Noticias

Cómo enfrentarse a la rápida obsolescencia tecnológica del conocimiento

      
Los profesionales que se mantengan actualizados se presentarán como más interesantes ante las empresas
Los profesionales que se mantengan actualizados se presentarán como más interesantes ante las empresas  |  Fuente: Shutterstock
  • La era de la información se caracteriza por un rápido surgimiento de nuevos conocimientos.
  • Profesionales de todas las áreas deben procurar mantenerse al día con las últimas tendencias de su sector.
  • La formación continua se presenta como una forma de evitar la desactualización.

La era digital se caracteriza por un rápido surgimiento de nuevos conocimientos que contrastan con descubrimientos anteriores. Por ello, se habla de obsolescencia del conocimiento.

Por lo general, este concepto se asocia a la tecnología, a la forma en que esta se encuentra programada o diseñada para funcionar durante un período de tiempo concreto y luego perderá su utilidad. Sin embargo, en los últimos años este concepto se ha extendido al conocimiento.

La formación que puede proporcionar, por ejemplo, una carrera universitaria en la actualidad, dejará de ser útil en apenas unos años si no se mantienen los conocimientos actualizados una vez finalizada la etapa universitaria. Esto ocurre debido a que las disciplinas evolucionan de manera constante y al modificarse determinan que la formación recibida por profesionales en el área resulte desactualizada.

Hace tan solo unos años, la formación de los profesionales se consideraba completa al cursar un estudio de Máster o Posgrado. En la actualidad, la obsolescencia del conocimiento se ejemplifica de forma clara en una de las demandas más repetidas por las empresas: la formación continua como forma de mantenerse actualizado para el trabajo.

¿Cómo enfrentarse a esta obsolescencia tecnológica del conocimiento? ¿Qué pueden hacer los profesionales para mantenerse actualizados con las demandas del mundo profesional? Existen diferentes medidas que los centros educativos y los propios profesionales pueden tomar al respecto:

Conocimientos transversales

Formar a los estudiantes en aquellos conocimientos claves para comprender las disciplinas, independientemente de las tecnologías o tendencias dominantes del momento. Es decir, volver a las bases de cada disciplina formando en los aspectos que cada profesional podrá emplear con el paso de los años para adaptarse a los cambios en su trabajo.

En este sentido, cabe destacar que cada vez son más las universidades interesadas por formar en habilidades blandas y conocimientos de idiomas que permitan a los trabajadores transformarse y reestructurar su perfil cuando lo deseen.

Formación breve

Los cursos cortos de formación concreta sobre habilidades o técnicas determinadas poseen mejores resultados que aquellos programas largos y cargados de conocimientos teóricos.

En la suma de pequeños conocimientos incorporados a lo largo del tiempo, los profesionales podrán marcarla diferencia.

 

Lo fundamental para enfrentarse a este fenómeno es mantener siempre presente la importancia de actualizarse y adecuar el perfil a las necesidades del mercado. Por ello, uno de los más grandes desafíos de los centros educativos es el de transmitir la importancia de actualizarse de forma permanente, para que el impacto de la obsolescencia del conocimiento no se vuelva tan notorio o perjudicial.

 

¿Cuáles son las características de una universidad investigadora?

Infografía - ¿Cuáles son las características de una universidad investigadora?

Conoce las principales características de la universidad investigadora y por qué se considera un factor importante para el avance de la sociedad en diferentes aspectos.

Regístrate y descarga gratis esta infografía



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.