Noticias

10 errores que no debés cometer en una entrevista de trabajo

      

¿Querés comenzar a trabajar? ¿Tu empleo actual no satisface tus necesidades? Las entrevistas laborales seguro están en tu horizonte. Por más que estas instancias no son el único factor que determina si conseguirás el trabajo o no, es importante estar debidamente preparado y enfrentarse a la situación con la actitud adecuada. A continuación, te compartimos los errores que debes evitar a toda costa:

 

Lee también
» Búsqueda laboral: ¿por qué no vuelven a llamarte después de una primera entrevista?

 

1. Ser impuntual

Llegar más tarde de lo convenido se ve como una falta de respeto ante el tiempo de la empresa y del entrevistador. Lo ideal es llegar diez minutos antes al lugar de la entrevista, por lo que debés tomar todas las precauciones necesarias para administrar tus horarios correctamente. Saber el estado del tránsito, dejar pronta la ropa que vas a usar y salir con tiempo son solo algunas de las posibles maneras de evitar un retraso.  

 

2. Dejar el celular prendido

Por más que actualmente los celulares son casi una extensión del ser humano, un celular que suena o vibra escandalosamente nunca será apropiado en el contexto de una entrevista laboral. No te olvides de apagar el teléfono antes de entrar a la empresa.

 

3. No saber nada acerca de la empresa

Es muy común que el entrevistador abra la conversación con esta pregunta: “¿Qué sabe acerca de esta empresa?”. No hay excusas para no responder de manera correcta, ni mucho menos para decir “no sé”. Hoy en día, basta con buscar al potencial empleador en Google, Facebook y LinkedIn para averiguar todo lo necesario y dejar una buena impresión. Debés informarte acerca de la misión de la empresa, dónde se localiza, qué divisiones tiene y cuál es su historia.

 

4. Emplear “pseudo-debilidades”

Frente a la pregunta “¿Cuáles son tus debilidades?”, frecuentemente se recomienda responder con afirmaciones del tipo “Soy demasiado perfeccionista” o “Soy extremadamente detallista” con el fin de que la empresa vea estas cualidades como fortaleza. Sin embargo, la realidad es que los entrevistadores probablemente hayan escuchado estas respuestas muchas veces, por lo que distarán de quedar impresionados o satisfechos con ellas. En su lugar, destacá un aspecto de tu personalidad que te gustaría mejorar y qué estás haciendo para lograrlo.

 

7. No vestirse adecuadamente

El tipo de vestimenta esperado para una entrevista de trabajo puede variar muchísimo dependiendo del campo profesional y la empresa en cuestión. Aunque no siempre sea necesario lucir un traje formal, sí es obligatorio ir con una apariencia impecable, limpia y prolija. 

 

5. Ser demasiado informal

La informalidad o formalidad va más allá de la ropa que uses, ya que radica en cómo te dirijas a los entrevistadores. Si hay más de un entrevistador del otro lado de la mesa, debés tratar a todos con el mismo respeto y no solo al que te parezca más autoritario o importante. De la misma manera, evitá a toda costa usar un lenguaje grosero o sarcástico, así como tratar de ser gracioso. No es el momento para buscar amigos, sino que te vean como una persona creíble, respetuosa y profesional.

 

6. Hablar mal de otras empresas o jefes

Existen numerosas razones por las que jamás debés hablar en forma negativa de tu empleador actual o de tus experiencias de trabajo anteriores en una entrevista de trabajo. En primer lugar, el encargado de recursos humanos podría imaginarte hablando del mismo modo de su empresa. En segundo lugar, hablar de las falencias o incompetencias ajenas muestra que no sabes reconocer tus propios errores ni resolver los conflictos de forma madura y profesional. Por último: el mundo es demasiado chico. Es muy probable que el entrevistador conozca a tu ex jefe o a alguno de tus colegas.

 

8. No prestar atención

Perder la concentración cuando el entrevistador te está hablando o no escuchar una pregunta tampoco va a ayudarte a conseguir el trabajo. Si no podés mantener tu atención de la entrevista pondrá en tela de juicio tu capacidad para cumplir tus tareas. En caso de que sientas que tu mente comienza a divagar, esforzate por seguir presente en la conversación: mantené el contacto visual y la escucha activa con el entrevistador.

 

9. Ser poco transparente con la historia laboral

A menos que se trate de tu primer trabajo, el entrevistador va a querer saber acerca de tu pasado laboral. Es necesario estar preparado e informado para contestar estas preguntas. Debés tener claras las fechas, empresas y tareas que marcaron tu carrera profesional. Ser lo más claro y veraz posible en tu currículum es esencial en este aspecto.

 

10. No hacer preguntas

Al final de la entrevista, el entrevistador te preguntará si tenés alguna pregunta. Nunca respondas con una negativa, ya que no tener preguntas puede mostrar falta de interés o de preparación. Antes del encuentro, realizá una breve lista de preguntas y dudas acerca del trabajo o la empresa.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.