Noticias

Ciencia: ¿hay alguien ahí?

      

Desde una pantalla ubicada en la sala Bauza de la Universidad Católica, el matemático Adrián Paenza prueba que la comunicación por videoconferencia esté funcionando. Desde Chicago,  su exposición en la jornada se centrará en cómo un programa de televisión enfocado en la Matemática (Alterados por PI)  logra en Argentina - y también en su momento en Uruguay (por Canal 5- ), cautivar y entretener al público.  Algo impensado para una disciplina que acumula detractores en todos los niveles de la Enseñanza; por lo que algunos docentes deberían sacar apuntes.  


Quien no haya visto el programa, el éxito de Paenza no está en el uso de tecnologías modernas  ni en una mega producción, sino  en el lenguaje llano y los ejemplos sencillos que utiliza para explicar algo tan complejo como son las reglas geometrías o la resolución de problemas.  Para su intervención en la jornada, solo necesitó un marcador, una pizarra, y una narración  efectiva de episodios que tuvo como protagonistas bananas, gorilas, arañas, pizzeros o puertas con premios, al mejor estilo Cacho de la Cruz.


 “No importa lo que uno esté informando. Cuando uno comunica parte de la presunción que el lenguaje que está utilizando es el adecuado;  y no siempre es cierto. Una dificultad  muy seria en la comunicación de lo que fuere, en particular de la Ciencia, es asegurarse que cuando uno está hablando el otro realmente está entendiendo el mensaje. Y no ser aburrido", señaló el matemático. 


Paenza también se refirió al poder que detenta el científico y la importancia de democratizar el conocimiento como herramienta para el ciudadano.  “Uno necesita estar educado. El privilegio del conocimiento no puede estar reducido a un grupito de personas”.


Respecto a la posición del periodista a la hora de difundir noticias vinculadas a la Ciencia, Paenza recomendó “aprender a decir no sé”, a pesar que la sociedad castigue esta actitud, porque uno se muestra vulnerable o falible. “Yo que entrevisto a investigadores  y premios Nobel, aprendí a decirles no entiendo. Y no porque finja, si no porque realmente hay un montón de cosas que no sé”.


Permitido pensar


Luego le tocó el turno al comunicador y músico, Leo Lagos, realizador y productor de Prohibido pensar, programa que aborda  la Filosofía  y conduce Sandino Nuñez por Televisión Nacional.  Otro ejemplo de una disciplina que no tenía cabida en los medios masivos y se coló en la televisión abierta, dentro de  la gestión que realizó Claudio Invernizzi en el canal estatal y que hoy se mantiene con la nueva administración de Virgina Martínez.


Según  Lagos, hoy esta propuesta que invita a reflexionar  a través de productos mediáticos y situaciones cotidianas es imposible pensarla dentro de la programación de un canal privado, y menos en el horario central, debido a la lógica del rating y dividendo que estos manejan.


Sobre la puesta en marcha de un proyecto como Prohibido pensar en la televisión nacional, el comunicador hizo hincapié en tres aspectos que identificó esenciales: gente que domine más o menos las herramientas audiovisuales; una conciencia más clara de lo que debe difundir una canal;  y encontrar a la gente que es dueña del conocimiento.  “Hoy se le hace culto a la que sale bien en cámara, que lee bien el telepronter, pero que no sabe nada”.  


Si bien fue el canal estatal el que le abrió las puertas, Lagos también fue crítico con la política del gobierno en materia de Comunicación. “En este país todo el mundo habla de aumentar el ancho de banda, pero nadie dice qué es lo que queremos que los niños vean en Internet. Señaló que hay mucho miedo a hacer política: “Creo que una Política de Estado en materia de comunicación debe decir: ‘quiero que haya 4 horas de divulgación’. Alguien va a saltar, sí, pero la repuesta deber ser ‘ahora yo soy gobierno y tengo una visión de país’”.


No talentear 

En la jornada también se habló sobre el papel de los periodistas científicos en Uruguay, en este caso de la mano de Cristina Canoura y Daniela Hirschfeld, ambas especialistas en temas de Ciencia, Tecnología e Innovación.  


La exposición de las periodistas se centró en el vínculo con el científico que habilita o detiene la divulgación de las investigaciones en los medios. Ambas  plantearon como punto central  generar un lazo de confianza con el investigador.”A veces es difícil confiar en estos mediadores -que somos nosotros”, indicó Canoura.


Según Hirschfeld,  uno de los miedos más comunes  del investigador es el uso del lenguaje; que por simplificar el vocabulario técnico  el periodista termine empleando un término erróneo.  Como método de trabajo, la periodista  aconsejó  llegar a un punto intermedio. “Que no sea él quien nos plantee cómo escribirlo, pero sí llegar a un acuerdo de qué lenguaje usar. Lo que para el periodista puede ser claridad, para el científico puede ser simplificación excesiva”.  


Además, plantearon como desafío para interesar al lector, “aprender a poner el ojo, y ver Ciencia en lo cotidiano”. Para Hirschfeld,  “el público por ahí tiene el  interés,  lo que hay que ver es cómo despertarlo”.  Y para ello,  “la ignorancia del periodista es la clave para que las preguntas del público tengan respuesta. Todo lo que nosotros preguntemos con sentido común al investigador, es lo que el público buscará en la nota”.


Por último, las dos periodistas promovieron la especialización de los estudiantes de Comunicación en esta área.  “Los periodistas científicos no pueden ‘talentear’”, sentenció Canoura.  

 

 

Alterados por PI ( Lunes a las 23:30, canal Encuentro -Argentina)

 

 

 

 Prohibido pensar (Jueves, a las 23:30 hs, por Televisión Nacional)

 


 

 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.