Noticias

Culturizate: ¿quién fue Maria Antonieta?

      
Culturizate: ¿quién fue Maria Antonieta?
Culturizate: ¿quién fue Maria Antonieta?
Tal como menciona Cristina Morató en su bestseller "Reinas Malditas", María Antonieta siempre creyó que su vida estaba marcada por la desdicha; un presentimiento sustentado en el hecho de haber nacido el Día de los Difuntos.

María Antonieta llegó al mundo en Viena el 2 de noviembre de 1755, convirtiéndose en el decimoquinto hijo de la reina María Teresa de Habsburgo y de Francisco I. La joven pasaría una infancia feliz y tranquila hasta la muerte de su padre, momento en el cual es prometida con el Delfín de Francia, Luis XVI, con el objetivo de establecer alianzas entre ambos reinos.

A pesar de tratarse de un matrimonio arreglado por las familias, los jóvenes se demostraron siempre un cariño sincero e incluso amor, marcado por la ausencia de infidelidades, algo muy poco común en una época en la que se veía con absoluta normalidad que los reyes tuviesen amantes y "preferidas".

Sin embargo, lejos de disfrutar de una existencia feliz y tranquila, desde el primer momento tuvieron dificultades para llevar las riendas de un país en el que la pobreza y el descontento ahogaba a la población que llevaba años aguantando que los reyes y las clases privilegiadas despilfarrasen el dinero mientras el Tercer el Estado sucumbía poco a poco al hambre.

En aquella época se imponía en Francia un sistema de gobierno absolutista caracterizado por la suma de todos los poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) en manos del rey. La sociedad era estamental, con unos pocos privilegiados (nobleza y clero) a la cabeza, y una gruesa base formada por los campesinos y la burguesía. Estos últimos empezaron a alzar la voz disputando derechos a la aristocracia y demandando mayor representación política.

Ese descontento general sumado a la falta de empatía de las clases altas; incluía Maria Antonieta que se mostró hasta entonces egoísta y caprichosa, gastando enormes sumas de dinero en decorar una y otra vez los palacios de Francia y construyendo nuevas propiedades para celebrar fastuosas fiestas; provocó la toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789.

La "Austriaca", como así era conocida entre el pueblo, no gozaba de la amabilidad de sus súbditos. En aquellos años previos a la Revolución, era común encontrar folletines con mentiras y ataques a la figura de la reina que si bien era derrochona y poco sútil en sus gastos, tampoco respondía a la mayoría de las acusaciones que circulaban por la villa.

Tras el levantamiento del pueblo, Luis XVI se vio obligado a convocar a los Estados Generales y a renunciar a sus derechos. Los nervios pasaron factura al monarca que nunca se sintió cómodo en su posición como líder del Estado y que no supo manejar la situación. Enfermo y deprimido, fue su mujer la que asumió las riendas del Gobierno. 

Durante esos días María Antonieta cambió su forma de actuar y se mostró como una gran estadista, paciente y dialogante. Trató por todos los medios de proteger a su familia pero también al país, organizando reuniones con los representantes del pueblo y sus asesores privados. En su diario la monarca escribió "en la desgracia conoces tu verdadera naturaleza". 

Sin embargo, todo eso no fue suficiente para aplacar a los rebeldes que finalmente decidieron ejecutar a los monarcas y a su hijo pequeño, temerosos de que el joven pudiese alcanzar el poder y reinstaurar la monarquía.

María Antonieta fue ejecutada después que su esposo y antes que su hijo. El día marcado para su ajusticiamiento lucía un hermoso cielo otoñal en París. Hasta el último momento mantuvo su dignidad, ascendiendo sola y con paso firme al cadalso. En ese momento culminó el presagio que siempre tuvo, una vida marcada por la desgracia.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.