Noticias

Cómo lidiar con los "chismes" en el trabajo

      
Los rumores en la oficina afectan la productividad y crean entornos de trabajo tóxicos.
Los rumores en la oficina afectan la productividad y crean entornos de trabajo tóxicos.  |  Fuente: Shutterstock
  • Los chismes en el lugar de trabajo pueden crear un mal ambiente laboral.

  • Los trabajadores deben evitar hablar de sus colegas para fomentar un entorno más saludable.

  • Aprender a lidiar con ellos no es sencillo, pero siguiendo una serie de pasos se pueden desterrar completamente.

A tu jefe no le gustará verte cotilleando, a tus compañeros no les gustará que hables de ellos, y a ti definitivamente no te agradará ni un poco que hablen de ti. Aprende a evitar los chismes en el trabajo y verás cómo mejoras tu entorno laboral y aumentas tu productividad.

En los grupos de personas a veces es inevitable, estos se reúnen, hablan y comentan lo que ocurre tanto dentro como fuera de la oficina. Muchos jefes señalan a esta conducta como inapropiada, de mal gusto y perjudicial para la productividad. De hecho, los reclutadores y especialistas de Recursos Humanos han desarrollado técnicas para identificar a los chismosos en las primeras entrevistas y así mantenerlos alejados.

Pero aunque creas que no puedes controlarlo, debes hacer lo necesario para alejarte de los chismes en la oficina: no motivarlos, no contarlos, no ser el centro de ellos y, por encima de todas las cosas, no repetirlos.

Si te alejas de este tipo de comentarios, verás que tu entorno laboral es más saludable, que la relación con los compañeros de trabajo es mejor y que al final del día eres más productivo puesto que en lugar de dedicar tiempo a charlatanerías te has ocupado de lo que realmente debías.

¿Te interesa ampliar tu formación?

¡Infórmate ahora!


¿Cómo lidiar con los chismes en el trabajo?

Te damos algunos trucos o pasos a seguir, que dependerán de la posición que ocupes en la empresa y de la actitud que tienes frente a este tipo de comentarios:

  • Si eres el jefe o encargado, lo mejor será que busques desalentar estas prácticas completamente. Busca la forma de hacerle saber a tus empleados que no es una actitud que te agrade, y si no captan la indirecta, deberás encontrar el momento y la forma para explicarles personalmente por qué no apruebas esta situación. Lo más probable es que luego inventen chismes sobre ti o discutan sobre ti, pero no puedes hacer nada al respecto más que prometerte una sanción seria si la situación se repite.
  • Si eres la persona que crea los chismes, te recomendamos detenerte un segundo a pensar en el tiempo que desperdicias con esta actitud. Ser productivo es vital para mantener un empleo, por lo que, si cotillear te está quitando tiempo para trabajar como debes, quizá deberías buscar una nueva actividad… Cuando sientas el impulso de hablar sobre otra persona, piensa en este nuevo pasatiempo e intenta mantener tu boca cerrada.
  • Si eres quien difunde los chismes estás perdiendo exactamente el mismo tiempo que quien los crea. Estás arriesgando tu trabajo sin un motivo valioso, lo cual de ninguna forma puede verse como algo inteligente. Cambia la jugada, busca difundir comentarios positivos o hablar de temas vinculados al trabajo, pero siempre intentando reducir el tiempo dedicado a estas prácticas.
  • Si te gusta hablar mal sobre tus compañeros, deberías pensar que quizá en algún momento podría pasar lo contrario. La empatía es fundamental para crear un buen ambiente de trabajo, y claramente no la estás usando. Realiza el ejercicio de buscar las cosas buenas que ves en tus compañeros, y así poco a poco irás apartando un poco los comentarios negativos.
  • Si eres el centro de los chismes y quieres que estos se detengan, tienes básicamente dos opciones: hacer oídos sordos o hablar de forma frontal con tus compañeros. Claramente, la más recomendable es la segunda opción. Habla con respeto y demostrando la honestidad que estos no tienen, habla de frente y plantea por qué te molestan estos chismes… Nadie puede garantizar que se detengan, pero quizá logres un efecto positivo y a fin de cuentas no pierdes nada con intentarlo.
  • Si estás al margen de los chismes de la oficina, lo mejor será que te quedes así. Evita difundirlos, crearlos o ser parte de ellos de cualquier forma. Tu actitud no solo será positiva para tu trabajo y entorno laboral sino que también te ahorrará dolores de cabeza y te permitirá ser más productivo.

¿Te ha tocado compartir oficina con un colega chismoso? ¿Qué hiciste para mantenerte fuera de esta situación? Lo más importante, a fin de cuentas, es siempre buscar la forma de evitar que estas prácticas afecten a nuestro trabajo.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.