Noticias

Qué es la comida macrobiótica y cómo puedes beneficiarte de este régimen

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
La macrobiótica es una disciplina por el pensador japonés George Ohsawa. En la alimentación macrobiótica se combinan la comida, la medicina y la espiritualidad para crear una forma de alimentarse basada en el principio de equilibrio del Ying y Yang.


La dieta macrobiótica toma y adapta tradiciones religiosas y culinarias ancestrales; y si bien tiene gran predominio de las asiáticas o de Extremo Oriente, también incluye elementos de la cocina occidental, como los cereales u otros granos.


Las diferentes corrientes filosóficas orientales definen el cuerpo, la mente y el espíritu como un todo; y Ohsawa defendía la idea de que comiendo según este principio de equilibrio o “leyes de la naturaleza” (o Ying y Yang) todo el organismo se armoniza, y de esta manera la mente se vuelve más clara y puede percibir la realidad de una manera más precisa.


De hecho, el objetivo de la dieta macrobiótica no radica únicamente en la salud física, sino que el desarrollo del buen juicio es uno de sus grandes cometidos. Por esta razón es que la macrobiótica es considerada más un estilo de vida que una forma de alimentarse; y en concreto, una técnica de evolución personal como lo son el yoga u otras disciplinas espirituales.


La alimentación macrobiótica considera que al igual que cuando se toma demasiado alcohol el juicio se altera, cualquier sustancia o alimento que consumimos puede producir el mismo efecto si no está en equilibrio con lo demás que introducimos en nuestro organismo.


Así, algunos alimentos consumidos de manera habitual podrían provocarnos angustia, agresividad o nos harían sentir más débiles, mientras otros nos aportan claridad en el juicio o fortaleza física y emocional.


En este tipo de alimentación se sitúa cada tipo de alimento en base a las necesidades u objetivos de la persona. Por ejemplo, si en un momento necesitas mucha fuerza física no comerás según la alimentación macrobiótica lo mismo que cuando vas a estar más quieto; y asimismo la alimentación también varía según si se trata de un anciano o un niño o si se está débil o saludable, entre otras variables.


La alimentación macrobiótica no es vegetariana
, como algunos la han definido. De hecho, en este régimen se puede incluir todo tipo de comidas ya que la noción fundamental es que “cada uno encuentre su propia macrobiótica” comprendiendo las especificidades de cada alimento para utilizarlos según los objetivos y necesidades de cada persona.


De todas formas, la alimentación macrobiótica sí incluye lo que denominan “alimentos específicos”, como pueden ser algas, derivados de la soja o tés verdes, entre otros. Y además, según este régimen la base de una alimentación justa se constituye con los cereales, sobre todo los de granos integrales.


Finalmente, algunos de los principios clave de la alimentación macrobiótica son: la idea de que debemos comer solo cuando tenemos hambre y sólo la cantidad necesaria, siendo conscientes que fuera de eso el resto son excesos (que de vez en cuando son aceptables porque son placenteros), comer alimentos de temporada y que sean lo menos manipulados o alterados posible y masticar concienzudamente bocado a bocado, siendo conscientes de para qué estamos comiendo.

¿Cómo son tus hábitos alimenticios? Descúbrelo a través de un test

Más info


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.