Noticias

Cómo detectar y evitar el ciberacoso infantil

      
Cómo detectar y evitar el ciberacoso infantil
Cómo detectar y evitar el ciberacoso infantil
El pasado día 30 de noviembre se conmemoró el Día Mundial contra el Ciberacoso Infantil, una fecha que pretende concienciar sobre la realidad que cada vez sufren más escolares. 

El también denominado "ciberbullying" es una modalidad de acoso que nació bajo el paraguas de las nuevas tecnologías, de las que se alimenta, especialmente de las redes sociales, para atormentar a las víctimas. La ilimitada capacidad de difusión del contenido, sumado a su instantaneidad y a la permanencia de ese material en la red, todo ello amparado muchas veces en el anonimato, dificulta el control y la toma de medidas contra este fenómeno.

Las formas más comunes de ciberacoso a menores consisten en la difusión de falsos rumores, insultos, chantajes, creación de perfiles falsos, divulgación de fotos comprometedoras (pudiendo incluso ser montajes), etc. Según los expertos, la mayoría de las veces la razón por la que los "verdugos" se ensañan así con otra persona responde a la necesidad de divertirse. Esto lo convierte incluso en una práctica más cruel. 

Durante 2015 en Uruguay se interpusieron más de 500 denuncias por bullying digital

Nuestro país no es una excepción, siendo los menores entre 7 y 17 años los más vulnerables. Muestra de ello es que en los últimos años han aumentado significativamente las denuncias por este tipo de bullying. Según datos del Ministerio del Interior, entre 2013 y 2014 se triplicaron los casos reconocidos de acoso digital entre los escolares, superando el medio millar de denuncias en 2015.  

Cómo prevenir el ciberacoso

La mejor manera de evitar que un menor sea víctima de este ciberbullying es educarles para que sean prudentes en internet. Además, hay que enseñarles a desconfiar de lo desconocido en la red igual que lo hacen en el mundo físico. Por otro lado, los padres pueden controlar el uso de la webcam o poner controles parentales para restringir el acceso a determinadas páginas web. 

Junto a lo anterior, es fundamental ganarse la confianza del menor asegurándolo que siempre encontrará en la familia un apoyo a los problemas que pueda encontrar. Esta es la manera más eficaz de saber que un menor expresará sus miedos y sus dudas a los adultos en caso de sufrir acoso.

Cómo detectar el ciberacoso

  • Cambio de hábitos: si el menor pierde las ganas de hacer actividades en las que antes lo pasaba bien, empieza a bajar su rendimiento escolar, pierde el apetito o le cuesta mantener la atención.
  • Cambios de humor: susceptibilidad, tristeza repentina, agresividad
  • Cambios en la forma de relacionarse: si se muestra más introvertido, cambia de amigos o deja de hacer planes en grupo.
  • Cambios en el lenguaje corporal: se mueve más lento, va encorvado, los hombros van echados hacia delante, no mira a los ojos, lleva la cabeza baja, sufre temblores o mareos, se restriega las manos...

Para hacer frente a esta realidad, existen varios sitios web que ofrecen orientación a ayuda a las víctimas y a sus familiares:






Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.