Noticias

Cómo afecta el estrés al desarrollo académico

      
Si no se reduce el ritmo y se toman medidas, el estrés puede llevarnos al agotamiento crónico
Si no se reduce el ritmo y se toman medidas, el estrés puede llevarnos al agotamiento crónico
  • El estrés académico está mucho más presente de lo que pensamos entre los estudiantes universitarios.
  • Se empieza por una acusada sensación de cansancio y se puede acabar con agotamiento crónico.
  • Te enseñamos a prevenir y a detectar a tiempo el estrés académico, para así poder tomar las medidas adecuadas.

El estrés académico es una reacción cada vez más extendida entre los estudiantes de todos los grados, especialmente los universitarios. Si bien una nota normal de nervios ayuda a responder con eficacia a los quehaceres diarios, el estrés desmedido puede disminuir el rendimiento. 

¿Buscas estudios?

Más info

En este sentido, expertos como Caldera, Pulido y Martínez (2007), definen el estrés académico como "aquel que se genera por las demandas que impone el ámbito educativo. En consecuencia, tanto alumnos como docentes pueden verse afectados por este problema. Sin embargo, nos vamos a focalizar en el estrés académico de los estudiantes universitarios".

Las reacciones frente a esta situación tienen diferentes efectos en el organismo y las emociones, empezando por una acusada sensación de cansancio. Si una vez detectada esta realidad no se reduce el ritmo para recuperar fuerzas, se puede alcanzar un agotamiento crónico. 

Cómo detectar el estrés académico

Son las reacciones del cuerpo tras un tiempo prolongado bajo mucho estrés:

  • Somnolencia
  • Cansancio y fatiga
  • Dolores de cabeza 
  • Dolor de estómago 
  • Bruxismo 
  • Dolor de espalda
  • Taquicardia o palpitaciones fuertes
  • Desajuste del apetito
  • Debilidad del sistema inmune
  • Dificultades para dormir 

Manifestaciones emocionales

La mente y el estado anímico también acusan los nervios extremos y constantes. La sintomatología es:

  • Inquietud e hiperactividad
  • Tristeza 
  • Ansiedad
  • Dificultades para la concentración
  • Problemas de memoria
  • Irritabilidad frecuente
  • Temor a no poder cumplir con las obligaciones
  • Baja motivación para actividades académicas

Cómo prevenir y afrontar el estrés académico

Los expertos insisten en que ante la aparición reiterada de cualquiera de los síntomas mencionados, hay que tomar medidas para evitar el descontrol y el desarrollo de depresiones. Si se detectan en una fase temprana, se pueden poner medidas que mitiguen los efectos:

  • Elaborar una planificación de las tareas
  • Apoyarse en técnicas de estudio
  • Apostar por una alimentación sana
  • Realizar ejercicio físico diario
  • Reservar tiempo para descansar
  • Dormir 8 horas por la noche
  • Incorporar a la rutina técnicas de relajación
  • Mantener el sentido del humor


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.