diferencia de la escritura en teclado, donde solo transcribimos datos.


2. Dormir para fijar los conocimientos


Es bastante común que en los días previos a los exámenes los estudiantes no duerman para poder repasar todos los temas del programa, pero este es uno de los mayores errores si se buscar aprobar una materia. De acuerdo a un estudio publicado en Child Development, es esencial dormir para aprender.


Sacrificar horas de sueño por estudio es contraproducente, dado que son las horas de descanso la que nos permiten fijar los nuevos conocimientos. Quienes duermen menos a la hora de dar un examen, son los que obtienen las peores notas.


3. Estudiar alternando materias


Si tenés que dar no uno, sino varios exámenes en febrero, lo mejor es que alternes las materias a la hora de sentarte a estudiar. No es necesario que termines un programa de estudio para poder dedicarte al otro, sino que por el contrario, es mejor que saltes de materia en materia para mantener activa tu mente.


Esto fue lo que reveló una investigación de la prestigiosa Universidad de Harvard, que sostiene que es beneficio cambiar de materia y alternar las temáticas para poder mantener el cerebro activo y poder concentrarse mejor.

¿Estás preparado para tu próximo examen?
Descubrilo gratis con este test

Más info


4. Estudiar muy temprano o muy tarde


Aunque no lo creas, los horarios también son importantes a la hora de estudiar. Existen unas horas mejores que otras para aprender y esto depende de nuestro reloj interno. Los expertos en educación están de acuerdo en que los mejores horarios para estudiar son bien temprano en la mañana, sobre las 8 am y antes de irnos a dormir, sobre las 22 horas.


En estas horas nuestro cerebro es capaz de retener mejor la información que le llega, por lo que se recomienda ajustar la rutina de estudios a estos horarios si se tiene un examen.


5. Practicar con exámenes de otros años


La Universidad Estatal de Kent hizo una investigación sobre los mejores métodos a la hora de estudiar y descubrió que una de las técnicas más efectivas para salvar un examen es practicar y ejercitarse con exámenes de años anteriores de la misma asignatura.


Releer y subrayar, por el contrario, eran las técnicas menos efectivas, aunque están muy extendidas entre los estudiantes. Así que a la hora de preparar un examen, lo mejor es conseguir pruebas de años anteriores y practicar todo lo posible.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.