Noticias

Adoptá con Bastet, un refugio de animales en Montevideo

      
Stephanie Raineri, Carla Macchiavello y Sofía Martínez con el cartel de Bastet
Stephanie Raineri, Carla Macchiavello y Sofía Martínez con el cartel de Bastet
Mamá y bebé
Mamá y bebé
Mr. Burns
Mr. Burns
Sarah
Sarah
Maya
Maya
Voldemort
Voldemort
Lapataia
Lapataia
Apolo
Apolo
Sofía Martínez, Carla Macchiavello y Stephanie Raineri, son el alma de Bastet; una iniciativa que nació hace poco menos de un año con el objetivo de reducir la sobrepoblación de gatos. Sin embargo, en la actualidad, su particular refugio da cobijo también a perritos de pocos meses que buscan hogar. 

Para conocer un poco más de Bastet, acudimos al lugar donde se desarrolla esta importante labor sin ánimo de lucro. Una vez allí, conocimos a dos de sus fundadoras, Sofía y Stephanie, que nos contaron su historia y nos presentaron a cada uno de los animales que tienen a su cargo. 

Qué animales hay en adopción

Cerca de una decena de gatos, de distintas edades y colores, conviven en una sala acondicionada especialmente para ellos. Mientras hablamos del proyecto que llevan a cabo las emprendedoras del refugio, los felinos corretean por el espacio, juegan en grupos o disfrutan arañando los rascadores.

Sorprende ver como en tan poco tiempo y sin grandes recursos, han conseguido rescatar a tantos animales. Muchos de ellos ya fueron adoptados. Los que quedan, están en la galería que acompaña la nota (todas las fotos son cortesía de Bastet) y siguen buscando un hogar. Buena parte de estos animales llegaron a Bastet con enfermedades respiratorias y hongos que, gracias al tesón y dedicación de sus cuidadoras, a día de hoy están prácticamente erradicados.

Las entrevistadas afirman que están muy vinculadas con la colonia del zoológico, que se encuentra a escasos metros del "cuartel general", y que tratan de mantener el número actual de felinos, sacando a las crías y buscándolas un hogar adecuado, así como para los que son abandonados allí. 

Entre tanto gato, también encontramos algún perro. Concretamente, quedan dos cachorros de una camada de cuatro que llegó de al refugio de un día para otro. Fueron a buscarlos a una veterinaria, donde habían sido abandonados al poco de nacer. Todos son negros, cariñosos y no alcanzarán demasiado tamaño. Tienen solo tres meses

La labor de la organización

Parte de su labor consiste en apostar por la castración, con el convencimiento de que esta medida ayudará a la reducción de animales callejeros. Firmes en su propósito, anuncian que pronto realizarán una castración masiva para la que necesitan fondos

Para imprimir mayor compromiso a los que quieren llevarse uno de los animales a casa, Bastet hace la entrega previo contrato de adopción, donde consta la cédula de identidad de los interesados y el compromiso de castración. Además, advierten que hacen seguimiento de los gatos y perros que dejan el refugio y, que incluso, pueden hacer visitas antes y después de la entrega para comprobar que los adoptados se mantienen en perfectas condiciones y son felices. Cada animal llega a sus nuevos dueños con su historial médico, de manera que el futuro veterinario pueda conocer las enfermedades que padeció y los tratamientos a los que estuvo sometido. 

Cómo se financia

Bastet se financia de dos maneras: con donaciones y del propio bolsillo de sus creadoras. Asumen que los recursos son escasos, por eso, agradecen cada ayuda que les llega. Los fondos vienen en forma de dinero en efectivo, de comida, juguetes, piedras, mantas y medicamentos, o de citas pagas en veterinarios. Todo suma. Lo importante, dicen, es que les avisen para llevar la cuenta.

Ahora que conocés el trabajo que desarrollan en Bastet, ¡animate a adoptar! Podés contactar con la organización por Facebook o llamando por teléfono al 099613073 ó 099944109.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.